jueves, 23 de noviembre de 2017

Lugar imposible - Reseña

Mariana es una chica de catorce años que vive junto a su madre, sobrelleva la separación de sus padres y la pena por la muerte de su abuelo.
Con sus dos mejores amigos, Manuel y Javier, se ven envueltos en intensos y caóticos sucesos, causados por el momento político extremo que vive el país.
Lugar imposible narra diez días de vivencias que ponen a prueba los valores, las relaciones, las creencias… ¡la realidad











Fuente
Se hace muy duro escribir algo en un día tan difícil como hoy, pero este libro merece una reseña a la altura, así que voy a hacer un esfuerzo enorme para lograrlo. Perdón también por publicarla más tarde que de costumbre, pero sigo resfriada y con poca energía y eso me pasa factura en todos los ámbitos. Quiero agradecer a la editorial Lacrem Delacrem por confiar en mí para reseñar este libro; es una editorial nueva, con proyectos lindos y muchas ganas de crecer. Recomiendo que le presten atención, si pueden, porque me parece que este es solo el inicio de un montón de cosas buenas.

Tuve la oportunidad de conocer al autor en una presentación de su libro Vampirii en el #Clubdelectura.uy. Aunque no leí esa novela, esta otra fue llamando mi atención de a poco, y me alegra mucho de que así fuera.

Aunque empieza como una novela juvenil bastante normal y cotidiana, las cosas se van poniendo oscuras conforme avanza la trama. Quizás sea posible decir que en la primera mitad nos va preparando para la segunda, donde las cosas se complican de verdad. Lo cierto es que allí la historia se enfoca en Mariana, la protagonista, y en las circunstancias de su vida (la separación de sus padres, la muerte de su abuelo, la adolescencia en general), sumadas a una situación inestable en el país y a unos agujeros que aparecen y que no tienen explicación. Sin embargo, en la segunda tenemos el golpe, y todo se vuelve muy oscuro y mucho más difícil de procesar. Leí el libro bastante rápido, angustiada la mayor parte del tiempo, pero con ganas de saber. Y quizás debería haberme dado cuenta de que no era un libro de saber, de resolver misterios, sino de plantearnos preguntas. Al terminar de leer quedé un poco descolocada por esto, y hasta molesta, pero con un tiempo para mirarlo en retrospectiva, está bien. Entendí.

Fuente
No me parece casualidad que la primera parte esté narrada en tercera persona y sea más panorámica, mientras que la segunda, donde la angustia se asienta, esté narrada en primera persona, desde la perspectiva de Mariana. Mariana, tan adolescente y a la vez tan todos. Es fácil identificarse con ella, ver el mundo a través de sus ojos. Y si bien podemos entender cuándo se equivoca, porque también lo hace, la empatía no se diluye. A los demás personajes los vamos a ver también con su mirada, y aunque no están tan desarrollados como ella, hay figuras clave, como el abuelo, sus padres y sus dos mejores amigos

Hay una cuestión con la ambientación y es que no se dice nunca, pero se siente Uruguay. Un poco por la forma de hablar de los personajes, otro poco porque son cosas que uno sabe, si vive ahí. Pero no se dice, se juega con esa ambigüedad, así que contar esta historia quizás es más fácil, menos cargada, de esta manera. Pero no se omiten ciertas cosas. Se habla de una dictadura anterior, que la generación de los abuelos y padres de Mariana vivió y sufrió. Así que la historia de esta novela, el golpe y todo lo que trae, pega en lugares que para nosotros, los que ahora vivimos acá y no sufrimos esos años, son sensibles. Así como comentaba que Espejos.uy era una especie de cautionary tale sobre la crisis del 2002, esta novela lo es, a su modo, sobre la dictadura

Fuente
Elegí esta foto solo porque tiene
militares, no hay otro motivo
.
No tengo ni que detenerme en los horrores de una dictadura, porque la mayor parte de los hispanohablantes tenemos una aunque sea en nuestro pasado (colectivo, si no la vivimos), pero no está de más recordar, ¿verdad? Porque acá detienen a la gente que se manifiesta en contra, se la tortura, se la mata, se cortan los medios de comunicación y se tiene a la gente en una nube de ignorancia respecto a lo que pasa. De ignorancia y de miedo. Entonces, en esa atmósfera, ¿cómo van a seguir siendo adolescentes? ¿Cómo no van a tener que madurar de golpe? Mariana y sus amigos ya no pueden ser los que eran, y los golpes que reciben en esta segunda parte los llenan de una desesperanza que a mí me parte en pedazos.

Fuente
Entonces, tengo mi propia teoría sobre los agujeros negros. Dado que obtener una respuesta clara está descartado, y se entiende que es la intención del autor en esta obra, voy a sacar mis conclusiones. Porque para mí los agujeros estos representan muchas cosas, entre ellas, la ausencia. La ausencia de respuestas y claridad sobre lo que pasa, de las personas que faltan. La posibilidad de desaparecer. De que pasen cosas y vengan esos hombres de gris a «limpiarlo», como si así no pasara nada. La indiferencia de los adultos, su incapacidad para ver lo que sucede. Si bien la historia, desde Mariana, trata estos agujeros como algo real, bien podrían no serlo. Aunque en realidad no importa, no es el punto. Estos agujeros que se llevan todo a su paso encierran violencia y angustia, y el final de la novela, para mí, es más que lo que leemos de forma literal. Es el producto de toda esta situación horrible, que es imposible de resolver desde el lugar de Mariana o sus seres queridos.

Así que sí, recomiendo esta novela, porque más allá de que en sí es entretenida, se lee fácilmente y todo eso que uno suele buscar en un libro, tiene una historia fuerte, potente, con un trasfondo demoledor. Porque no hay que olvidar, porque no hay que permitir que algunas cosas vuelvan a suceder. Me alegra muchísimo que esta editorial se la haya jugado por una novela que pisa tan fuerte. Los insto a leerla.


15 comentarios:

  1. ¡Buenas tardes!

    Interesante la reseña, quedé con ganas de leer el libro.

    Considero que no es antojadiza la elección del nombre «Mariana» para la protagonista. Escuché que en los últimos años 80 se veían carteles por todo Montevideo con la leyenda «¿Dónde está Mariana?», una niña apropiada por los milicos de nuestra última dictadura. Incluso una de mis exes se llama así por esa Mariana y por esos carteles. Hay otra referencia a ese nombre en la canción «Angelitos», del ya fallecido José Carbajal, El Sabalero. Para escuchar y sentir: https://youtu.be/OfLUzp88EPc

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aporte, Albanito ♥. Suma mucho a la reseña.
      Un besote!

      Eliminar
    2. Mariana es Zaffaroni, felizmente recuperó su identidad en 1993 http://www.lr21.com.uy/comunidad/1243007-mariana-zaffaroni-hija-desaparecidos-argentina-busca-hermano

      Eliminar
  2. ¡Holis! TREMENDA RESEÑA TE QUEDÓ. Comparto mucho lo de los aujeros negros, "Porque para mí los agujeros estos representan muchas cosas, entre ellas, la ausencia. La ausencia de respuestas" MUY SÍ. Y eso que pusiste del final me parece interesante... ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Sof :)
    Ay qué lástima la noticia de la niña que enlazaste, se me quedó mal cuerpo :(
    Y además, tu reseña también me deja con sabor agridulce porque es de estos libros que me da penita que no estén publicados en ambos lados :S Me encantaría leerlo, tiene todo ese misterio y me parece que no he leído nada parecido... Pero me da que al ser una editorial tan nueva será difícil que llegue por aquí (?)
    Una reseña estupenda, me encanta que no cuentes casi nada y me entren tantas ganas de descubrirlo yo <3
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Sofi! Estaba indeciso entre leer esta reseña o no, porque todavía tengo que terminar el libro y reseñarlo, pero leí y me encantó lo que dijiste. Concuerdo contigo en muchas cosas, y me encanta que Lacrem haya apostado por una novela tan fuerte, es buena señal sobre lo que se viene con esta nueva editorial.
    ¡Beso! :)

    ResponderEliminar
  5. Hola! Es un libro que no conocía hasta ahora y que me gustaría mucho leer. Estaré atenta por si llega por aquí, a ver si hay suerte :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola! Buenísima la reseña. Me dieron ganas de leer el libro.
    Que andes bien, saludo!

    ResponderEliminar
  7. Hola! Buenísima la reseña. Me dieron ganas de leer el libro.
    Que andes bien, saludo!

    ResponderEliminar
  8. No sé si sería un libro para mí porque me ponen triste este tipo d ehistorias, pero gracias por la reseña :)
    Un beso, nos leemos.

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa! Están siendo unos días de mierda en todos los sentidos, andamos mal de salud, pero esto que estamos viviendo me ha llevado a llorar de la impotencia.
    De la reseña te quedó tremebunda! me gustan este tipo de historias que nos llevan a la reflexión y probablemente le de una oportunidad.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Holaa, qué padre que te haya gustado la historia, que te haya dejado reflexionando que probablemente era lo que buscaba el autor, y sí que los hispanohablantes sabemos de dictaduras, sino de nosotros mismos, de nuevos vecinos :( Aquí quizás recordar no es volver a vivir, recordar es aprender.
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
  11. Hola.

    Pues la verdad es que me llama muchísimo y me alegra ver que hay editoriales todavía que abren sus puertas dando la oportunidad a nuevos libros, lo que pasa que no se si este está en España, pero me lo apunto igualmente por si distribuyen el día de mañana por aquí.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Sofía! me encantó tu reseña, tu interpretación de los pozos también. Es un libro aparentemente "inofensivo" pero si removemos las "cascarita" se revela la herida.
    No hay que olvidar, claro que no. Me provoca terror cuando entro a un grupo de primero de bachillerato y no saben cuándo fue ni qué pasó en esa época. El que olvida tiende a repetir el error.
    Me gustó mucho la canción de Serú Girán para concluir, abrazo. Nos leemos.

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: