lunes, 24 de julio de 2017

La novia del incendiario - Reseña

«No sé en qué pensé. No debía pensar. No debíamos pensar. Sentía el aroma de Natsu subir por su cuerpo. El perfume que emanaba de sus hombros de piel tan suave que daban ganas de reír».
El amor tiene distintas formas. Y son todas dolorosas. Pero valen la pena.
Dante Infierno, así lo apodó su amigo Mario, porque él siente una irresistible atracción por el fuego. Cuando la tristeza o la ira lo desbordan, las llamas lo tranquilizan.
Dante vive en un balneario pequeño que en vacaciones se puebla de veraneantes. Su madre murió, cuando él aún era un niño, en un confuso accidente en el monte grande, un monte enorme y profundo donde habitan seres extraños.
Mateo es su mejor amigo. Es un chico diferente y a los diferentes no les resulta fácil hacerse un lugar en el mundo. La llegada de Inés, una cautivadora pelirroja, y de otros desconocidos, conmocionará la vida de los dos jóvenes. Natsu, amiga de la niñez, también regresa después de varios años, tan hermosa como antes.
Una novela donde el amor, el dolor, la amistad y la traición se hacen presente en el devenir de los amigos, obligándolos a tomar decisiones que cambiarán su vida para siempre.

Aunque no había leído a este autor previamente, lo conocía por Claudia y porque ha participado de varios eventos del #Clubdelecturauy. Entonces, tuve la suerte de recibir el ejemplar gracias a Santillana (loqueleo), y aproveché mi oportunidad para conocerlo yo. Me alegra, porque la verdad fue una agradable sorpresa. Me está siendo difícil escribir esta reseña, dado que estoy contrarreloj para tenerla pronta a la hora de siempre. No anduve con tiempo ni ganas de leer; días difíciles. Así que no sé qué saldrá.

Fuente
En general, la trama me atrapó. Si bien, como leí en comentarios como el de Clau, parece que está en todas partes y en ningún lado, creo que es porque a pesar de haber un misterio, se trata más de una novela de personajes. En particular, el narrador, Dante, que es nuestro protagonista. El misterio que hay en el pueblo de Pinares —que bien podría ser un balneario cualquiera de la Costa de Oro, en mi país—, por importante que sea, ocurre en el trasfondo. Lo más importante acá es el crecimiento que experimenta Dante, lo que aprende durante los meses que dura la novela. Quizás entonces este misterio sea un aspecto algo superficial y poco satisfactorio en su resolución, más bien una excusa para poner en marcha todo lo demás. No deja de ser disfrutable, de todas formas. Y sin dudas atrapa.


La construcción del protagonista es de lo que más me gustó. Su voz se siente real, sincera, creíble. Además, no se pone a sí mismo ni como grandioso ni como pobrecito yo. Me cayó bien, empaticé y sentí ganas de que le fuera bien. Además, hay un recurso muy bien utilizado que son las hojas de recuerdos, intercaladas entre capítulos, que cuentan momentos del pasado que tienen que ver con lo que ocurre y aportan a la historia sin que esta se detenga de forma tediosa. Así descubrimos el origen de la pasión de Dante por el fuego, o qué pasó con su madre, o cómo se hizo amigo de Mateo, entre otras cosas.

Fuente
Aunque los demás personajes están menos desarrollados —nada que no se esperara en una novela tan corta en primera persona—, debo decir que quedé complacida con lo complejo que es el personaje de Mateo. Quizás no con cómo se lo trata, pero sí con cómo se lo ve en la novela. No disfruté tanto de Inés o Natsu. Aunque no tengo problemas con la primera, se me hizo un poco plana. Y la segunda cumplió una función un poco manic pixie dream girl; o sea, ayudó al personaje en una etapa, catapultó su desarrollo emocional y se fue. No siento que haya aportado mucho más a la historia. Y eso que amo Japón y en realidad sus escenas las disfruté porque ella me cayó bien. Quizás me habría gustado ver más del padre de Dante, si fuera por pedir. Los «malos» tampoco me dejaron mucho, y tal vez la gente del monte se podría haber explotado mejor, pero fue un elemento que me gustó, de todas formas.

Fuente

Me hizo feliz la ambientación, porque aunque no se dice explícitamente dónde está Pinares, en mi mente lo vi como cualquier balneario de la Costa, donde pasé tantos veranos y vacaciones con mis primos. Por lo tanto, se me hizo fácil sentirme ahí durante las descripciones o con detalles chiquititos. También me gustó lo real que se siente Pinares, por fuera de esto. Lo bien armado que está el pueblo, lo congruente que es. Y también me gusta que se ambienten novelas juveniles fuera de Montevideo.

Fuente
Pero lo mejor que tiene la novela es la prosa. Me pareció maravillosa. Es profunda y conmovedora sin necesitar para eso grandes palabras. De hecho, podría considerarse bastante sencilla. Es que acá no va en palabras grandiosas, sino en las palabras justas. En el orden justo. Con el tono necesario. Esto último sobre todo es vital para crear atmósferas llenas de sensaciones. Además, cierra muy bien las escenas y los capítulos, algo que no es menor. Si tuviera que elegir un punto determinante por el que me gustó esta novela, sería la narración.




Así que, para cerrar la reseña, me parece una novela súper bien escrita y con personajes cercanos y muy humanos. Una ambientación que es fácil de recrear y una historia que engancha. Sí tiene algunos fallos a mi parecer, que expliqué previamente, pero creo que de todas formas es más lo bueno y que vale la pena leerlo. Sin duda voy a querer leer más de este autor.

lunes, 17 de julio de 2017

Serafina y la capa negra - Reseña

No son las batallas que ganamos o perdemos las que nos definen, sino aquellas que estamos dispuestos a librar.
Serafina nunca ha tenido motivos para desobedecer a su padre y aventurarse más allá de los confines de la mansión donde se esconden. Hay mucho que explorar en sus sombríos pasillos, pero debe tener cuidado de que sus habitantes no la vean. Cuando empiezan a desaparecer los niños de la casa, sólo ella sabe quién es el culpable: un terrorífico desconocido envuelto en una capa negra que recorre la mansión al caer la noche. La búsqueda de la verdad la llevará junto a sus nuevos amigos al corazón del bosque, donde deberá encontrar las respuestas a su propio enigma: ¿Quién es Serafina? 






Fuente
Tenía ganas de leer esta novela desde que la vi en Goodreads, hace ya mucho tiempo, antes de que se tradujera incluso. Aunque se trate de una novela middle-grade —y que quede claro que no hay nada de malo en eso, disfruto una novela sin importar a qué edad esté dirigida—, tenía pinta de tener un tono más bien oscuro, rarito. Y los que leen este blog ya saben que no puedo resistirme a esas cosas. O sea, una mansión rodeada de bosque y penumbra, un antagonista misterioso, una protagonista fuerte... Todo lo que está bien en el mundo. Muchas gracias a Penguin Random House por el ejemplar.

En general, disfruté de la historia y me dejé atrapar por ella. Tiene un inicio fuerte, sin dejar de introducir los datos importantes. A partir de ahí, el misterio y la intriga se mantienen por dos distintos motivos: el primero, obvio, es saber quién es el hombre de la capa negra y por qué hace lo que hace. El segundo es saber quién es Serafina, qué secreto oculta su padre respecto a su origen. En cuanto a lo primero, el suspenso está muy bien llevado hasta casi el final del libro, pero allí se supone que sospechemos, así que creo que es todo intencional. Respecto a lo segundo, es bastante obvio para quien preste atención, aunque no vi esto como algo trascendental para el disfrute de la historia, así que no le di mucha importancia.

Fuente
Mi único problema en cuanto a la trama es la resolución. Y no es que me parezca un mal final, sino que hay unas cuantas interacciones que me resultaron forzadas. Sobre todo spoiler gigante aquellas en las que aparece la madre de Serafina spoiler. No le creo, es todo demasiado rápido, directo. Esto provoca que toda esa escena se vuelva muy anticlimática. El final en sí está bien, pero en ese momento sentí que se rompía un poco la magia, el pacto de credibilidad que necesitaba como lectora.

Insisto en que el resto de la historia está muy bien construida, así que tampoco tomen esto como un aspecto negativo tan grande que arruine todo el libro, ¿eh? Imagino que el autor mejorará este tipo de aspectos en los siguientes libros.

Fuente
Respecto a eso, tengo entendido que son varios libros, pero creo que este puede leerse como autoconclusivo tranquilamente, así que si no andan con ganas de sagas, no tienen por qué descartarlo.

Como protagonista, Serafina es un personaje que disfruté conocer. Es fácil empatizar con sus sueños y emociones, sobre todo con esa necesidad de sentirse aceptada y de tener amigos, tan común. Sin embargo, descubrir que ser diferente es bueno, que es hasta bello, es uno de los mensajes de este libro y se transmite a la perfección desde el personaje de Serafina. Dado que es una novela dirigida a niños que están a nada de la pubertad, de construir verdaderamente sus identidades, me parece precioso y necesario.

Hay unos cuantos personajes secundarios, con mayor importancia como el padre de Serafina y Braeden Vanderbilt, sobrino de los dueños de la mansión y su primer amigo, pero también varios que parecen extras, que forman el telón de fondo de este misterio. Su presencia se sentía como jugar al Clue o seguir una novela visual de misterio —me la puedo imaginar tan bien, de hecho—, no sé cómo explicarlo. De cualquier manera, fue disfrutable.

Fuente
También disfruté de la complejidad emocional y psicológica del villano. Aunque no se entrara mucho en ello, creo que el público al que se dirige esta historia ya es capaz de intuir lo que no se dice. Tampoco es que pasen cosas súper turbias, pero está bueno que el malo no sea malo sin más.

Lo mejor de la novela, sin duda, es la ambientación. Esa casa de principios de siglo, llena de pasadizos y de invitados interesantes, rodeada de un bosque mágico y peligroso del sur de los Estados Unidos. Súper bien construida, atrapante e inmersiva. De hecho, es uno de los motivos por los que creo que habría sido muy feliz si hubiera leído esta historia de niña. Esto es justamente lo que buscaba en un libro en esos tiempos, así que una parte de mi lo festejó muchísimo.

Fuente

Aunque el público objetivo podría ser justificación para la aparente simplicidad de la prosa, creo que aun así no subestima a sus lectores, como otros libros lo han hecho. Me parece que a pesar de ser directa, se las ingenia para tener momentos muy lindos y para no bajar el nivel en ningún momento. Subestimar a los lectores es una de las peores cosas que puede hacer un escritor y es de lo que menos perdono, así que en ese sentido estoy bastante conforme con la narración en este libro.

Así que, en resumen, me parece una novela muy disfrutable, con personajes bien desarrollados y una ambientación increíble. Si se lo pudiera regalar a mi yo de once, doce años, lo haría sin dudarlo. Mi única queja es aquella sobre el final, pero no quiero que eso le quite mérito. Si este tipo de historias les gustan, van a encontrar un mundo precioso en Serafina y la capa negra. Si no, a tenerlo en cuenta a la hora de regalar.

lunes, 10 de julio de 2017

Stars Above - Reseña

La magia continúa...
El mundo de Crónicas Lunares tiene historias y secretos muy bien guardados:
¿Cómo llegó Cinder niña, herida de muerte, a la Tierra?
¿Cómo se convirtió Wolf en un soldado mutante de la reina? ¿Qué se esconde tras las cicatrices de Winter? Y más…
Nueve historias. Nueve puertas al mundo de Crónicas Lunares, que te volverán a enamorar.
Atrévete a cruzar el umbral.









Hoy traigo una entrada poco usual, ya que esta es la reseña de una compilación de cuentos. He dicho varias veces que soy mala lectora de relatos, dado que no me gusta leerlos todos seguidos, sino que los agarro cuando tengo ganas, y eso puede llevarme incluso años *mira sin querer a los cuentos completos de Cortázar que tiene por la mitad hace como cinco años*. Sin embargo, dado que este libro es parte de una saga que conquistó mi corazón, moría por leerlo. Muchísimas gracias a la Librería América Latina por la oportunidad.

Entonces, voy a dar un pequeño comentario de cada uno de los cuentos, sin entrar mucho en detalle para no arruinarle la lectura a nadie. En general, me pareció una gran oportunidad de conocer más a los personajes y sus backstories, y lo disfruté muchísimo. Aviso desde ya que es probable que haya spoilers de la saga inicial, así que no les recomiendo seguir leyendo desde este momento en adelante si no leyeron Winter.


La guardiana

En este relato se nos cuenta la historia de Michelle Benoit, la abuela de Scarlet, y de cómo llegó Cinder a su vida. Aunque ya teníamos cierta información, conocer la perspectiva de Michelle, volverla más humana y cercana, más real, se vuelve increíblemente emotivo. Además, también conocemos más de Scarlet cuando era niña. Aunque no me pareció un relato espectacular, fue bastante entrañable y da un insight nada desdeñable.

Fallas

Ya había leído Fallas porque mi edición de Cinder lo incluía, pero en su momento no le presté tanta atención. No sé por qué, ahora me hizo sentir infinitamente más triste que la primera vez. Este cuento nos muestra la llegada de Cinder a la casa de su nueva familia, las primeras impresiones y cómo reparó a Iko, además de algo que ya sabíamos: cómo Garan se ve obligado a abandonar esa familia. Saberlo es una cosa, que nos lo narren... También podemos ir viendo algunas de las funciones del nuevo cuerpo de cyborg de Cinder y cómo se adapta a él, además de a su nueva vida. Súper recomendable para los más curiosos.

El ejército de la reina

En esta ocasión es el turno de que conozcamos el pasado de Ze'ev. Quizás es de los personajes que menos me interesaron al leer la saga, al menos de los protagonistas, pero de todas formas disfruté del relato, de conocer más su mente y lo que tuvo que pasar para convertirse en el soldado que es. Además, queda mucha más clara la relación con su hermano y la forma en la que este tipo de soldados trabaja. Si bien no creo que sea de los mejores relatos del libro, me pareció súper interesante.

La guía de Carswell para la buena suerte

Creo que este es el primero de los relatos que me decepciona, pero eso puede ser mi culpa. Como algunos sabrán ya, Thorne es mi personaje favorito de la saga, así que estaba esperando encontrarme una historia llena de su humor y su forma de ser, quizás la historia de cómo había llegado a robar la Rampion, ni idea. No esperaba una historia tan... Yanki. Es decir, sabemos cuál es su origen, pero sentí que estaba mirando una serie yanki sobre la secundaria con apenas diferencias en la tecnología. Y la historia con Kate es linda, pero meh. Dentro de lo bueno, y nobleza obliga, el relato sí está lleno de esa forma de ser de Thorne, tan chanta, y de su humor. Además, hay una escena preciosa con Boots, su gato androide, que me gustó mucho. En definitiva, fue lindo, pero creo que se podría haber escrito algo muchísimo más interesante.





Cuando termine el día

Como Fallas, este cuento también me llenó de tristeza. Aquí la protagonista es una Cress de nueve años, ansiosísima por ser útil y demostrar que a pesar de ser una vacía, puede ser una ciudadana de Luna. La forma en la que los vacíos son tratados siempre me llenó de indignación, y cómo se juega acá con las ilusiones de Cress me dio muchísima rabia y pena. Además de que es otra de mis favoritas, y verla pasar mal me hace pasar mal. O sea, al nivel de querer romper todo y darle un abrazo. No sé. Estoy satisfecha con el relato, pero me estrujó el corazoncito.

La princesa y el guardia

Como se puede deducir por el título, este cuento trata de Winter y Jacin, desde que son niños hasta la adolescencia. Y es maravilloso. Después de leer Winter, ya tenía una idea de la valentía y la bondad de esta princesa, pero al leerlo ahora, al conocer el momento y los motivos por los que esta decisión de no usar su don fue tomada... No quepo en mí de admiración. Además, la relación con Jacin es tiernísima, a pesar de que Jacin jamás fue de mis favoritos. También tenemos ocasión de conocer más a los taumaturgos y a la mismísima reina y presenciar de primera mano hechos que solo conocíamos de lejos, como las cicatrices de Winter. Por todo esto, es uno de mis relatos favoritos del libro.

La pequeña androide

Este cuento trata, como dice el título, de una androide, pero no es Iko, como se podría pensar en un principio. De hecho, el único personaje que conocemos tiene una aparición bien secundaria. Aquí tenemos una especie de retelling de La sirenita, así que más o menos pueden imaginarse cómo va la cosa. De la trama no quiero decir más, pero sí quiero decir que es un cuento precioso, emotivo y melancólico. También de mis favoritos.

La mecánica

La de este relato es una historia que ya conocemos, solo que vista desde la perspectiva de Kai. Se nos vuelve a relatar ese primer encuentro en el taller de Cinder, cuando el príncipe le pide que repare a su androide. Si bien no es información nueva y no pasa nada especialmente emocionante, es un cuento bonito, que seguro deja a todos los lectores de la saga con el pecho lleno de emociones. 

Algo viejo, algo nuevo

El único de los relatos que ocurre después de Winter, y mi preferido sin duda. No por su trama, sino por el amor que sentí al leerlo. Aquí hay una boda, pero no voy a decir de quién para no arruinar nada. Debido esto, hay poco que sí pueda decir, pero voy a hacer el esfuerzo. Acá podemos ver qué fue de nuestro adorado grupito ahora que sus preocupaciones son bien distintas y menos urgentes. Verlos todos juntos me hace muy bien al corazón, y que sigan siendo fieles a sus personalidades me hizo extremadamente feliz. Además, es todo tan lindo. Creo que este libro ya valdría la pena solo por este relato, por permitirnos tener un poco más de estos personajes.


En definitiva, es un libro precioso, que amplía nuestro conocimiento sobre la historia y sus personajes, además de darnos la oportunidad de saber qué fue de ellos después. Sin mencionar, tenemos el bonus de una historia original e igual de emotiva. Es un must para todos los que aman la saga, una especie de regalo después de Winter. Súper recomendado.



lunes, 3 de julio de 2017

Relectura de Heredera de fuego por la #LCFuego

Celaena Sardothien ha sobrevivido a mortíferos combates y a la demoledora experiencia del desamor, pero a un costo indescriptible. Ahora debe viajar a una nueva tierra para enfrentar su más oscuro pasado, una verdad sobre su historia que podría darle un vuelco a su vida, y a su futuro, para siempre.
Mientras tanto, brutales y monstruosas fuerzas se van reuniendo en el horizonte e intentan esclavizar su mundo. Para derrotarlos, Celaena debe hallar la fortaleza no solo para combatir a sus propios demonios internos, sino para vencer al mal que está a punto de desencadenarse. 








Primero que nada, pido disculpas por estar súper ausente en mi blog y en los comentarios de los que sigo. Tuve unas semanas de locura, que además me jugaron en contra a la hora de leer este libro —voy a entrar en detalle más adelante—. Estoy atrasada con casi todo en mi vida, así que no es sorprendente. Espero retomar mi ritmo de ir bastante adelantada a las publicaciones del blog. Por otra parte, me voy a ir de viaje desde el jueves hasta el lunes de la otra semana, así que no voy a andar mucho por acá —aunque lo voy a intentar—. Sí voy a dejar alguna que otra entrada programada, así que esto no va a quedar muerto ni nada. Después del mes que tuve, no pienso mover un dedo mientras esté allá, así que estos días voy a tratar de dejar todo pronto. Terminado esto, pasemos a la reseña (ojo con los spoilers):

Les recuerdo que en realidad esta no es una reseña como tal, sino un comentario sobre mis impresiones al releer este libro, cuya reseña pueden encontrar acá. Esto se debe a la #LCFuego y gracias a Penguin Random House. Sigue siendo una experiencia maravillosa poder leer estos libros y a la vez comentarlos con más gente que también ama la saga.

Qué fuerte fue esta relectura. Es muy distinto agarrar este libro habiendo leído solo los dos primeros que ahora, con el último publicado en mente —y deseando desesperadamente los que faltan—. No solo por todas las pistas y cosas que pude captar, cosa que ya venía pasando desde el primer tomo, sino por lo que sentí al reencontrarme con los personajes que llegué a conocer bien en los siguientes volúmenes. Cambió mi forma de verlos y de entenderlos, por supuesto. El gran ejemplo es Aedion, que me había caído medio mal al leer este libro por primera vez, y sin embargo, en la relectura, no lo vi así.

Lo que más me golpeó al leer este libro fue no haberme dado cuenta de algo clave: es un libro de sanación. De sanación y de autodescubrimiento, de aceptación de la identidad y del deber. Me atrevería a decir que no solo de Celaena, sino de varios personajes, pero en ella es donde se profundiza más. Todo su viaje a Wendlyn, además de ser un entrenamiento y una prueba para poder entrar en Doranelle, es la pausa que ella necesita para reconstruirse a sí misma. Celaena llega a Wendlyn rota, hecha pedazos, incapaz de cargar con su pasado. Y sale de Wendlyn con rehecha, con otro nombre y otro objetivo. El cambio que se da en ella es impresionante, pero es lento. En esta relectura, una vez más, celebro que sea así. Es lo que ella necesitaba para reencontrarse con Aelin.

Una de las figuras clave para la sanación de Celaena es Rowan, que en este libro spoiler no tiene peso romántico más allá de la obvia tensión y de que se nota que va a ir por ese lado spoiler. Ya sea como maestro, como amigo y como gran soporte, es quien logra ayudar a Celaena a llevar a cabo todo este proceso. A su veces, es ella quien le permite enfrentar los fantasmas de su pasado, la culpa y el remordimiento. Tengo mis sentimientos encontrados con este personaje. Aunque no me cae mal —admito que sí lo odié al inicio del libro, por botón—, creo que spoiler como interés amoroso es bastante aburrido. Sin embargo, me parece que es la persona que Aelin —no Celaena— necesita par ser feliz spoiler. Y eso lo comprobé al releer este libro y prestarle más atención a cómo se desarrolla su relación. 

Pero  no vamos a dejarle todos los laureles a Rowan. Importantísimos también son Emrys, Luca y Malakai, la gente de Mistward que no duda en darle espacio y cariño a Celaena durante su estancia allí. Se convierten en personajes entrañables, apoyo constante para nuestros protagonistas. Además, no puedo dejar de resaltar lo importante que es que haya una pareja del mismo sexo y que nadie levante una ceja. Qué feliz me hace. Ojalá sucediera más que en personajes secundarios, pero bueno.

Fuera de la trama principal, que considero es la de Celaena, tenemos tres más. La de Dorian, la de Chaol y Aedion, y la de Manon. No me voy a entretener en contar de qué trata cada una, porque eso ya lo hice en mi reseña anterior, pero sí voy a comentar un par de cosas

No pude evitar sentir una pena enorme por Dorian, sabiendo lo que iba a pasar al final de este libro y durante todo el siguiente. Por otra parte, Sorscha me parece un personaje tan comodín, tan creado para propiciar esa situación y nada más, que me da rabia. Siento que es un trato injusto para ella y un incordio para nosotros los lectores. Además, spoiler ¿segundo personaje de color que muere para provocar una reacción en un personaje más importante? spoiler No way José. Como sea, Dorian la tiene muy clarita muchas veces, como ya anduve comentando en el hashtag, y lo quiero un montón.

Por otra parte, la historia de Chaol y Aedion no me resultó tan entrenida como la primera vez ahora que sé qué está pasando, pero aprecié ver a Aedion desde otra perspectiva y quererlo más, además de reafirmar mis sospechas de que Chaol no tiene la madurez ni la entereza necesarias para ser el apoyo de Aelin —no Celaena—. Igual lo amo y sufro por él cada vez que sufre.  

Fuente
Pero pasemos a lo mejor, al personaje más genial de la saga *objetividad*. Obviamente, me refiero a Manon Blackbeak. Y acá aprovecho a quejarme de que hayan traducido los nombres de los clanes. La única necesidad que veía para hacerlo era mantener el criterio del libro anterior, donde Baba Yellowlegs era Baba Piernasdoradas, pero acá lo tradujeron como Piernas Amarillas, así que ese no es el tema. En fin, ni idea, pero no me gusta. Dicho esto, volví a fangirlear como loca cada vez que aparecía una escena de Manon, y sobre todo de Manon con Abraxos. Esto es como un Cómo entrenar a tu dragón, pero dark. La dinámica entre ellos es tan fascinante. Además de que toda la historia y la jerarquía de las brujas siempre me resultó interesantísima. Pero, esta vez, lo que me dejó con los pelos de punta fue toda la situación con las Crochan —una en particular—. Una vez que lean el quinto libro, van a entender por qué y a erizarse todos como yo. No puedo esperar a releer los otros dos libros. Hype is real.


Quizás mi mayor problema con la lectura de esta novela fue uno que no tuve durante la primera lectura, que además fue en digital y en inglés. A diferencia de los dos primeros libros, que son sumamente ágiles y se leen de un saque, la prosa de este tercero es más lenta. La acción y el desarrollo de los personajes, también. Y está bien que sea así, porque es necesario. Pero con los pocos tiempos que tuve y lo agotada que estaba, me jugó en contra y por esto casi no llego a terminarlo para escribir esta entrada a tiempo. De cualquier manera, que mi ritmo también fuera lento me permitió apreciar más los pequeños detalles, así que tuvo su lado bueno. Pff, y si tendrá detalles para apreciar. Cosas que me dejaron fangirleando como boba a altas horas de la madrugada cuando debería estar durmiendo.

En fin, que releer este libro me hizo muchísimo bien, aunque me costara más por lo que dije recién. Es un libro importantísimo, crucial en la saga. De hecho, sienta el patrón para los siguientes, así que sea la opinión que sea que tengan, vayan sabiendo que así va a seguir la cosa. Acá es donde se acaba esa Celaena infantil y arrogante, esa asesina que se niega a enfrentar su pasado. Acá es donde la cosa se pone de verdad y la historia pega un giro oscuro e intenso

Creo que incluso, quienes no gusten de historias más ligeras y prefieran otras más oscuras, podrían empezar por este libro y luego leer los otros dos como precuelas, pero no lo recomiendo mucho. Hablando de precuelas, si no leyeron este libro todavía, recomiendo que aprovechen a leer las precuelas, que en español están en formato digital únicamente. Si ya lo leyeron, sigue siendo un buen momento para hacerlo, ya que les convendría llegar al cuarto libro con cierta información no como yo que elegí el camino difícil como siempre.

Sea como sea, esta es una saga que amo y que adoro tener el gusto de releer. Los invito a todos a que lo hagan, de la forma que sea. Gracias a quienes acompañaron esta lectura conjunta una vez más.

Cierro con esta canción, que escuché durante el final del libro, durante la reseña, y cuyo título me recuerda montones a esta historia:

lunes, 26 de junio de 2017

La mano de nieve - Mini reseña + ¡Entrevista a Tiffany Calligaris!


[La edición no le hace justicia. Les juro.]


















Fuente
Fíjense qué cosa rara les traigo esta vez que ni sinopsis tiene. Esto me obliga, obviamente, a contarles qué es. Antes que nada, tengo que explicar que el libro que salió elegido para el mes de junio en el  #Clubdelecturauy fue La mano de nieve, que además se halla contenido en la recopilación posterior Felicidad y otras tristezas, que es el ejemplar que tengo yo. Por eso la portada. Intenten buscar otra, si se animan. Van a ver hasta qué punto es invisible la autora.

María Inés Silva Vila es una autora uruguaya perteneciente a la generación del 45, pero opacada por supuesto por otros autores más reconocidos, como por ejemplo su esposo, Carlos Maggi. Esto se dio, en parte, por dos motivos: el primero, que escribía literatura fantástica —elementos sobrenaturales en contextos cotidianos, en este caso— en una época donde imperaba la realista. El segundo, claramente, por ser mujer. Me parece justo, entonces, darle un espacio ahora, aunque sea de forma humilde en este blog, para que se sepa más sobre ella, para que no quede en el olvido



Fuente
Los siete cuentos que forman parte de La mano de nieve tienen algo en común: la presencia constante de la muerte, acechante. Una sensación de miedo, de que algo no va bien. Lo sobrenatural, lo onírico. Casi parecen sueños relatados, como si fueran imágenes unidas por palabras. Detrás, sin embargo, se pueden encontrar muchas cosas que analizar. No me parece un libro que se pueda leer una sola vez; para mí requiere de al menos una relectura. Además, se mete en temas bastante jodidos como el lugar de la mujer, el abuso y las relaciones de poder, todo unido con la muerte como hilo conductor y una narración onírica que casi disfraza esa increíble lucidez, tan adelantada para su época. 

No voy a ponerme a analizar cada uno de los cuentos esta vez. No creo tener el nivel o la capacidad. Sin embargo, en este pdf —legal, tranquis—, pueden leer tanto estos como los de Felicidad y otras tristezas, además de una introducción muy esclarecedora e informativa —que rebosa grl pwr, me animo a decir—. Es una lectura especial, diferente, pero la recomiendo muchísimo. ¿Aceptan el desafío?



///


Aprovechando ya esta entrada cortita, les traigo una pequeña entrevista a la autora argentina Tiffany Calligaris, autora de las sagas Lesath y Witches. Muchísimas gracias a ella y a Day de Yo Leo por invitarnos a mí y a otras bloggers y booktubers a conversar con esta autora, que además resultó ser adorable y me dejó con montones de ganas de leer todos sus libros ♥. Ese mismo día tuvimos el gusto de asistir a la charla «Hablemos de un género: foro sobre literatura juvenil/adulto», dirigida también por Day y en compañía de Tiffany y otra autora también argentina, Anna K. Franco, conocida por su saga Rebelión.

Sin más dilación, les dejo la entrevista:



Entrevista a Tiffany Calligaris


En primer lugar, ¿cuál es tu proceso a la hora de escribir?

No puedo escribir de noche; siempre para estudiar y todo fui bastante diurna, es como que llegan las siete de la tarde y me cabeza se apaga y tengo que hacer algo tipo ver tele o algo que requiera no usar la cabeza, así que por lo general trato de escribir entre tres y cuatro horas todos los días. El secreto para mí más que nada es ser constante; si escribo un poquito todos los días es como que tomo ritmo y es mucho más fácil cada día volver a meterme en la historia. Escribo mucho desde casa, me cuesta mucho escribir en lugares públicos, así que por lo general tengo mi escritorio en casa, una taza de té y un plato de galletitas, me siento y trato de escribir por lo menos cuatro horas al día. Creo que lo más importante es que me cuesta mucho escribir en lugares públicos, así que mientras sea un lugar donde estoy sola... Amo leer y me cuesta mucho escribir mientras leo, o sea, escribir y leer capaz en la misma semana, así que por lo general en la semana me dedico a mi libro y a escribir durante tres o cuatro horas al día y el fin de semana soy más de leer libros.


Si tuvieras que elegir uno de tus libros para vivir, ¿cuál sería?

¿Uno de mis libros? Seguro sería Lesath, porque es una tierra ficticia; me gustaría mucho más ir a un mundo que es diferente al mío. Me gustaría ir, en Lesath, a La corte del hechicero, que es el tercer libro, porque hay toda una corte hecha de hielo y me encantaría poder vivir en un lugar así o vivir aventuras en un lugar así, así que sí, el tercero de Lesath.


¿Por qué te gusta tanto la fantasía y por qué elegiste escribir fantasía? ¿Fue natural o fue una decisión consciente?

Me gusta la fantasía porque es lo que más me gusta leer desde chica, en realidad; es como que todos mis libros favoritos siempre son de este género. Más que nada porque despega mucho de lo cotidiano, despega de lo que veo todos los días o de las experiencias que tengo todos los días. Con Harry Potter me encantaba que me trasladara a Hogwarts, que hubiera qudditch, que hubiera cosas tan diferentes y que uno se pudiera imaginar de una manera tan sólida algo tan diferente a nuestro mundo. Creo que en realidad lo que más me gusta es que haya magia, que haya otros paisajes, que haya otros seres, que sea tan diferente a lo que uno ve todos los días. 

Creo que fue bastante natural. Todos los libros que leía en ese momento eran de fantasía; me encantaban El señor de los anillos, [Las crónicas de] Narnia, Eragon. También soy muy fanática del animé; me encantaban animés como Sailor Moon, Sakura Card Captor, Las guerreras mágicas. De todo eso, fue inevitable decir «me encantaría tener un mundo propio, me encantaría tener personajes propios; me encanta ver una buena pelea de espadas, así que quiero hacer mi propia pelea de espadas». Fue como algo natural, de leer tantos mundos y personajes y ver tantas cosas, de querer buscar como un mundo propio, mío.


Y por último, ¿cómo sos respecto a las críticas?

Por suerte hasta ahora creo que me lo tomé bien. A mí hay libros que no me gustan, así que entiendo que haya gente a la que no le guste mi libro. No a todos nos gustan los mismos libros o no todos buscamos lo mismo en un libro. Me ha pasado de leer un libro y decir «amo este libro» y que una amiga lo lea y que diga «la verdad es que a mí no me impresionó mucho». Así que, si son críticas objetivas que realmente me están diciendo, no sé, «estuvo flojo cómo escribió esto» o «no me gusta cómo resolvió esto», trato de aprender sobre eso y de tenerlo en cuenta para la próxima vez. Y si leo una crítica que empieza con «no leí el libro», no la leo, porque si no leíste el libro, no leíste el libro, así que no vale la pena. No podés hacer una crítica. Y si son críticas así, como me pasó de haber leído, «bueno, si a ella le gustan estos libros, no la voy a leer, porque es obvio que la influenció esto, y como a mí no me gustan estos autores, tampoco la leo». Creo que trato de ver las cosas que realmente, como lectores que les encanta la fantasía, ven flojo o no les convence y tratar de convencerlos la próxima vez. Creo que es cuestión de eso, de aprender de lo bueno y de escuchar lo malo.


¡No se pierdan la entrada de Day ni el video de Zesu y su divertidísimo challenge con la autora!


lunes, 19 de junio de 2017

El baile de las luciérnagas - Reseña

En el caluroso verano de 1974, Kate Mularkey ha decido aceptar su papel de cero a la izquierda en la vida social de su instituto. Hasta que, para su sorpresa, «la chica más guay del mundo» se muda al otro lado de su calle y quiere ser su amiga. Tully Hart parece tenerlo todo: belleza, inteligencia y ambición. No pueden ser más distintas. Kate, destinada a pasar inadvertida, con una familia cariñosa pero que la avergüenza a cada momento, y Tully, envuelta en glamour y misterio aunque poseedora de un secreto que la está destrozando. Contra todo pronóstico, se hacen inseparables y sellan un pacto para ser mejores amigas para siempre.
Durante 30 años se ayudarán mutuamente para mantenerse a flote esquivando las tormentas que amenazan su relación: celos, enfados, dolor, resentimiento... Y creerán que han sobrevivido a todo hasta que una traición las separe... y someta su valor y su amistad a la prueba más dura.



Voy a empezar la reseña diciendo, antes que nada, que con este libro lloré. Sí, con lágrimas y mocos y ruidito. En varios momentos. ¿Por qué lo remarco? Porque nunca lloro con libros ni películas ni nada. No lloré con Up, vamos. Creo que hasta podría terminar la reseña acá y para mí ya sería recomendación suficiente, pero eso no va a pasar.

Quería leer este libro porque vi muy buenas críticas de El ruiseñor, y quedé con ganas de conocer a la autora. Sin embargo, este llamaba más mi atención. Mis expectativas, igual, no eran tan altas. Y el libro las superó ampliamente. Muchas gracias a Penguin Random House por la oportunidad de leerlo.

Fuente
Es muy difícil contar sobre la trama, dado que se nos cuenta la vida de estas dos amigas, Tully y Kate, desde su adolescencia hasta la madurez —que no vejez—. Por lo tanto, más que seguir una trama con un «objetivo», tenemos los hechos que les van sucediendo a lo largo de los años y que construyen sus vidas. Algo que no suele ser mi cup of tea, pero que en este caso disfruté plenamente. El libro está dividido en cuatro partes: los setenta, los ochenta, los noventa y el nuevo milenio. Creo que mi parte favorita fue la universitaria y un poco después, pero no es de extrañar, ya que en esas ando yo. Supongo que años atrás habría disfrutado más la adolescencia, qué sé yo. No sé qué pensaré si lo releo en unos años. A pesar de ser un libro gordo en el que las cosas simplemente fluyen, en ningún momento me aburrió ni sentí ganas de dejarlo. Es más, lo leí en dos sentadas, cosa que no esperaba —o no lo habría agarrado a esas horas de la madrugada—.

Fuente
Las dos protagonistas absolutas de esta novela son Tully y Kate. La primera, Tormenta Tropical Tully, con unas ganas arrasadoras de cumplir sus objetivos, quizás para no tener tan presente ese pasado lleno de abandono y abuso. Kate, bastante más «normalita», tan solo quiere amigos y una vida tranquila. Tan distintas, logran una amistad preciosa y real. Con peleas grandes, con desacuerdos, pero mucho amor y momentos compartidos. Me gustó que tuvieran altibajos, que vieran los defectos de la otra, que no fuera una amistad idealizada. Sí me habría gustado que las cosas giraran un poco más en torno a ellas y no a los hombres que se cruzaban en sus vidas, pero bueno, tampoco es que se pierda mucho el foco. El punto es que fue maravilloso verlas crecer, superar obstáculos y algún que otro trauma. Ver cómo se apoyaban la una a la otra en las situaciones difíciles, cada una a su manera, claro está.

Fuente
Los personajes secundarios, por suerte, son tridimensionales. Están los que tienen relevancia durante toda la vida de las protagonistas y los que son parte de algunas etapas. Todos tuvieron su papel y con algunos quedé más que encantada. La verdad,sus apariciones y reapariciones fueron como la vida misma. Eso me agradó. Las madres de las chicas son las que se roban la obra, en ese sentido, una por cálida y la otra por problemática. Me habría gustado que se ahondara más en las dos.


Fuente
La ambientación, claramente, es en parte histórica. Y está muy bien hecha, no solo por las referencias culturales, sino porque se sentía el ambiente mientras leía. Hay una cuestión que es muy simple de entender con una analogía: ¿vieron esas películas de época en las que, por más que el vestuario y la escenografía estén bien, la actitud de los personajes es demasiado actual para que resulte creíble? Bueno, esto pasa en los libros también. Y este es un gran ejemplo de cosas bien hechas. Incluso al punto de hacerme pensar «calma, Sofía, piensan así por la época y encima son estadounidenses». Un caso es el spoiler destino profesional de Kate, que con montones de potencial, decidió ser ama de casa y sufrió montones de frustraciones por no haber podido estudiar lo que quería cuando podía spoiler. Una decisión que si bien no cuestiono, me dio mucha pena. Pero es un poco un espejo de spoiler Tully, cuya carrera —y su forma de ser, sus convicciones— no le dejaron tiempo a formar una familia o una relación estable spoiler. Me parece que como reflejo funciona, pero quizás me habría gustado que se mostrara que las dos cosas son compatibles. En fin.

La prosa tiene momentos muy lindos, pero es más bien sencilla. Esto es bueno, porque a pesar de ser gordísimo, como ya dije, se lee muy rápido. Yo me enganché al toque y me costó montones dejarlo para la noche siguiente. No suelo hacer esto, pero quiero dejar una cita que me gustó especialmente:
Tully sonrió y se sentó a su lado. No se había acercado aún a la mesa cuando empezó a hablar.
Pronto había conseguido hacer reír a Kate. Eso era lo bueno de las amigas. Igual que una hermana o una madre, podían cabrearte, hacerte llorar y romperte el corazón, pero luego, en el momento de la verdad, ahí estaban, haciéndote reír incluso en los momentos más sombríos.
Fuente
Creo que es una cita que resume a la perfección el libro y la relación de estas dos amigas a las que llegamos a querer muchísimo cuando terminamos de leer. Y eso spoiler es un problema, porque el final es devastador spoiler. Aunque las últimas líneas me encantaron y me gustó muchísimo la imagen mental que tuve, toda la última parte en sí me estrujó el corazón. Como les dije arriba, incluso lloré. Es más raro eso que ver pasar un unicornio, así nomás les digo. Estén preparados.

En definitiva, es un libro precioso, de principio a fin. Emocionante y lleno de personajes entrañables. Además, se lee súper fácil y engancha. Muy recomendado a los que gusten de ese período de la historia y de las novelas que narran la vida casi completa de los personajes. También recomendados a los que gusten del romance, aunque acá lo importante es la relación entre Tully y Kate, a no olvidarse. Y aunque sea triste en ciertos momentos, creo yo que vale la pena. En serio.

lunes, 12 de junio de 2017

A Court of Wings and Ruin - Reseña

Looming war threatens all Feyre holds dear in the third volume of the #1 New York Times bestselling A Court of Thorns and Roses series.
Feyre has returned to the Spring Court, determined to gather information on Tamlin's maneuverings and the invading king threatening to bring Prythian to its knees. But to do so she must play a deadly game of deceit-and one slip may spell doom not only for Feyre, but for her world as well.
As war bears down upon them all, Feyre must decide who to trust amongst the dazzling and lethal High Lords-and hunt for allies in unexpected places.
In this thrilling third book in the #1 New York Times bestselling series from Sarah J. Maas, the earth will be painted red as mighty armies grapple for power over the one thing that could destroy them all. 




Era obvio que no iba a poder resistirme a leer este libro en inglés. Me dije a mí misma «si igual lo vas a comprar cuando salga en español, ¿por qué la ansiedad?», pero apenas tuve la oportunidad gracias a una amiga, y a pesar de tener otros pendientes, mi fangirl interna tomó poder de mi cuerpo y tuve que leerlo. Como algunos sabrán, Una corte de niebla y furia fue mi mejor lectura del año pasado, así que mis ganas y mis expectativas con este estaban por los aires. Y si bien tengo alguna que otra quejita, igual lo disfruté como chancha. Probablemente esta reseña tenga spoilers de los libros anteriores, pero los de este van marcados, como siempre. Y ya saben que yo no cuento mucho de lo que pasa, así que tranquilos. Eso sí, no considero spoiler las cosas que son obvias. Es obvio que ciertas cosas van a pasar, seamos sinceros. También sé que en España recién andan por el segundo y que en Latinoamérica probablemente este salga más avanzado el año, pero ¿no les pica el bichito de la curiosidad?

La novela arranca poco después de donde nos dejó la anterior, ya en la Corte Primavera. Y es casi todo lo que esperábamos. Por un lado, amé un montón toda la situación de Ferye re capa ahí siendo manipuladora y armando cosas, por el otro me agotó un poco que se hiciera tanto la linda y nos explicara todo el tiempo que cada cosa que hacía era para lograr otra cosa. Creo, querida Ferye, que los lectores somos capaces de deducir eso. A pesar de que la disfruté, toda la parte en la que estamos en la Corte Primavera y hay que soportar a Tamlin fue la parte que menos me gustó. Después, cuando pasan cosas que no diré —pero qué satisfactorias son—, y volvemos a estar en nuestro lugar favorito de Prythian, todo es más y mejor ♥. Volver a la bellísima Velaris, reencontrarnos con los personajes que tanto se hicieron querer en el libro anterior... Ah, la empatía que sentí hacia Feyre en esos momentos fue brutal.

No voy a ahondar en la trama, porque la realidad es que pasa de todo. Hay mil idas y vueltas, preparaciones para la guerra, batallas... Me gustó un montón que la trama se tomara el tiempo de tratar más a los viejos y nuevos personajes y sus roles en la guerra, en la formación de alianzas y todas esas cuestiones. Quizás me pareció que la guerra en sí tardó mucho en aparecer y que hay demasiadas idas y vueltas, lo que me llevó a sentir el final como demasiado apresurado. Por otra parte, es un libro bien largo y gordo, así que entiendo que la autora no quisiera extenderse ahí, pero eso me hizo sentirlo poco equilibrado. Quizás hasta sentí, en alguna que otra ocasión, que hubo episodios muy largos exclusivamente puestos para probar un punto, que si bien era un punto importante, casi que se trataba de relleno. Y al dar todas esas vueltas, la trama perdía un poco el rumbo.

En definitiva, es una historia que se disfruta y que no deja de enganchar nunca. Todas esas escenas que podrían sentirse como relleno, igual eran emocionantes e intensas y las gocé muchísimo. Sobre todo una que me tuvo al borde del asiento. Yo les juro que tenía otro montón de cosas que hacer y leer y, sin embargo, de noche no podía evitar ponerme a leer este. Hasta falté a clase por no dormir después. Sí, ya sé, poco serio. Pero me gustó a ese nivel, y lo quiero aclarar porque el párrafo anterior me quedó demasiado negativo y nada que ver. Incluso volví a quedar con tremenda resaca literaria. Si bien no tan desastrosa como con el anterior, que me duró días de estar en la luna pensando en la historia, fue bastante importante. Y lo celebro.


Creo que de lo que más disfruté es de la evolución de Feyre. Porque sí, aunque ya venía de un aprendizaje tremendo en la novela anterior, acá sigue. No solo como persona y como mujer, algo de por sí complejo en la fantasía, sino como High Lady (no me acuerdo cómo estaba traducido esto en los libros) de la Corte Noche. Como líder y como guerrera. Verla con ganas de superarse a sí misma, de proteger a todos los que ama con todo lo que tiene... Es muy emocionante e inspirador. No se puede pedir más de una protagonista, la verdad. Me emocionó también como hermana; ya me parecía ejemplar y sacrificada, pero después de los eventos del final de ACOMAF, todo se vuelve mucho más entrañable y complicado a la vez. Las ganas de abrazarla, ni les explico. Y bueno, también agradecí el papel que jugaron Nesta y Elain, ya que estamos.

No es la única que evoluciona, la verdad. Vamos a aprender un montón de cosas sobre los demás personajes, sobre todo de los más cercanos. Más cosas que debo callarme spoiler como la revelación de Mor o algo que pasa entre Amren y cierto personaje secundarísimo spoiler. Sin embargo, hay algo que les puedo decir: este libro es una SHIPPING FEST. Me voy a recontra morder la lengua para no cagarle nada a nadie, pero hubo momentos en los que grité cosas como si fueran goles. Les juro por el Caldero. Igual mi OTP en esta saga es Feysand y eso lo disfruté como puerca también, pero en general es un libro que permite fangirlear a pleno. Sobre esto de shippear, agradecí un montón que hubiera un espacio dedicado en forma de conversación a aclararnos más sobre los mates (tampoco me fijé en cómo está traducido). Las dudas que tiene Feyre sobre este tema son todas muy válidas y súper útiles para que entendamos más cómo funciona la cuestión, que es de los detalles que no me convencían en el libro anterior.

Fuente
La ambientación vuelve a ser maravillosa. Dados ciertos hechos, vamos a conocer más sobre las otras cortes, incluso hay escenas en algunas de ellas. Mi favorita, por ahora, es spoiler la Corte Amanecer spoiler, que me dejó embobadísima con lo bella que es. También van a tener mucha más participación sus High Lords, obviamente, dado que se nos viene una guerra encima, ¿vieron? No quiero decir mucho porque justo las suyas son escenas interesantísimas e intensas. Pero en fin, la ambientación sigue siendo genial, conocemos más, todo es bello por este lado, al igual que con la prosa, que sigue la línea del libro anterior y que disfruté plenamente.

Quizás lo que no me convenció —y a la vez sí— demasiado es el final. Les voy a explicar por qué en el spoiler, pero para los que no quieran leerlo, les cuento a modo de resumen: creo que la autora quiso quedar bien con todos y a la vez ser dramática, por lo que dejé de creerle por momentos, y eso es grave. Si ahondamos en esto, spoiler me da la impresión de que quiso sorprendernos con posibles aliados y cosas, y no le salió. Es decir, en muchas ocasiones planta la semilla de cómo llegarían estos aliados, pero salvo algunos de ellos, los demás se me hicieron una especie de deus ex machina en la batalla final. Y creo que lo de Amren y Rhys, al final final, le quita valor a lo que sacrifican. Aun así, digo que me gustó porque no sé qué habría hecho con mi vida si las cosas no hubieran terminado así. No habría podido soportarlo spoiler. Salvo esto, quedé bastante  feliz cuando lo terminé, así que tomémoslo como un «puede y debe mejorar» y listo. Lo que más me complica es que spoiler esto nos dé una pista de cómo puede terminar su otra saga, dado que el final de ACOMAF y el de EoS son muy similare spoiler, pero eso ya es elucubrar demasiado.

En definitiva, es un libro que disfruté a tope. No pude parar de leerlo, a pesar de que habría deseado que no terminara nunca. Todos los aspectos negativos que hallo se ven opacados por mi alma fangirl que gozó hasta el momento más cursi. No podría decidir si me gusta más o menos o igual que el anterior —cualquiera de los dos me gusta más que el primero, igual, sin duda y por motivos súper obvios—. Lo que sí confirmé es que necesito hacer una relectura, eventualmente, de los tres juntos seguiditos, como con Trono de cristal. Tengo muchas ganas de recordar y redescubrir cosas, y a la vez notar esos indicios que tanto me gustó ver en la otra saga al releer. Otra cosa importante: aunque la historia de Feyre termine acá, sabemos que van a salir más libros y me parece GENIAL. Todavía no estoy preparada para despedirme de este mundo ni de estos personajes.

lunes, 5 de junio de 2017

Arena negra - Reseña

En una Europa sumida en la miseria que ha recobrado tradiciones clásicas como las luchas de gladiadores, Faith ha superado su entrenamiento en la escuela lanista y está empezando a despuntar por ser una de las pocas mujeres que sobreviven en un deporte dominado por hombres. Cuando la Federación la invita a participar en el famoso Torneo Crush, donde todos los combates se celebran a muerte, ella acepta con un único objetivo: sumar victorias para retornar a Asia y, así, vengarse del hombre que destruyó su vida.









Tuve el maravilloso placer de poder leer esta novela como lectora cero, y por eso quiero agradecer a Gema por su generosidad y confianza ♥. Antes de empezar hablé con ella para preguntarle qué tanto había cambiado esta versión publicada de la que leí yo, y como me aseguró que eran detalles menores, me sentí tranquila como para reseñar esta novela. Que, para ser clara, me gustó muchísimo.

Fuente
Es muy difícil hablar de una segunda parte sin spoilear, así que no me voy a entretener contando lo que sucede. Además, pasa de todo. El libro empieza donde nos deja la parte anterior, sin introducir demasiado —aunque ayuda a retomar, sí, no sale de la nada—. A partir de ese momento, con el Torneo Crush en el horizonte, Faith va a enfrentarse a peleas como nunca antes, con una clara meta en su mente: su libertad. Ese es uno de los dos grandes ejes entorno a los que se mueve esta historia. El otro, por supuesto, es la venganza. Y ahora, más que soñar con ella, las cosas empiezan a tomar fuerza. Creo, la verdad, que esto es todo lo que puedo decir sobre la trama sin cagar nada. Leer sin tener mucha idea de lo que iba a pasar fue un placer —y un suplicio, pero del bueno—. 


Para ser honesta, mi mayor expectativa respecto a este libro era que «solucionara» ciertos problemas que había notado en el primer libro. ¿Veredicto? Cumplido. Fue de las primeras cosas que noté, de hecho. Por eso y por más, me siento muy feliz de no haber dudado en darle la chance a esta novela. Esto va en especial para todos aquellos que andan dudosos sobre si leer Arena negra o no. Mi respuesta es: sí, apenas puedan.

Fuente
Otra de las cosas que más disfruté es el desarrollo y crecimiento que muestra Faith, nuestra protagonista. Después de todo lo vivido, era normal que se volviera una chica tan fría y decidida, con los objetivos claros y poca capacidad para expresar sus sentimientos. Pero esas cosas empiezan a cambiar y, sin dejar de ser ella, su capacidad emocional y sus planteos morales evolucionan. Me fue mucho más fácil empatizar con esta Faith, con la persona que se iba dejando ser página a página.

Además de eso, otro punto a favor es la relación que tiene con Teseo, algo que empezó a echar raíces en el primer libro. Spoiler Me encanta que no haya sido perfecta. Que se haya dado despacio, con tiempo para conocerse y quererse por confianza y respeto mutuo. Que cuando algo les hizo daño al punto de separarlos, esa decisión fuera crucial, que Faith fuera firme en lo que sentía. Que no haya tenido un final de cuento de hadas. Fue todo muy maduro y real y me hizo feliz, a pesar de sufrir un poquito spoiler. A pesar de todo esto, Teseo sigue sin gustarme mucho. Entiendo sus razones para ser como es, su backstory está muy bien creado, sí. Pero no me cae bien, qué le voy a hacer.

Para los que se lo estaban preguntando: sí, hay muchas escenas de peleas de gladiadores y toneladas de acción, pero también escenas profundamente introspectivas. Creo que el balance se maneja mejor en esta entrega y que no hay partes que se hagan más lentas ni otras demasiado rápidas. En especial, sobre la mitad de la novela, sentí tanta tensión que me dolía la panza. No sé de qué otra forma explicar lo mucho que disfruté y me metí en la historia. 

No puedo no decir esto: sufrí pila. Mucho, mucho. Pensé que Gema no iba a ser tan mala, que lo que estaba deduciendo en mi cerebro era demasiado, pero nop. Fue mala nomás. Así que vayan comprando pañuelitos, agárranse bien de sus asientos y prepárense para el shock emocional. Nada más les digo respecto a esto.

Fuente
En esta ocasión, la ambientación me hizo extremadamente feliz. Yo me había quejado antes de lo poco que se mencionaba al resto del mundo (es decir, todo lo que no sea Asia o Europa —o América como equivalente de Estados Unidos—), además de que concordaba un poco con eso de que parecía un desperdicio tener Asia futurista y no aprovecharla. Pues bien, acá viene Gema a taparnos la boca. A hablarnos de qué pasa en África, llevarnos a lugares como Brasil, Dubai o Singapur. Especialmente Singapur. Se nota que la autora estuvo allí, porque las descripciones... Quedé con ganas enormes de conocer ese país en la actualidad, así que miren, una cosa genial.

La prosa, en sí, no varía demasiado respecto a la primera parte. Seguimos teniendo esa voz de Faith tan madura, que narra en retrospectiva lo que sucedió —y por eso tanta gente piensa que Faith es demasiado madura para su edad, asumo yo—, que ahora además, con los momentos de introspección, podemos conocer más y mejor. Sigue siendo una narración ágil, ideal para las escenas de acción. Se me hizo fluida y fácil de leer, lo que mejora muchísimo la experiencia. 

Me parece que la conclusión es clara, pero vale la pena hacerla. Arena negra es una secuela más que a la altura de la primera parte, hasta me arriesgaría a decir que la supera. Acción, desarrollo de personajes y una ambientación fantástica. Yo qué sé, ¿en serio no le van a dar una chance?




///



📢 ¡Se viene una nueva lectura conjunta! La #LCFuego🔥, en la que vamos a leer la tercera parte de la saga Trono de cristal, de Sarah J. Maas. ¿Se unen? 💁