martes, 20 de septiembre de 2016

Especial de Martina Valiente


Martina tiene 12 años y se cree la persona más común del mundo. Sus padres acaban de separarse y tiene que adaptarse a una vida diferente en la vieja casa de la abuela Famke. Pero lo que Martina no sabe es que en la casa de la abuela se oculta la entrada a un nuevo mundo en el que vivirá intensas aventuras y desafíos. Enfrentando sus miedos, apoyándose en sus amigos y confiando en sí misma, Martina llegará mucho más lejos de lo que jamás imaginó.
Este es el especial del que les hablé allá por esta entrada, sobre una saga que marcó mi infancia y todo lo que vino después. Tenía montones de ganas de hablar de estos libros, pero la verdad es que no tengo idea de si se venden en algún otro lugar además de Uruguay. Así que, en vez de escribir reseñas que la mayoría va a ignorar por esos motivos, decidí agarrar esta entrada por otro lado.

Descubrí el primer libro mientras almorzaba, antes de ir a la escuela, porque hablaron de él en un programa para niños. Si no se murieron de la ternura con esto, no tienen corazón. Por supuesto, se lo pedí a mis padres y lo recibí como regalo de Reyes. Ese fue un muy buen verano, porque recuerdo que me regalaron otros dos libros que también amé: El mundo encantado de Ela y Los Cazaventura y el río escondido de la Amazonia. ¿Cuál fue la diferencia entre estos y Martina Valiente?

Nueva edición
Con Martina aprendí, por primera vez, que esas historias de fantasías y mundos secretos llenos de magia podían existir gracias a un autor uruguayo. Que una protagonista uruguaya podía llevar el peso de la trama, hablando de vos, como yo. El vínculo que tuve con estas historias fue mucho, mucho más fuerte que con otras, porque la sentí cercana, nueva, diferente. En un punto, también me llenó de certezas: yo también, siendo uruguaya, podía escribir fantasía. Se podía. Y sé que no soy la única que vivió Martina de esta manera.

Aunque en el primer libro Martina tiene doce años —y yo en ese entonces tenía once, así que era perfecto—, en el siguiente ya nos encontramos con una Martina de catorce. Para mí, con ya doce, era súper mayor. Además, también, más madura. Todo lo que una adolescente de catorce puede serlo, bueno. En fin. Si el primer libro me había maravillado, la oscuridad que se adivina en el segundo hizo que me enamorara por completo de Novrogod, el mundo en el que está ambientada la historia. Además, la trama es mucho más compleja y nos trae unos cuantos plot twists muy interesantes.
Fuente

Pero la reina de los plot twists es la tercera parte, que es un cierre increíble para la saga. Muy emotivo, muy intenso. Muy Martina

Esta saga tiene un mundo que, si bien puede parecer derivativo, con el paso de las páginas se va volviendo único. Novrogod y sus personajes toman vida, la historia nos va llevando de la mano hasta ese desenlace, ansiosos, sin querer que termine, porque a Martina y a los demás los vimos crecer, los vimos superar cada obstáculo y aprender de las inevitables heridas. Incluso da pena separarse de Voraz que, aunque parecía tan típico, resultó ser un villano de lo más interesante.

Esta entrada no solo cuenta mi experiencia con la saga, sino la de varias personas que conozco, que leyeron en distintos momentos de su vida y que, por algún motivo u otro, también tuvieron ganas de participar y dar su opinión. 


Pía, 22 años, lectora fan del autor

Con Pía, Federico Ivanier, Lumaga y Nazarena, de La Libélula
Por Matías Soboredo
Martina Valiente llegó a mi vida por primera vez en mi cumpleaños número 16. Había leído apenas dos libros de Fede Ivanier y ya estaba convencida de que cualquier cosa que leyera de él me iba a fascinar.

Lo de Martina fue diferente. A esa edad, con todas las cosas que un adolescente atraviesa, las ganas de irse a un mundo paralelo donde sos una heroína y pasan cosas increíbles es un sueño. Y más si la aventura implica enamorarse, pasar por innumerables peligros, olvidarse por un rato de la realidad y seguir un camino plagado de incertidumbres sobre el mañana.

Yo creo que al día de hoy, Martina sigue siendo la influencia literaria más significativa en mi vida, y una de las obras más atrapantes que he vivido en mi imaginación.


Claudia Córdoba, 24 años, escritora

Leer Martina Valiente como adulta es una experiencia que difícilmente pueda olvidar. Me llevó por lugares que no esperaba que me llevara, y no, no me refiero a Novrogod. Me refiero a que me llevó a mi infancia, o más bien a mi adolescencia. Me hizo pasar por momentos que había vivido de una u otra forma y me obligó a plantearme como doble lectora. Puedo asegurar, con mucha alegría, que es el primer libro dedicado a otro público que he podido leer tanto con ojos adultos como con ojos juveniles. Logré identificarme con cosas que aún hoy me toman por sorpresa y descubrí a una historia y un escritor que debería haber descubierto antes, mucho antes. Todas las grandes obras tienen errores, Martina Valiente no está exenta de ellos y algunos me entorpecieron bastante la lectura, pero puedo decir que es una serie redonda, con un final brillante, que termina como debe ser, como uno quiere que termine. Que termina y punto.

Me encanta el manejo de Ivanier de las relaciones humanas, especialmente en el último libro, al que considero el mejor de la saga. La mención de la sexualidad sin mencionarla explícitamente le agrega mucho a un libro que sin dudas podrá ser leído por una misma persona durante varias etapas de su vida. Es un escritor uruguayo y una lectura uruguaya; ¿Qué si la recomiendo? ¡Por supuesto! Es más, ya quiero leer las nuevas ediciones para ver qué hay nuevo o qué no hay nuevo... me intriga muchísimo. ¿Esa reacción no es suficiente como para atraerte a leerlo? Vamos, ven, pásate al lado Osc... de la Luz.



Stephanie, 22 años, coordinadora de #Clubdelectura.uy

Comencé a encaminarme de chica al amor por la lectura gracias a la literatura nacional. Muchos de los que leí son muy conocidos en este ámbito: Helen Velando, Ignacio Martínez, Roy Berocay, entre otros. Pero el autor que más me marcó fue Federico Ivanier, con su querida Martina Valiente. Estamos muy poco acostumbrados a los relatos de fantasía, siempre son de aventuras o de humor. En cambio este era diferente. Imaginar que viajabas a otro mundo, enfrentabas criaturas de la oscuridad y que eras «la elegida» (implicando eso que tenías poderes y otras cosas muy geniales). Es algo que no se había visto en el mercado uruguayo, menos para adolescentes.

Por eso creo que Martina Valiente es un libro que ha marcado una generación, hizo una diferencia contra lo monótono y común, abriendo las puertas a otro mundo que los escritores no tenían visto y dándole a los lectores un nuevo universo por explorar con cosas muy usuales de su cultura.


Luzco Lumaga, 27 años, dibujante y escritora

Fuente
Mi familia nunca fue mucho de leer, y hasta donde sabía yo a esa edad (la edad a la que comencé a escribir), la fantasía era cosa de los libros infantiles y algún día tendría que dejarla atrás. Pero entonces conocí a Harry Potter, que me demostró que el mundo podía seguir siendo mágico hasta cuando yo quisiera; y enseguida después conocí a Martina, que me enseñó que las aventuras y la magia no solo no se terminarían cuando creciera, sino que podían surgir del país en el que vivo. Martina Valiente se me cruzó en el momento justo y fue muy importante, porque seguramente con el tiempo habría podido encontrar a otros que me enseñaran lo mismo que Harry Potter, pero no habría encontrado a muchos más que me enseñaran lo que me enseñó Martina. Uruguay necesita mucha más literatura fantástica para adolescentes y adultos, pero por suerte los niños de aquella época ahora nos estamos encargando de eso, y algunos gracias a que esta historia nos renovó las ilusiones.






Santiago, 22 años, músico

¿Qué es, esencialmente, sino una recopilación ordenada de la visión esperanzada y a la vez realista del hombre, con base en su inconsciente colectivo, la fantasía heroica? La fantasía escapa a las poblaciones, a la historia y a los lugares. Esto claramente está desarrollado en esta trilogía, que comprende solo un fragmento de la vasta obra de Ivanier.

Martina Valiente tiende un puente conceptual entre nuestra cultura Sudamericana y un mundo socialmente comprendido con tintes europeos; este puente también está reflejado literalmente en la obra, con el planteamiento de la unión Montevideo-Novrogod. La obra, con sus defectos y virtudes, plantea eso mismo: la fantasía no es solamente Europea, aunque así lo pensemos inercialmente, quizás hace un poco menos de quinientos años.

Martina es una persona que, como cualquier héroe, tiene su vida personal, con sus problemas y dificultades; y a la vez, tiene su lugar, donde todos confían en ella para cumplir con el máximo cometido de una población sometida a un reino de terror.  Pero Martina no es cualquier heroína, Martina es Uruguaya, escucha a Buitres y seguramente cuando era niña jugó sobre una bici en las veredas montevideanas de nueve bloquecitos. Martina seguramente sintió, en algún momento, que pasaba desapercibida entre las calles quietas, tal vez adoquinadas, llenas de edificios intercalados con casas con reja y jardín, en algún domingo de algún año. Asimismo, existe otro sitio donde Martina llega a sentir también que es la única que puede poner las cosas en su lugar; donde es la única en la que confían, donde no es una adolescente más.

Quizás esta razón fue la que nos impulsó a mí y a la banda en la que estaba en ese momento, a contactarnos con Federico para intentar proyectar una Ópera Rock sobre el primer libro que abre la trilogía. Fantasía heroica con base en Montevideo; nada mal, ¿eh? Avanzamos bastante con ello pero, por asuntos internos de la banda, el proyecto no pudo ser. Era una apuesta difícil pero, a pesar de eso, siempre tuvimos la esperanza de que pudiera ser; siempre tuvimos la mente en un Novrogod donde el proyecto estuviera concluido. Nunca olvidemos que, como humanos, a Novrogod lo podemos tener a la vuelta de la esquina, y que Voraz está formado de, entre otras cosas, nuestro miedo a arriesgar, a caminar, a descubrir.

Y la fantasía funciona así, como la visión del hombre, con miedos y esperanzas, con tradiciones y transgresiones. Sí, claro, la fantasía nace del ser humano y con él, por eso forma parte de nuestro patrimonio cultural y universal, legado que quedará para siempre, alimentándose de, y dándole forma, a nuestra identidad.

///

Como podrán ver, Martina Valiente fue y es importante para muchos de nosotros, hayamos leído los libros de niños o de más grandes, y por eso tenía tantas ganas de compartirlos acá, en este blog que lee gente de otros países también. ¿Qué esperan para conocer a Martina?



—¿De qué te reís?
—¿Te acordás del acertijo?
—¿Cuál?
—Ese de los valientes.
—«Valiente no es quien ignora el miedo, sino quien lo conoce y...»
—Y...
—¿Y qué?
—Y lo enfrenta.

11 comentarios:

  1. Hola :)
    No conocía la saga, y no me llama la atención pero una reseña muy buena.
    Nos leemos
    Kiss for you

    ResponderEliminar
  2. Vaya... Es increíble lo mucho que han significado estos libros para vosotros. Tiene que ser bonito crecer con un personaje y un mundo tan fuertes, con la emoción de saber que cualquiera podría ser Martina. Que ella podría haber caminado por vuestras mismas calles. La historia de fantasía es llamativa, pero lo que más me llama la atención es el sentimiento que os despertó, el convencimiento de que algo realmente es posible. Qué genial esta influencia, y qué bonito que puedas tener los libros firmados y compartir la experiencia con otras personas que sintieron lo mismo que tú. Dale, Sofi, por Martina!! Espero una saga de fantasía escrita por ti, venga <3

    ResponderEliminar
  3. Hola! Me ha encantado conocer vuestra experiencia con estos libros. La verdad es que no los conocía y me ha gustado hacerlo :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hhola holaaaa!
    Qué interesante ajajajaja, quizás haga una entrada parecida.
    Me gustó mucho la historia y encima no los conocía!
    Besazos :D

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hhola holaaaa!
    Qué interesante ajajajaja, quizás haga una entrada parecida.
    Me gustó mucho la historia y encima no los conocía!
    Besazos :D

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    No conocía a la autora, pero leyendo lo que has escrito, creo que me animaré con alguno de sus libros.

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho y ojalá los consigas. Por cierto, es un autor, Federico Ivanier.
      Un besito.

      Eliminar
  7. Pero entonces, ¿los de asuntos internos también sabían que el mayordomo era el asesino? QUÉ FUERTE QUÉ FUERTE QUÉ FUERTE.

    P.D: Creo que es una de las entradas más bonitas que he leído. Me resulta súper tierno todo esto y además me da una envida sana muy grande. Debe ser precioso para el autor saber que ha influido tanto a tantos niños (o más adultos, da igual, a personas) y que hay generaciones que han crecido con su Martina y lo recuerdan tan bien. En serio, me parece un sentimiento precioso.
    Gran trabajo con esta RESEÑA.
    Loviu!

    ResponderEliminar
  8. ¡Holaa!
    La verdad es que este tipo de libros no me llaman demasiado, asi que por ahora no los voy a leer...
    Un besoo

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    No había escuchado sobre esta historia pero me imagino que es propia de tu país y de verdad que me parece adorable esta entrada, como ha influenciado de tan buena manera en los lectores de los libros, que la tengan en tan alta estima y le guarden los mejores recuerdos, es algo de admirar y de seguro el autor quedará conmovido con estas bellas palabras.
    Excelente entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    No conocía estos libros, gracias por tu reseña y por darlos a conocer.
    Besos.

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: