lunes, 16 de julio de 2018

Libre - Reseña

Es sábado, es verano y, aunque todavía no lo sabe, todo en la vida de Adam Thorn está a punto de desmoronarse. Quizá logre encontrar su liberación al fin. Pero no tiene mucho tiempo, porque algo extraordinario y perturbador ha despertado en los confines del lago y se ha puesto en marcha.













Tenía curiosidad por el autor, debo admitirlo. Su novela Un monstruo viene a verme sigue siendo uno de mis grandes pendientes, pero fue este el libro el que me dio verdaderas ganas de leerlo. Agradezco muchísimo a Penguin Random House por el precioso ejemplar ♥. Y es verdad que es precioso; como objeto es muy lindo, muy cuidado, y tiene una portada sencilla pero muy ingeniosa.

Fuente
Eso sí, qué libro raro. No lo digo a modo de crítica, ustedes saben que me gustan las cosas raras. Es solo que, al principio y al final, me desconcertó. La sinopsis no dice demasiado, así que voy a contarles más o menos de qué trata esta novela.

Por un lado tenemos la historia de Adam Thorn, que además de ser hijo de padres muy religiosos —su padre es pastor evangélico— y vivir en Frome, una localidad muy pequeña y alejada, es gay. Y ya se imaginarán lo problemático que es en sus circunstancias. Sobre todo el día de la despedida de Enzo, a quien no puede superar, y mientras su relación con Linus parece resquebrajarse

Por otro lado, hay pequeñas partes en cursiva que narran de forma desordenada y confusa —a propósito— la visión de una chica muerta, de un ser sobrenatural llamado «la reina» y de un fauno. Aparentemente, esta chica murió asesinada por su novio y busca algo, pero su unión con la reina pone en peligro a todo el universo y el fauno quiere impedir el fin del mundo y cositas así.

Sí, ya sé qué cara están poniendo. Yo estaba igual. Toda la acción tiene lugar durante un solo día y las historias corren en paralelo hasta el final, sin parecer tener mucho en común salvo que los personajes de la historia de Adam tienen noción del asesinato de la chica y se menciona alguna que otra vez. Entonces, ¿qué onda con esta novela?

Fuente
Vamos por partes. La historia de Adam me pareció, así como en resumen, súper íntima. Es un chico que, debido a su educación y situación familiar, vive con culpa constante y con la sensación de no merecer nada de bueno, ni siquiera amor. A pesar de eso, vemos que en general cae bien a la gente, aunque no sea el ser más sociable del mundo. Dado que la historia transcurre en un día, solo podemos ver un poco de su desarrollo, pero es el suficiente: enfrentar sentimientos encontrados, enfrentar a su familia, enfrentar a su jefe, enfrentar aquello que lo hace esconderse del mundo. Durante el libro se nos cuentan momentos del pasado de los personajes, así que llegamos a conocerlos bastante bien. Adam me resultó muy humano, muy cercano y vulnerable

Me gustó especialmente su amistad con Ángela, una chica que, a diferencia de él, viene de una familia muy liberal. Ella es su confidente, su mejor amiga, su apoyo en los peores momentos. Tienen una relación tan linda, tan adorable, que leerlos era un placer. No puedo decir lo mismo de la familia de Adam, que me hizo sentir increíblemente frustrada. Sí quiero quebrar una lanza por el hermano y por esa llamada telefónica que tienen, que me pareció muy lo suficientemente redentora.

Me pareció súper interesante la situación sentimental de Adam. Por un lado, la relación pasada con Enzo y los sentimientos que aún le despierta, ahora sobre todo que se marcha. Me encanta que se plantee si fue una relación sana o no, qué efectos tiene sobre él, todo eso. Y, mientras, se contrapone con su relación con Linus, que es divina pero no siente merecer. Linus es un amor y es todo lo que está bien y must be protected, ¿ta? Pero bueno, la cosa es que me parece excelente que en el libro se hagan estos planteos sobre relaciones que hacen bien, que hacen mal, y cómo las encara uno.

Fuente
Y en cuanto a cómo encarar relaciones, debo decir que es un libro muy sexual, pero sin ser vulgar. De las novelas que he leído, creo que es una de las que tratan el sexo de forma más natural, espontánea y desromantizada —me refiero a que no la idealizan, no a que no haya amor. Con todo lo que anda dando vueltas por ahí, me parece importante resaltar este aspecto, que me copó muchísimo.

Que los personajes se conozcan de antemano y se nos expliquen cosas a modo de flashback es crucial para que la historia sea creíble, dado que todo pasa durante un día, como ya les dije. Parece poco lo que pueden evolucionar durante tan corto tiempo, pero creo que es lo justo para esta historia, y estoy bastante conforme con la resolución de esta parte. Me habría gustado saber más sobre qué pasa con su familia, por ejemplo, que es todo un tema, pero está bien así.

Ahora, si pasamos al lado fantástico de la novela, no estoy tan convencida. Creo que fue una buena idea y que le da un toque distinto y más oscuro a todo, pero no sé si la forma en que se narra sea la mejor del mundo. Me costó entender, me cortaba las partes de Adam —que me interesaban mucho más— y, al fin y al cabo, al final no la sentí tan necesaria. La forma en que se cruzan al final es tan leve, tan metafórica, que casi podría no haber existido. Y eso que como final es precioso y entiendo la metáfora sí, pero no me llegó. Yo soy muy partidaria de una prosa elaborada, dosificar información y narraciones misteriosas, pero una cosas es eso y otra que no se entienda qué pasa ni por qué ni qué relación tiene con nada. Pero insisto, la idea estaba muy bien. Podría haber encarado mucho.

Fuente
Diría que, salvando esas partes que me resultaron confusas, la novela está muy bien narrada. Las partes de Adam prácticamente las devoré, y las sentí tan honestas y cercanas que a veces hasta dolieron. Es lo que más ganas me dejó de seguir leyendo a este autor, así que voy a ver qué otra de sus novelas me llama próximamente.

Entonces, eso. Es una preciosa novela, muy llena de emociones y con una honestidad que llega. Me encanta la forma en que se tratan ciertos temas y la diversidad que abunda. Todo tipo de diversidad, de forma sumamente natural. O sea, todo lo que está bien. A pesar de lo que no me gustó, que es poquito, la recomiendo muchísimo, ya que es ideal para días fríos como este. Ideal para un tecito y mantas. Después me cuentan.

jueves, 12 de julio de 2018

Jueves de entrevistas: Clara Cortés

¡Hola a todos! Bienvenidos a este nuevo jueves de entrevistas. Hoy le toca a una autora muy joven, pero que tiene una sensibilidad enorme y una prosa maravillosa. Por supuesto, hablo de Clara Cortés. Clara es de Madrid y estudia Psicología. Además, como dice su biografía, «ha ganado numerosos certámenes de relatos a nivel regional y nacional». Publicó con Plataforma Neo Al final de la calle 118 en 2015, debido a que ganó el premio Premio Literario ”la Caixa” / Plataforma de novela juvenil, Cosas que escribiste sobre el fuego en 2016 y Pájaro azul en 2018.

Pasemos a la entrevista.



¿Qué cosas te inspiran a escribir?

Todo lo que tenga que ver con gente. Ir por la calle, anécdotas graciosas... Muchas veces con que vea/entienda algo ya tiro por ahí y acabo montándome mi propia película. 


¿Has hecho algún viaje que te inspirara a escribir algo o que cambiara tu forma de ver algo respecto a la escritura?

Sí y, de hecho, Al final de la calle 118 surge directamente de un viaje y de una amiga que me dijo «Anda, podrías escribir un libro con esto» cuando estábamos en Francia. Por otro lado, en general los viajes que he tenido últimamente me han hecho querer incluir el escenario mucho más en las historias, aunque no sé si me saldría bien. 


¿A dónde te gustaría viajar para documentarte o ambientar una historia?

A principios de año viajé a Londres por documentación, y ahora estoy esperando a tener un hueco para ir a Limerick (Irlanda) por lo mismo también. Si pudiera irme más lejos me encantaría ir a Boston, porque tengo dos historias ambientadas allí y no me importaría nada poder documentarme bien de primera mano. 


¿Cómo es tu proceso creativo?

Caótico. Lo más caótico posible. Soy una persona muy impaciente, así que en cuanto se me ocurre una historia ya estoy deseando escribirla y sale siempre regular. 


¿Qué tanto tiempo le dedicás al desarrollo de los personajes?

Bastante. No es algo que haga explícitamente antes de ponerme a escribir, sino que me gusta mucho usar el texto para explorar la forma que tienen los personajes de verse a sí mismos o de ver a otros, y creo que eso hace mucho del desarrollo. 


¿Qué te parece importante conseguir en cuanto a la narración?

Esto es muy personal del autor, pero a mí me gusta mucho que la narración sea fluida y que sin contar nada especialmente explícito diga mucho. 


¿Cómo fue tu experiencia al ganar el Premio Literario ”la Caixa” / Plataforma de novela juvenil?

Muy emocionante, y la verdad es que estoy muy agradecida por ese premio, porque me abrió las puertas al mundillo y me dio una oportunidad enorme. 


En cuanto a tu última novela publicada, ¿escribiste ambos libros con este en mente? ¿Cómo se fue gestando la idea?

Sí, Pájaro azul está planeado desde que los otros dos libros fueron escritos (por eso los epílogos de Al final de la calle 118 y de Cosas que escribiste sobre el fuego son la misma escena, que también es la escena del prólogo de Pájaro azul). Me gusta mucho la idea de que los personajes de una historia pasaran por sus propias historias antes de protagonizar algo, así que empecé por la parte de “sus propias historias” antes de llegar a la historia en la que se conocen. 


Si tuvieras que vivir en una de tus historias, ¿cuál elegirías?

Pájaro azul. Me parece que el pueblo donde viven y el ambiente que hay entre los personajes es el mejor de los tres libros que tengo publicados, y me gustaría formar parte de ese grupo tan raro. 


¿Con cuál de tus personajes te gustaría poder sentarte a tomar un café y charlar?

Uf, difícil, hay varios. Me gustaría hablar con Simon y con Ignasi para intentar ayudarlos un poco, a cada uno con lo suyo, pero también con María para decirle que se puede calmar porque todo va a ir bien, y con Rachel porque creo que es alguien muy interesante. 

Fuente

¿En qué estás trabajando ahora? ¿Podés contarnos sobre proyectos futuros?

Estoy trabajando en una historia ambientada en Irlanda donde el tema central son una familia y un fantasma que vive con ellos (¡sí, me gustan mucho los fantasmas!), y también en un proyecto que tiene una parte muy importante de ilustración. 


¿Cómo es tu relación con el resto de tu generación de escritores jóvenes? ¿Creés que influye de manera positiva a tu trabajo?

Tengo la suerte de contar entre mi círculo de amigas a escritoras terriblemente talentosas que no hacen más de inspirarme y apoyarme cada día, y lo bueno es que incluso con los autores con quienes no tengo una relación tan estrecha son también muy simpáticos y, en general, diría que nos apoyamos todos entre sí. Que el ambiente sea tan de cooperación y tan poco de competición me parece no sólo sano y muy bonito, sino definitivamente una fuente positiva, ya que creo que entre nosotras sabemos que vamos a ayudarnos siempre que haga falta. 


¿Qué importancia te parece que tiene la literatura juvenil? ¿Creés que no se le da el valor que merece?

Sí, desgraciadamente creo que, fuera de la «burbuja de Twitter» donde autores-lectores tenemos tan buena relación y comunicación, la literatura juvenil sigue siendo una categoría menor que, para gente que no la consume, no vale tanto como la literatura adulta. Sin embargo a mí me parece imprescindible, no sólo por la adecuación a un público concreto y las ventajas que tiene eso (creación de lectores, se pueden identificar, etc.), sino porque abarca una cantidad de géneros sorprendente y ofrece historias interesantes y muy completas que normalmente abarcan temas importantes. 


¿Qué obras de ficción te parecen fundamentales y recomendarías a todo el mundo?

No sé si fundamentales, pero voy a recomendar Fangirl de Rainbow Rowell, Aristotle and Dante Discover the Secrets of the Universe de Benjamin Alire-Saenz y Desayuno en Júpiter de Andrea Tomé. 
Fuente


¿Qué consejo le darías a quienes recién empiezan a escribir o buscan publicar por primera vez?

Que lean mucho y que escriban para ellos mismos. Lo primero porque una parte muy importante de crear es consumir, aprender, ver cómo lo hacen otros autores y absorber conocimiento de ellos; lo segundo, porque no creo que ninguna historia funcione del todo bien si no la haces primero para ti, para que a ti te guste. Publicar y escribir son cosas diferentes, pero hay que centrarse en lo segundo antes; la publicación ya llegará.



Muchísimas pero muchísimas gracias a la autora por su tiempo para responder a las preguntas ♥. Yo, personalmente, muero de ganas de que Pájaro azul llegue por acá y poder leerlo de una buena vez. Ustedes, ¿quedaron con ganas de leer los libros de Clara? ¡Cuéntenme!

///

Quiero aprovechar a contarles algo que me hace mucha ilusión, y aunque ya lo anduve diciendo en mis redes sociales y seguro ya se enteraron por ahí, quiero contarlo también en el blog. Recientemente empecé a escribir reseñas de libros juveniles para el portal de Escaramuza, que es una librería preciosa que tenemos en Uruguay. No solo venden libros, sino que tienen una cafetería excelente y hace de centro cultural; siempre están llenos de actividades súper interesantes, como por ejemplo, las reuniones de #UnAñoConJane.

Así que, a partir de entonces y por tiempo indefinido —que ojalá sea mucho, je—, algunas reseñas van a salir en ese portal en vez de en el blog. Van a estar en el índice de reseñas y voy a avisarles por mis redes, así que no se van a perder de nada. Aquí pueden leer la primera, ¡espero que les guste!

lunes, 9 de julio de 2018

Natacha - Reseña

Natacha tiene una mamá que inventa cuentos de monstruos, una amiga, Pati, con quien forma "Las Chicas Perla" y un perro, Rafles, un poco destrozón. Natacha es una chica divertida y preguntona. Juntos protagonizan los episodios que han consagrado a este querido personaje de la literatura infantil. En este libro se relatan algunas de sus más curiosas anécdotas. 












Cuando de Santillana me ofrecieron leer y reseñar este libro, me bastó con leer de qué trataba para sentirme intrigada. Hacía mucho que no leía un libro infantil y este parecía ser bastante entretenido. No lo conocía, pero al investigar descubrí que en Argentina es bastante conocido y que muchos actuales adultos crecieron con ellos.

Esta novelita tan particular viene con la portada que les muestro arriba, con sobrecubierta del cartel de la película. Ahora mismo pueden ir a verla porque está en cartel y es ideal para las vacaciones de julio. Les dejo el tráiler al final de la reseña para que ustedes también se queden con ganas de ir (si son adultos y no miran películas para niños, tienen un agujerito ahí donde va el corazón).

Si pasamos al libro en sí, en realidad forma parte de una colección de historias que tienen a Natacha como protagonista. Natacha es una niña vivaracha, curiosa, activa y muy segura de sí misma. Su madre se desespera con sus preguntas rebuscadas pero inocentes. Junto con su amiga Pati, juegan y descubren el mundo que las rodea con energía y curiosidad. Además, tiene un perrito, el Rafles, aún más activo que ella y que desespera a su madre mucho más.

Creo que la dinámica entre Natacha y su madre es lo que permite que este libro sea tan entretenido para niños y adultos por igual. Uno puede crecer identificándose con Natacha y releerlo de adulto y sentir compasión por su madre y las vueltas que da para poder contestar sus preguntas, por ejemplo.

Lo que hace que se lea de forma tan ágil es que está escrita solamente con diálogos. No como una obra de teatro, no se confundan. Son conversaciones entre Natacha y los demás personajes, muy rápidas y divertidas y que nos permiten conocerlos a todos más que si nos los estuvieran describiendo. Al principio pensé que iba a aturdirme leer así, pero nada que ver. Terminé el libro en unas horitas.

Yo les diría que aprovecharan las vacaciones de julio para regalar y regalarse esta novela, para leer con los niños que tengan cerca y reírse juntos, y después ir a ver la película. Buen plan para esta semana que queda. Yo voy el miércoles, gracias a la amable invitación de Movie. ¿Ustedes? ¡Después me cuentan!



jueves, 5 de julio de 2018

Jueves de entrevistas: Patricia García Ferrer

¡Bienvenidos a otro jueves de entrevistas! Hoy le toca a una autora que, aunque publicó recientemente, seguro conocen por su canal literario, Little Red Read, y por su blog: Patricia García Ferrer. Basta leerla un minuto, o mirar uno de sus videos, para darse cuenta del entusiasmo que le pone a todo lo relacionado con el mundo del libro. Este año publicó una novela de fantasía con la editorial Hidra, La cúpula de hielo. 

¿Quieren conocerla más? ¡Pasemos a la entrevista!






¿Cómo empezaste a escribir ficción?

Para mi es más sencillo escribir ficción que realismo. Me gusta plantearme retos de crear mundos que se escapan a la realidad contemporánea. De esta forma, los personajes tienen dos grandes retos, afrontar los problemas de la vida de cualquier ser humano y además, los inconvenientes que plantea vivir en un mundo mágico. Por supuesto, me permite ser más creativa a la hora de hablar de creación de mundos.


¿Cuáles fueron las lecturas que te inspiraron a escribir o que más te influenciaron?

La caída de los reinos fue una novela que tuve muy presente a lo largo de mi proceso de escritura. Es una historia que desde el primer momento me fascinó por la complejidad de sus tramas, sus engaños y su fuerza.


¿Tenés un método a la hora de escribir?

Depende de la novela. La cúpula de hielo fue un proyecto de brújula en la mayoría de sus hojas. Sí que es cierto que el entramado de traiciones, pistas y engaños tuve que planearlo bien, al igual, que sincronizar la parte más mitológica de la historia con la parte de Eleaine. Sin embargo, ahora estoy tratando de mejorar como escritora planteándome retos. Desde ese proyecto, me gusta planificar las historias para que nada se me escape.


¿Cómo trabajás el worldbuilding de una novela? ¿Y el de La cúpula de hielo

El worldbuilding de La cúpula de hielo fue complicado. Desde el principio tenía muy claro y definido que la historia iba a dividirse en el desarrollo de dos tramas paralelas en momentos temporales diferentes, pero crear ambos conceptos y que se sincronizaran fue complejo. Desarrollé en primer lugar la parte más mitológica de la historia porque es la que más me ilusionaba, la que había partido en muchos aspectos de mi sueño, y también, la que más reto me suponía. Una de las ventajas de la fantasía es que te permite crear un mundo con tus propias normas. Por ello, debía crear la base mágica de mi mundo antes de permitirme avanzar en la historia, puesto que todo queda condicionado.


¿Qué te inspiró a escribir La cúpula de hielo específicamente?

La cúpula de hielo nació de un sueño. La escena final del libro fue un sueño que de forma reiterada viví durante algunas noches hace años. Noche tras noche me planteaba diversas formas de escapar de él, pero en ese momento no estaba preparada. Ahora, me ha permitido darle una utilidad.


¿Qué aprendizaje te dejó trabajar con una editorial?

Sobre todo a ser paciente. Soy una persona impulsiva y nerviosa y tener que esperar en algunos casos se convertía en un suplicio. También debes mantener la mente abierta. Las editoriales tienen profesionales que saben más que tú en muchos temas y para mí fue muy enriquecedor el escuchar sus consejos y conocer otros puntos de vista que ayudaran a mejorar mi proyecto y sobre todo, futuras historias.


¿Qué es lo más emocionante de publicar un libro? 


El esperar la respuesta de la gente. Ver cómo después de tantos años trabajando la historia ahora la dejas en manos de otras personas que, deseosas de leerla, quieren conocer hasta el más mínimo detalle sobre ella.


Como escritora, ¿qué nuevos desafíos te estás planteando?

Ahora mismo quiero seguir explorando el género de fantasía, pero también permitirme evolucionar como escritora en estos géneros que me suponen un reto. Quiero probar cosas nuevas en mi nuevo proyecto y eso me obliga a investigar, documentarme y aprender nuevas técnicas narrativas. Es lo más emocionante de comenzar un proyecto.


¿Podés contarnos algo sobre proyectos futuros?

Por el momento no puedo decir mucho salvo que estoy trabajando en varias historias a la vez :)


Si tuvieras que vivir en una de tus historias, ¿cuál elegirías?

En estos momentos me quedaría en La cúpula de hielo. Si la historia lo permitiese, me gustaría ser una amiga para Eleaine. Es una chica que ha vivido toda su vida desconociendo lo que es la palabra «amistad» o «cariño», pero tiene un corazón muy noble.


¿Qué buscás en un libro?

Me gusta encontrarme historias que sean dinámicas, que tengan un gran planteamiento y que se note que la evolución de la trama y de los personajes es fluida y natural. No busco grandes diálogos o cientos de giros de trama, pero si que me gustan las historias que me sorprendan y me emocionen. Para mí es fundamental el realismo emocional de los personajes y sobre todo, el contexto.


¿Cómo creés que te influencia como escritora tener un canal en el que hablás sobre literatura desde un punto de vista crítico?

Considero que me ha permitido tener mucho más bagaje como lectora. Al fin y al cabo, un escritor tiene que ser un gran lector. A lo largo de todos mis años en booktube he leído una gran cantidad de libros de géneros distintos, siempre aquello que me ha interesado y que me complementaba como persona. Estas lecturas previas me han permitido darme cuenta de aquellas cosas que me gusta encontrarme en una novela y, por ello, siempre escribo novelas que a mi me gustaría leer.


¿Cómo es tu relación con los lectores?

Desde que comencé el blog y el canal de youtube hace seis años hasta ahora (y seguirá así muchos años) considero a las personas que me leen como miembros de mi familia. Trato de contestar a cada mensaje o comentario. Aprecian lo que hago y lo valoran, me retroalimentan positivamente cuando quieren que haga cambios, me indican mis puntos fuertes y débiles, me dan cariño y me ayudan a mejorar. Es imposible que no lo de todo por ellos. Son los que me motivan a seguir creando historias.


Junto a Marta Álvarez
¿Qué influencia ha tenido sobre tu trabajo el tener amigos escritores?

Sobre mi trabajo, ninguno, pero sí a nivel humano. Tener amigos que estén pasando por la misma vivencia te permite tener un respaldo durante todo el proceso. Puedes compartir impresiones, textos, emociones... La relación se intensifica mucho más y afianzas la amistad. En mi caso, compartir el proceso de corregir y publicar con una gran amiga me ha servido de mucha ayuda porque he podido conocer otra faceta que desconocía de ella.


¿Qué consejo le darías a quienes recién empiezan a escribir o buscan publicar?

«Hay que tomarse las cosas con calma». A veces, el deseo de publicar o de ver nuestra historia convertida en realidad nos lleva a apresurarnos y cometer errores. Las cosas deben realizarse con calma y con cabeza. Trabajad la historia, releerla 20 veces, compartirla con gente honesta de vuestro alrededor, aprended de sus comentarios y corregir el proyecto si así lo creéis, dejad enfriar la novela un tiempo, volved a leerla y ahora, sí así lo creéis, empezad a buscar casa. No escribáis lo que creéis que otros quieren leer. Escribid lo que a vosotros os gustaría leer.



Muchísimas gracias a la autora por tan completa e interesante entrevista ♥. Ustedes, ¿no quedaron también con ganas de leerla? ¡Cuéntenme!

lunes, 2 de julio de 2018

El abanico de seda - Reseña

En una remota provincia de China, las mujeres crearon hace siglos un lenguaje secreto para comunicarse libremente entre sí: el nu shu. Aisladas en sus casas y sometidas a la férrea autoridad masculina, el nu shu era su única vía de escape. Mediante sus mensajes, escritos o bordados en telas, abanicos y otros objetos, daban testimonio de un mundo tan sofisticado como implacable. El año 2002, la autora de esta novela viajó a la provincia de Huan, cuna de esta milenaria escritura fonética, para estudiarla en profundidad. Su prolongada estancia le permitió recoger testimonios de mujeres que la conocían, así como de la última hablante de nu shu, la nonagenaria Yang Huanyi. A partir de aquellas investigaciones, Lisa See concibió esta conmovedora historia sobre la amistad entre dos mujeres, Lirio Blanco y Flor de Nieve. 




Hacía mucho tiempo que quería leer este libro, especialmente porque fue uno de los candidatos a libro del mes en el #Clubdelectura.uy en más de una ocasión y, aunque no salió, me quedó picando. Lo pude leer ahora gracias a Nazarena, de La Libélula Libros, que me lo recomendó y fue la señal que necesitaba para dar el paso.

Fuente
Voy a serles sincera: esta novela es durísima. Pero durísima. Si están buscando una novela que romantice la sociedad china y cómo se vivía en esta época, no es un libro para ustedes, de ninguna manera. Se nos muestra de forma cruda el tipo de vida que tenía una mujer china en el siglo XIX, cómo eran vistas y cómo se veían a ellas mismas. Vidas llenas de trabajo, de silencio y de restricciones, como se pueden imaginar. De muchísimo dolor, algo que también imaginarán al ver los zapatitos de esta foto.

Lo que voy a decir a continuación puede dejarlos en shock: una de las cosas más útiles para entender este libro fue haber estudiado Derecho chino y la situación de la mujer en el Derecho chino este año. Ah, no se la esperaban esa. Ni yo. No les digo que tengan que estudiar Derecho para entender el libro, pero sí me sirvió saber, por ejemplo, que la sociedad china se basaba en ese entonces en la filosofía de Confucio y su idea de la familia —el hombre como autoridad, pero quien debe protección a la mujer y los hijos, etc. No les estoy diciendo nada que no pudieran deducir por la época, pero estuvo bueno haber tenido una idea previa.

Fuente
Como dice la sinopsis, la novela nos cuenta la vida de Lirio Blanco, una muchacha de familia humilde que, por cosas de la vida, tiene unos pies muy bellos. Esto suena tonto, pero es todo un tema. Estamos hablando de la época del vendado de pies, en la que las mujeres debían tener pies pequeños pues se consideraba bello y por una cuestión de estatus social. Prácticamente, tener pies bien vendados y pequeños podía cambiarles la vida, como le pasa a Lirio Blanco. Es lo que le permite acceder a un compromiso con una familia de mejor posición social, a través de una casamentera más experimentada que la de su pueblo, y tener una laotong. ¿Qué es una laotong? Digamos, una hermana de la vida. Aunque las mujeres solían tener hermandades, que duraban hasta su matrimonio, las laotong duraban toda la vida y se unían por contrato. Los pies bellos de Lirio Blanco le permiten conocer a una niña, compatible con ella, que será su compañera durante toda la vida. Esta es Flor de Nieve, que viene de una familia mucho mejor posicionada. 

Entonces, la novela trata de la relación de estas dos muchachas, desde la voz de una Lirio Blanco anciana que nos cuenta su vida en retrospectiva. Desde su infancia, el vendado de pies, su adolescencia, la vida familiar y la vida después de casadas. Quizás dicho así no suena muy entretenido, y es verdad que no pasan grandes cosas, pero lo que viven es tan terrible, tan duro, que es imposible no preguntarse cómo hacían. Para seguir, para encarar la vida, todo. La vida de una mujer en ese momento implicaba obedecer. Obedecer al marido, a la suegra, luego al hijo mayor. Implicaba servicio, silencio, resignación. Las pequeñas rebeliones de ambas mujeres pueden parecer eso, pequeñas, pero eran desafíos a toda una forma de vivir.

Por eso el nu shu es clave. Es una alternativa a la escritura tradicional —masculina—, menospreciada por los hombres, pero el medio de comunicación de las mujeres. Es la forma que tienen Lirio Blanco y Flor de Nieve de no perder el contacto en ciertos momentos, de poder decirse lo que necesiten. 

Fuente
A pesar de eso que les digo, de que no es un libro de sucesos sino de vivencias, es terriblemente interesante —y desolador— seguir estas vidas. A veces alegres, en general miserables, conocemos el mundo interior de las mujeres chinas, que es bien diferente al mundo de la guerra y el comercio de los hombres chinos, que solemos ver más por ahí.

Más allá de que se nos diga en la sinopsis y de que haya una nota de la autora al final del libro, la investigación que hay detrás es enorme. Sobre todo por eso que les decía en el párrafo anterior: la vida de las mujeres nunca tuvo la «importancia» que sí tenía la de los hombres, y no hay tanto conocimiento al respecto en comparación. Lo que es ficción es ficción, sí, pero no quedan dudas de lo duras que eran esas vidas.

La prosa ayuda a crear la atmósfera. Es bella, se adapta a las necesidades del texto y juega con ciertos vocabularios o metáforas sin volverse pesada o sonar artificial. Hizo que avanzara a buen ritmo una lectura que de por sí es relativamente lenta, así que me parece un muy buen trabajo.

En general, les diría que es una novela fascinante, pero que no hay que tomar a la ligera. La muerte y el sufrimiento están presentes todo el tiempo, así como también distintas formas de amar y de sobrellevar la vida. La recomiendo si buscan un libro que no les maquille la realidad china de la época y que sea un viaje lento, profundo, de los que no se olvidan.

Hay una película, que todavía no vi ni nada, y que parece bastante distinta al libro, pero les dejo el tráiler por si están interesados:


¡Hasta la próxima!

jueves, 28 de junio de 2018

Jueves de entrevistas: Laura Tárraga

¡Hola a todos! Hoy tenemos una nueva entrevista, esta vez de una autora adorable que últimamente anda muy activa —¡por suerte!—: Laura Tárraga. Esta autora vive en Alcoy y estudia en Alicante. Autopublicó la bilogía Infortunium en 2016 y la reeditó en un solo volumen en 2017. Este año publicó El imperio del sueño con Nocturna, novela que me muero por leer. Pero esta autora no solo escribe, sino que se mueve muchísimo por las redes y tiene un canal de YouTube en el que suele hablar sobre escribir y sobre el mundo editorial. Además, es parte del canal Pretty Little Writers, que surge de un grupo de escritoras que consiste en Victoria Álvarez, Gema Bonnín, Beatriz Esteban, Rolly Haacht, Arantxa Comes y ella misma, también contenido literario.

Dejo de llenarlos de información. Pasemos a la entrevista, que sé que es lo que están con ganas de leer:





¿Qué te inspira a escribir?

Supongo que las ganas de contar historias y la gente se vea reflejada en ellas. Además de que me ayuda mucho en mi día a día hacerlo. 


¿Qué obras te han influenciado más como escritora?

Supongo que es un cliché pero estoy en una generación que se ha visto marcada por los libros de Harry Potter y ver que una mujer como J.K. Rowling ha logrado conseguir sus sueños siempre ha sido un impulso para conseguir mis logros.


¿Cómo es tu proceso creativo?

Pues todo nace siempre de una pequeña idea que tengo en mente y a raíz de ella salen un montón de lluvias de ideas, posibles personajes, posibles tramas… y es ir trabajándolo mucho, pensando cómo lo quiero enfocar, sobre qué quiero hablar, etc. 


¿Qué tanto peso tiene la documentación en ese proceso?

Es vital, además de que voy documentándome al mismo tiempo que empiezo a escribir. Últimamente le estoy cogiendo mucho gusto a la documentación porque va mucho más de leer libros aburridos y técnicos, he descubierto que hay mucho más que podemos exprimir de esta parte del proceso.


¿Cómo hacés encajar el tiempo para escribir con tu rutina diaria?

La cuestión es organizarse bien y encontrar hueco para todo. Yo tengo mis horas para escribir, al igual que tengo mis horas para estudiar, comer, salir, etc. Creo que con un poco de orden se puede sacar. 


¿En qué géneros te sentís más cómoda? ¿Tenés pensado experimentar con otros?

En ciencia ficción, pero la uso mucho como tapadera para contar historias de personajes. Hay gente que piensa que para eso sería mejor que usara la contemporánea, pero la verdad es que me aburre bastante, no entiendo por qué. Pero, bueno, cada uno es un mundo. 
Hasta el momento he experimentado con la fantasía y, aunque la experiencia es buena, prefiero la ciencia ficción.


¿Podrías contarnos tu experiencia con la autopublicación?

La verdad es que fue bastante fructífera y divertida. Me lo pasé en grande porque pude escoger todo lo que iba a salir, cómo iba a ser la maquetación, la promoción, etc. Aunque también es verdad que sufrí bastante con temas económicos y más teniendo en cuenta que todavía no soy todo lo independiente que me gustaría con ese tema. 

¿Y de publicar con una editorial?

Un mundo completamente diferente. Ahora formo parte de un equipo y es increíble compartir todo lo que va ocurriendo con ellos, además es como una pequeña familia en la que todos hablamos con todos y todos sabemos lo que va a ocurrir después. Es diferente porque no tienes tú el control total de todo pero es muy gratificante ver que hay alguien que cree en ti y en tu sueño. 


Tenés una fuerte presencia en las redes, ¿cómo es tu relación con los lectores?

Quiero creer que buena. Intento contestar a todos y ser amable, pero a veces me saturo y tengo que dejarlo apartado (y eso que tengo pocas notificaciones en comparación con otras personas más influyentes) y últimamente a las redes sociales les ha dado por ir bastante mal así que me da rabia cuando no veo algún mensaje o notificación bonita que me ha dejado alguien con todo su cariño. 
Pero, eso, siempre trato de contestar si tengo algo que decir. 


¿Qué tanto peso tiene la crítica, positiva o negativa, sobre vos?

La negativa siempre tiene más peso porque me hace darme cuenta de mis errores, de donde fallo y cuáles son mis puntos a mejorar y después de leer las críticas negativas siempre cuesta creer a las positivas. Aunque estoy muy agradecida por estas últimas porque son las que me hacen pensar que merece la pena estar al frente del cañón luchando por esto. 


¿Cómo te llevás con los demás autores jóvenes de tu generación? ¿Qué impacto te parece que va a tener su obra en el tiempo?

La relación es genial y muy constructiva. Es una retroalimentación continua porque no ves a rivales sino a compañeros: compartes experiencias, rutinas, consejos, ayuda, etc. Yo estoy muy entusiasmada con la idea de formar parte de esto. 
Y no tengo ni idea de qué impacto tendrán mis libros en el tiempo, porque soy de las que piensa que con que solo exista una persona que esté contenta con él y le haya parecido importante, ya merece la pena haberlo hecho. 

¿En qué estás trabajando ahora mismo? ¿Podés contarnos algo sobre proyectos futuros?

Ahora mismo estoy escribiendo un proyecto del que no puedo decir gran cosa, pero espero que sepáis algo en el futuro. 


Si tuvieras que vivir en una de tus historias, ¿cuál elegirías?

¡Me gustaría vivir en ambos mundos! En el de Infortunium tendría a mano la posibilidad de viajar en el tiempo a donde quisiera y eso es algo que me encantaría poder hacer, pero el mundo de El imperio del sueño me parece muy interesante y me encantaría probar a comprar algún sueño célebre y ver de qué son capaces las mentes de otras personas. 


¿Qué es lo más lindo de publicar un libro?

La gente que encuentras, que comparte sus impresiones y te habla de lo que se ha llevado del libro. Es sin duda mi parte favorita de publicar. 


¿Qué consejo le darías a quienes recién se animan a empezar a escribir o publicar?

¡Que tenga mucha paciencia! Y que no se rinda a la primera de cambio, no todos tenemos las mismas oportunidades, pero la clave está en escribir porque te gusta y no por publicar. Disfruta del proceso escribiendo y atrévete a compartirlo con la gente que te rodea. 


Muchísimas pero muchísimas gracias a la autora por su tiempo y ganas de contestar la entrevista. Cuando digo que es adorable, lo digo de verdad ♥.

Además, Alhana del blog Tiempo Libro está preparando una lectura conjunta de El imperio del sueño, así que les dejo la imagen con todos los datos necesarios:


Ahora sí; gracias a ustedes por leer ♥, ¡hasta la próxima!

lunes, 25 de junio de 2018

El mundo encantado de Ela + La bella durmiente - Doble reseña

No todo es plácido y sencillo en el mundo de los cuentos de hadas, un lugar en el que Ela podría lograr la felicidad, de no ser por el absurdo reglado mágico que le hicieron al nacer: el don de la obediencia. No es un obsequio inocente, ya que debido a ese conjuro, cualquiera puede forzar a Ela a realizar las más extrañas acciones.
Además, su vida cada vez es más complicada: madrastras autoritarias, internados estrictos, órdenes por doquier… Indefensa en ese mundo poblado también por elfos, brujas y príncipes de ensueño, Ela decide ir en busca del hada que la hechizó. En su viaje descubrirá que sus más importantes dones son el ingenio, la simpatía… ¡y una chispa de magia!







Como les contaba en Twitter, decidí escribir esta entrada porque la época de parciales me mató y no llegué a terminar el que quería reseñar para hoy. Estoy súper resfriada, pasando mal de verdad y estudiando para un parcial horrible, así que voy a darme un ratito para algo que seguro me levanta el ánimo: hablar de dos de mis libros favoritos

El primero fue un libro middle-grade que me voló la cabeza y que creo que fue de los que más me influenciaron a la hora de escribir. Conocí a la autora a los once años, con otro libro suyo, Dos princesas sin miedo, pero este fue el que finalmente se convirtió en mi favorito. Este libro es un clásico ya y estoy segurísima de que bastantes de ustedes tienen que conocerlo, o al menos haberlo visto por algún lado.

Este libro fue un retelling antes de que los retellings se pusieran de moda. Toma la idea de La Cenicienta y la convierte en algo único. Como cuenta la sinopsis, a Ela le regalan el don de la obediencia, que es más bien una maldición que la obliga a hacer todo lo que le digan. Además, su madre muere y su padre vuelve a casarse con una mujer horrenda cuyas hijas no son mucho mejores. Así empieza la historia, pero da muchísimas vueltas antes de llegar al final de cuento de hadas que uno espera.


Pasa por un internado de señoritas, donde van a querer enseñarle a ser una dama y reprimir ese lado rebelde y medio salvaje suyo. Allí obviamente cargar con su maldición va a ser muy difícil, pero también hará una amiga muy especial, de otro reino. Ahora que soy adulta, me parece fantástico cómo esta novela ya veía lo importante de la representación.

Ela también vive grandes y peligrosas aventuras en busca de Lucinda, el hada que le dio el «don», donde deberá usar todo su ingenio para sobrevivir. Ela no será Katniss, pero escapa al cliché de doncella en apuros. El otro que escapa a los clichés es el príncipe Charmont, Char, que no es el típico hombre irresistible que nos encajan a veces sino una persona sensible, amable y responsable. La obvia relación entre ellos —vamos, es un retelling, no le estoy spoileando nada a nadie— no se da de forma precipitada ni a primera vista, sino que tiene sus cimientos en una relación de mutuo respeto y en una amistad que se cuece de a poco.

En general, los personajes de este libro parten del arquetipo del cuento original y se convierten en algo diferente, mucho más profundo y rico. Las hadas, todas las criaturas que habitan el reino, los problemas sociales en ese reino y en otros... No llega a ser tan oscuro como Dos princesas sin miedo, pero hay momentos muy emotivos y difíciles, muy duros, que a esa edad me calaron hondo.


Ese tipo de mundo más la bellísima prosa de esta autora tienen que ser de las cosas que más me influyeron a esa edad en cuanto a la escritura, y estoy segurísima de que la primera «novela» que escribí debe de ser un plagio descarado de varios elementos de estas novelas. Tenía doce años, no me miren así. Además, creo que fue el primer libro que leí en el que la protagonista se interesa por aprender otras lenguas y por la traducción. Ojo con eso.

Obviamente, recomiendo ambos libros a todos los que amen los cuentos de hadas, los mundos fantásticos y las protagonistas valientes que no por ello dejan de ser reales. Son middle-grade, sí, pero le pasan el trapito a un montón de fantasía para más grandes, eh. También hay una adaptación cinematográfica que no tiene nada que ver con la novela casi, pero que como peli es muy divertida. Además, el actor que hace de Char es como me imagino a Dorian de Trono de Cristal. No la recomiendo pero tampoco la desrecomiendo (?). Eso. Les dejo el trailer:



///

Este es el diario de Bella, hija del duque de Westfaire, nacida en el siglo XIV y condenada por una maldición a dormir cien años... En esta ocasión, sin embargo, Bella viaja en el tiempo hasta el siglo XXI para descubrir que éste puede ser el último siglo de la humanidad. Refugiada en el siglo XX -"el último siglo bueno"-, es violada. Cuando regresa a su época, nace su hija, visita a su madre en el País de las Hadas y viaja a otros lugares mágicos como Chimanga, otro país fruto de la imaginación humana. Además de ser la Bella Durmiente y enfrentarse al Señor Oscuro, en su agitado deambular por el mundo y el tiempo Bella descubre las raíces de otros cuentos y de otras historias míticas. Una versión libre y descarada del clásico infantil. 


Este libro llegó a mi vida durante la adolescencia, varios años después que el otro, y se convirtió en mi favorito del momento. Si hablamos de retellings, este cuenta la historia no solo de la Bella Durmiente sino la de varios cuentos más, pero debe ser de los retellings más bizarros que me he cruzado. Y me encanta. Lo compré en una de las librerías de Piriápolis, un verano, en oferta. Lo leí esas vacaciones y quedé impactadísima. ¿Una novela de fantasía y ciencia ficción, que además era feminista y ecologista? Dame mil.

La sinopsis resume bien lo que sucede, pero les voy a dar un poco más de insight. La novela empieza más o menos como el cuento, en un reino antiguo, como podríamos esperar. Todo va bien e incluso solo con eso sería una novela bastante interesante, pero es entonces cuando pasan cosas y Bella termina siendo llevada por unos documentalistas al siglo XXI. Esta gente filma el pasado para registrar cómo era el mundo antes de volverse horrible. Y es realmente horrible; es una de las visiones distópicas de nuestro planeta que más me han quedado en la mente. Cuando esta gente escapa al siglo XX, pasa lo que efectivamente nos cuenta la sinopsis. Sé que este elemento en la ficción es un punto polémico, así que no voy a detenerme en ello en esta reseña, pero podemos discutirlo cuando quieran. ¿Y qué pasa a partir de ahí? La magia se apodera del relato.

Es una novela llena de mundos diferentes, de seres increíbles, de historias que se entrelazan y personajes muy humanos, moralmente grises. Acompañamos a Bella durante toda su vida, incluso hasta su vejez, y somos testigos de cómo el mundo avanza y los cuentos de hadas también. Nos da una imagen menos edulcorada del amor, sobre todo de cómo es el amor cuando uno es mayor.

A ver, es un libro raro. No es fácil venderlo y ser sincera a la vez, así que voy a ser clara: es probable que a muchos no les guste, pero a mí me fascinó en su momento y me sigue pareciendo increíble lo distinto que es y cómo conjuga elementos tan dispares. Siempre me quedé con ganas de leer a Sheri S. Tepper de nuevo por estos mismos motivos, pero no volví a cruzarme con ninguno de sus libros.

Entonces, lo recomiendo, sí, pero al mismo tiempo les advierto de lo rarito que es y de que no es la típica historia. Tengan cuidado, pero, si son como yo, prepárense para uno de los libros más bizarros y fascinantes que van a encontrarse.

