jueves, 8 de febrero de 2018

Jueves de entrevistas: Andrea Prieto Pérez

¡Hola a todos! En esta entrevista del mes de febrero le toca hablar a una autora que me encandiló cuando tuve ocasión de leerla: Andrea Prieto Pérez.

Proveniente de Galicia (1991), es licenciada en Medicina, publicó Las cenizas que quedan con Escarlata Ediciones en 2016 y autopublicó Yo maté a Eugene Foster en 2017. Es miembro de la web de «ciencia ficción, fantasía y terror en femenino» La Nave Invisible y tiene un blog en el que habla de lo que hace. Además, ha publicado relatos en varias antologías.

¡Empecemos!







¿Cómo empezaste a escribir ficción?

Quería ser como Jo, la de Mujercitas. La primera historia que escribí, cuando era un piojo, era sobre un gato al que adoptaba una familia. La siguiente sobre el ratón de la Navidad, que era el verdadero ayudante de Papá Noel. Las escribí en folios, con letra de enana, y les hacía dibujos para regalárselas luego a mis padres o a mi hermana. Era un encanto de cría, está claro. Creo que nunca dejé de escribir desde ahí: folios, libretas enanas, libretas cada vez más grandes, en el bloc de notas del ordenador, y luego en el Word… Y hasta aquí.


¿Qué géneros te atrae más escribir y por qué?

¡Fantasía y ciencia ficción! ¡Con ese entusiasmo! Me parecen muy divertidos, muy interesantes y muy inspiradores en general. Me encantan las posibilidades que ofrecen en todos los sentidos y el estímulo que supone crear en ese ámbito. 
Puedes hacer lo que quieras pero no puedes hacer lo que quieras. O sí. Tú lo decides un poco cuando te enfrentas a la fantasía, porque se supone que puedes poner reglas o no poner ninguna. Pasa lo mismo con la ciencia ficción: se supone que, en cierto modo, es más rígida, pero al final puedes usar los trucos que quieras para justificar tu mundo de una forma coherente y el futuro tiene millones de millones de posibilidades. Ya ni contamos lo que pasa si mezclas las dos cosas. Eso hace que le tengas que dar unas cuantas vueltas a una idea, lo vuelve interesante. Por no mencionar que a lo mejor puedes coger el mundo real y darle el baño de color que siempre te ha gustado, para que de esa forma salga algo completamente diferente… No sé, es muy estimulante en cierto modo, ¿no? 


¿Tenés pensado probar escribir otros géneros literarios en algún momento?

A estas alturas tengo la sensación de que he probado de casi todo… Suelo escribir fantasía y ciencia ficción porque, como digo por ahí arriba, me parece lo más divertido, es lo que más me gusta y me entretiene tanto en el proceso de creación de la ambientación o de personajes, como después el de escritura en sí, pero ya tengo novelas de otros géneros por ahí pululando. Tengo varias novelas que son realistas, alguna hay por ahí más de realismo mágico y un par, dentro de la fantasía o la ciencia ficción, con más de misterio. ¡Y una de «adivina quién mató hasta al apuntador»! Un par que yo considero románticas… 
Escribir es muy divertido en general, hay que probar de todo. Creo que a lo que me atrevo menos (o nada) es a la histórica, por miedo a la documentación (y que no me atrae más de la cuenta) y también al terror porque, básicamente, el miedo me da miedo y vivo sola: no puedo permitirme tenerle miedo a los pasillos oscuros…


¿Qué podés contarnos de las diferentes formas de publicar que has elegido para tus obras?

Pues que las dos válidas, supongo. Es la parte fácil y creo que es algo que hay que decir también, aunque me parece que cada vez se juzga menos la autopublicación: hay cosas buenísimas que salen de ahí. Del mismo modo que las hay buenísimas de las editoriales, desde luego. Creo que la publicación tradicional está muy bien, evidentemente, pero es cierto que la otra vía también te permite llegar a la gente que, al final, es lo que un escritor quiere.


¿En qué cambió tu vida publicar de forma tradicional? ¿Qué aprendizaje trajo esta experiencia?

Escribí en el blog hace no demasiado sobre ello porque, por un lado, no creo que nada haya cambiado realmente. Sigo escribiendo lo que quiero, cuando quiero, de la manera que quiero, que es lo que me hace feliz y lo que realmente me gusta. Sigo convencida de que eso es lo correcto. Pero también creo que hay muchas cosas que han cambiado: he descubierto que sí que quiero publicar o, más que publicar, quiero que me lean (por eso he empezado a subir la trilogía de Yo maté a Eugene Foster a Lektu), porque eso también está bien. Más que bien. Hay muchas más personas de mi vida que saben que escribo, porque ahora es más difícil ocultarlo, y estoy a gusto con ello, porque es una parte de mí… Y en general he tomado la decisión de intentar mostrar todo eso, seguir adelante. Publicar con Escarlata Ediciones ha sido, en general, muy guay. No es solo que me diera la oportunidad de aclarar esas ideas, también me lo pasé muy bien en el proceso de editing. Pensé que iba a aborrecerlo y aprendí un montón, me enganché a mi propia historia y, eso, me lo pasé genial. Así que creo que he aprendido mucho sobre escritura en general y sobre la mía en particular.


Has comentado que sos una autora muy prolífica; ¿cuáles son las claves para escribir mucho o rápido, para vos?

El asunto era mucho más fácil cuando estudiaba, así que la clave es no trabajar. Eso es todo.
Pero ya un poco más en serio, creo que lo importante es coger un hábito. He hablado alguna vez de lo mucho que me gusta el NaNoWriMo porque a mí me sirvió para retomar un ritmo de escritura que había perdido por completo con el inicio de la universidad, volver a encontrar el tono y los personajes y, en general, redescubrir que me encantaban escribir. 
Es por esa reflexión que me lo planteé en serio: si hay algo que te gusta, tienes que esforzarte y mejorar. Lo que se puede hacer para mejorar es practicar, practicar y practicar y después practicar más. Así que por todo eso (claro que también está el «si te gusta, hazlo cuando puedas») empecé a escribir todos los días hasta que se convirtió en un hábito indispensable. Si hay un día que, estando en casa, no escribo, me siento rara. Algo me ha faltado para que el día termine como debería. Y es tanto la clave como la lectura bonita que le saco a todo el esfuerzo invertido (no vamos a mentir tampoco, hacerlo cuesta mucho). 
Otra táctica que uso es la de marcar metas de palabras y hasta que las alcance no me pongo una serie/ceno/hago el vago. Es una manera de motivarse y, al mismo tiempo, tener una recompensa por el trabajo duro. 


¿Cuál es tu proceso de escritura y qué aspectos tienen más importancia al trabajar en las historias?

Creo que ha ido cambiando con el paso del tiempo e incluso cambia de una historia a otra. Al principio siempre me centraba mucho en los personajes, y el resto del contexto me daba bastante más igual. Tenía que sostenerse, claro, y la trama tenía que ser decente, pero todo era una excusa para hablar de personajes y que estos interaccionaran. Después, empecé a trabajar más en las ambientaciones, porque por personajes muy guays que tuviera, me pareció que no estaba usando todo su potencial, ya que ese fondo que tenían no brillaba. O no los hacía brillar. Así que dejé un poco más a un lado ese trabajo con personajes y empecé a darle vueltas a la ambientación como lo principal. 
Ahora mismo me parece que he encontrado cierto equilibrio. Cuando me planteo una nueva historia, tengo un esbozo de los personajes, pero trabajo la ambientación sobre todo y luego los coloco a ellos, para que se adapten bien… Por ahora esos dos puntos son los que más me llaman y suelen ser los que más trabajo. 
En cuanto al proceso en sí… Le doy vueltas a una idea mientras aún estoy con otra, hago notas y pequeños esquemas en una libreta, y luego me pongo a escribir. No me paso meses detallándolo todo, más bien unos días; ni tampoco tengo que tenerlo todo enlazado, soy más de brújula aunque sí me gusta tener guiones de los capítulos. En general, podemos decir que no me complico demasiado la vida.


¿Qué tipo de personajes elegís crear para tus historias?

Pregunta difícil porque no tengo ni idea, la verdad. No creo que elija ninguno en concreto, normalmente aparece un perfil u otro y simplemente dejo que se vaya acoplando a mi cabeza, que se empape de la ambientación en la que estoy pensando y que coja forma. Otras veces, la ambientación se construye en base a ese personaje. Pero no creo que haya algo específico en ellos. 
Sí que es verdad que me di cuenta no hace mucho (que es lo que tiene estar aprendiendo y del equipo de La nave invisible, en concreto, nunca dejo de aprender) que tenía menos personajes femeninos que masculinos, así que he intentado darle un giro consciente a eso. Por lo que quizá una respuesta aquí pueda ser que ahora estoy eligiendo personajes de mujeres, historias con mujeres de todo tipo.


¿En qué estás trabajando y cuáles son tus proyectos a futuro, si nos podés contar?

Pues acabo de terminar una novela corta de fantasía urbana, así que justo estoy respondiendo esto en los días de pausa que me dejo de terminar una a ponerme con la siguiente historia. Pero para este cuatrimestre tenía planeadas muchas cosas… Una secuela usando una ambientación que, en sus comienzos, era para una bilogía pero que ahora está acompañada por otras tres novelas más tipo secuela; una historia de ciencia ficción que lleva un año dando vueltas por mi cabeza y que creo que ya es hora de sacar, y probablemente terminar la tercera novela del universo C. Entre medias, siempre caen relatos, pero esos son aleatorios y hacen lo que quieren, así que podemos decir que de aquí a abril hay esos tres proyectos. 


Si tuvieras que elegir una de tus novelas para vivir en ella, ¿cuál sería?

Ninguna. Todo al final se desmorona por alguna parte, si uno se fija bien, y preferiría evitarlo. No sé, tampoco es que esté a disgusto por aquí; no hay nadie cabrón pretendiendo que un dragón me coma. 
Por ahora.


¿Cuáles son tus mayores influencias literarias? ¿Qué autores recomendás?

Uff. No sé qué decir. No creo que haya una influencia clara. Hay épocas en las que digo «jo, mola esta tía, yo también quiero escribir sobre vampiros acuáticos» y otras en las que estoy más como «hala, esta mujer es genial, ojalá pudiera escribir con esa calidez». Así que pruebo a versionar a otros vampiros y a escribir de forma más cálida. Me pasa con películas, me pasa con series… Si algo me inspira, me da ideas, me basta como influencia. 
En cuanto a recomendaciones… ¿Puedo decir que se puede ir a la web de La nave invisible y encontrar allí todas las que se quieran? Pero si tengo alguna en concreto: Lola Robles, Holly Black, Melina Marchetta, Paz Alonso, Shirley Jackson, Robin Hobb, Kelly Sue DeConnick, Maggie Stiefvater... Y Patrick Ness. 


¿Qué buscás al leer un libro?

Desde que tengo poquito tiempo para leer, muchas veces solo pido una historia que me entretenga. Si tiene un universo bien construido, con personajes decentes (sobre todo personajes mujeres decentes) mejor que mejor. Pero quiero pasar un buen rato, eso es lo principal. 


¿Cuáles te parece que son los desafíos del panorama editorial actual al escribir los géneros que escribís vos?