///

Manteniendo la misma sinceridad, aunque leí estos libros varias veces, hace mucho que no los releo. Por lo tanto, estas reseñas no tienen la misma profundidad que las de siempre, sino que juegan mucho con lo que recuerdo y con lo que dejaron en mí las novelas. Si quieren que haga una relectura y les cuente cómo las veo ahora de adulta, me lo pueden dejar en los comentarios y, si son más de diez, me hago un espacio y las releo. ¡Ustedes me dirán!

jueves, 21 de junio de 2018

Jueves de entrevistas: Paula Gallego

¡Sorpresa! Vuelve la sección que tan feliz me hizo este verano y que tantas ganas tenía de volver a hacer ahora en invierno: los jueves de entrevistas. Justamente hoy, primer día de invierno en el hemisferio sur, quería traerles una entrevista muy especial. Paula Gallego es una autora española nacida en San Sebastián, autora de varias novelas publicadas y de algunos relatos publicados en antologías. Además, tiene un canal de YouTube en el que ahora mismo nos cuenta de su proceso creativo mientras escribe su último proyecto, el #ProyectoYakamoz.

Pasemos a la entrevista, que ella les cuenta todo mejor que yo.



¿Cómo empezaste a escribir ficción?

Escribo desde pequeña. Antes de saber escribir ya inventaba cuentos y poco a poco empecé con proyectos más grandes, hasta que en el instituto escribí mi primera novela.


¿Qué obras o autores te inspiraron para empezar a escribir?

Cuando empecé a escribir me encantaba Laura Gallego. Tuve una temporada que solo leía sus libros.


¿Tenés algún método a la hora de escribir?

Soy escritora de brújula, así que lo único que hago normalmente es sentarme delante del teclado con una idea y escribir, escribir y escribir.


¿Qué lugar tiene la documentación en tu proceso creativo?

Hasta ahora no he tenido que documentarme demasiado por el tipo de historias que escribía. Con el #ProyectoYakamoz, que es con el que estoy ahora, sin embargo, la documentación se ha vuelto fundamental y cada vez me gusta más hacerlo.


¿Qué te parece fundamental al crear personajes?

Que sean reales y humanos, y sobre todo que no sean perfectos. Los personajes que cometen errores me encantan.


¿Qué es una buena historia de amor, en tu opinión?

No creo que haya historias de amor «malas» mientras sean reales y auténticas. Lo importante de una buena historia de amor, en mi opinión, es que sea capaz de llegar a ti y de atraparte.


¿Qué es lo que buscás conseguir con tu prosa? ¿Qué te parece crucial en la narración?

Depende de la historia. Con algunas novelas busco reivindicar algo, con otras simplemente busco el placer de narrar y compartir una historia. Creo que lo fundamental es conseguir que el lector «sienta».


¿Qué podés contarnos acerca de los distintos métodos de publicación que has utilizado? ¿Qué experiencia te dejaron?

Mi primera obra la publiqué con una editorial de autopublicación y la experiencia fue bastante nefasta. Es bonito ver tu obra en papel y la ilusión es innegable, pero por aquel entonces era mucho más joven, no tenía experiencia en el mundo literario y hay editoriales de pago que se aprovechan de eso. 
Después publiqué en Amazon y la experiencia fue buena. Controlas todo el proceso y puedes tomar decisiones; lo malo es que no llegas a las librerías.
El año pasado publiqué con una editorial tradicional por primera vez, y la experiencia cambia por completo: te conoce más gente, tienes el respaldo de un sello, tu historia llega a más sitios…


¿Qué podés contarnos de tus proyectos futuros?

Ahora mismo estoy trabajando con los lectores beta para a tercera historia de la serie de 13 horas en Viena. Esta vez, Diana será la protagonista y tengo muchísimas ganas de que la conozcáis porque esta es una de las historias más especiales que he creado.
También estoy inmersa en el #ProyectoYakamoz, y estoy completamente enamorada de los personajes. He tenido un flechazo con esa historia y ahora que por fin llega el verano voy a poder ponerme a trabajar con ella de verdad. Además estoy grabando vídeos de todo el proceso para mi canal y estoy documentando todo el proceso de escritura para compartirlo con mis seguidores y contarles cómo es escribir un libro desde la primera palabra hasta el punto final. ¡Me hace mucha ilusión!


¿Cómo es tu relación con las críticas, tanto positivas como negativas?

Mientras las críticas sean constructivas, tanto las positivas como las negativas las recibo encantada. Me gusta mucho saber qué opinan los lectores porque eso te puede ayudar a mejorar mucho.


¿Qué tan cercana es tu relación con los lectores y cómo influye eso en tu vida y en tu proceso creativo?

¡Yo creo que es bastante cercana! He hecho muchos amigos gracias a mis libros y tengo una relación estrecha con muchos lectores. La verdad es que son todos un cielo, porque siempre se involucran en mis historias, me ayudan cuando propongo alguna locura y me siguen el juego siempre que necesito su apoyo.


Si tuvieras que elegir una de tus historias para vivir en ella, ¿cuál sería?

De entre todas las que he escrito, en el #ProyectoF, sin duda. He hablado de él por mis redes, porque hasta ahora es la obra de la que más orgullosa estoy y es completamente diferente a todo lo que he hecho.
De entre las que he publicado viviría en 13 horas en Viena, simplemente por París. Es mi ciudad espiritual.


¿Qué prejuicios te parece que sufre la literatura juvenil?

El prejuicio principal y el que más se escucha es el que dice que la literatura juvenil no es buena. Ha habido muchos debates sobre esto, y creo que aún hay personas que deben aprender a valorarla, pero poco a poco estamos consiguiendo que los libros juveniles sean más respetados. Así que quiero pensar que esos prejuicios desaparecerán con el tiempo. ¡Hay libros juveniles maravillosos! ¡Y hay escritores jóvenes (que además escriben literatura juvenil) increíbles!


¿Qué cambios te parece que trae la generación actual de autores jóvenes a la que pertenecés?

Como lectores creo que cada vez leemos más. Como escritores, creo que la sociedad está cambiando y que eso se refleja en los libros que se escriben. Hay más compromiso social, más respeto, solidaridad y promoción de valores igualitarios e inclusivos.


¿Qué consejo le darías a quienes recién se animan a intentar escribir o publicar? 

No dejes nunca de hacer lo que te gusta y sigue intentándolo por el simple hecho de que tú lo disfrutas. ¡A por todas!




Muchas gracias a la autora por la entrevista ♥. No se olviden de que a mediados de julio Ana y Zesu van a estar haciendo una lectura conjunta de Un día de invierno, una gran oportunidad para leerlo y compartir la experiencia. ¡No se la pierdan!