Creo que se está hablando mucho de (parte de) esto y se tiene que hablar todavía más, pero no sé si todo lo que pueda decir yo aquí será suficiente o le hará justicia a la realidad. La brecha de género es evidente por todas partes, se pueden ver las iniciativas que intentan apoyar a las autoras, lo necesarias que resultan y lo que escaman por ahí todavía (por algo será): si eres mujer y vas a escribir lo que sea, seguro que hay un tío que lo escribe mejor que tú. ¿Fantasía donde los personajes son seres humanos que sienten y padecen? Ay, mujer tenías que ser, qué cursi, la fantasía es de matar cosas y clavar más cosas en agujeros, sin sentimientos, todo muy macho. ¿Que en tu historia de ciencia ficción no hay de eso? Ay, mujer tenías que ser, que no sabes que hay que darle a todo un toque más sentimental, que si no parece que no es de verdad, fíjate en Fulano. 
No sé, a las mujeres se las ha encasillado en ciertos géneros, pero después tampoco es que sean las referentes en ellos; y parece que solo se pueden hacer bien ciertas cosas, y tampoco nos pasemos y se no vaya a subir a la cabeza, en las que no destaquen o que puedan ser juzgadas como «chorradas», véase los prejuicios ridículos y absurdos hacia la literatura juvenil. Así que ¿las dificultades? Pues muchas, creo yo: desde el síndrome del impostor, de no ser suficiente, hasta que el hecho de ser juzgada por un patrón diferente. Pero son las mías y son las de todas, básicamente. Por suerte, hay mucha gente luchando por ello, así que la fe hace pensar que quizá toda esta respuesta cambie dentro de no mucho.


¿En qué afecta a tu literatura la carrera que decidiste estudiar y tu trabajo actual?

Uy. En un principio siempre estuve convencida de que la Medicina no hacía más que enriquecer mi perspectiva de muchas cosas. Tenía la posibilidad de adquirir mucho conocimiento, lo que suena muy pedante pero es verdad, y quizá utilizarlo de algún modo en mi provecho más allá de para mi trabajo. Es verdad que la idea es muy bonita y, aunque es cierta, tiene sus cosillas. La carrera de Medicina es larga como un día sin pan y bastante dura en algún momento, pero creo que me permitió trabajar bien en lo que quería escribir. Opino lo mismo con mi trabajo como médico (o como residente de Psiquiatría): la perspectiva de se amplia. Para la ciencia ficción es genial saber cómo funciona un hospital, qué va fatal en el sistema y las posibles derivaciones (catastróficas) que eso provocará. (Luego siempre puedes describir cosas asquerosas si te da la gana, por supuesto.)
También creo que me da la oportunidad de presentar en lo que escribo trastornos mentales, con la intención de que sean aceptados con normalidad a lo largo de las páginas. 
No todo es maravilloso, claro, ni mucho menos. Mi trabajo requiere mucho tiempo, mucha dedicación, así que es complicado robarle unas horas para dárselo a la escritura. Y me fijo un montón cuando leo en cosas médicas que no cuadran y me ponen súper nerviosa, pero eso ya es defecto del animal.


¿Qué le dirías a aquellos que quieren animarse a escribir o publicar?

Hazlo, ¿por qué no? Si hay gente que lo intenta, tú también te lo puedes currar e intentarlo. Si te gusta y es lo que quieres, a por ello. Escribe, y escribe mucho; piensa que nadie va a escribir tu historia mejor que tú mismo, y simplemente escríbela. Publícala después si quieres, o no lo hagas si no quieres. No publicar no es ninguna clase de fracaso. Y hacerlo del modo en que tú te sientas más a gusto, tradicional o no, tampoco.

10 comentarios:

  1. Hola :D
    Ay, qué bonita entrevista. De nuevo, no conocía a esta autora pero con ese libro :o me encanta la fantasía es de mis géneros favoritos, así que le echaré un ojo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola! De ella he leído Las cenizas que quedan de ella y la verdad es que para no ser demasiado de mi estilo me gustó bastante. Me ha encantado saber como empezó a escribir y sus primeras historias cuando era pequeña, jejeje. Genial la entrevista :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola :)
    La verdad es que no conocía a la escritora, puede que me anime con su libro "Las cenizas que quedan".
    Nos leemos
    Kiss for you

    ResponderEliminar
  4. Hola.
    Hace tiempo que me apunté Las cenizas que quedan y la verdad es que mi curiosidad ha aumentado, no se como pero en las entrevistas más o menos se puede apreciar si me cae bien o no según sus respuestas, y ella me encanta.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. Holaa, qué padre entrevista, ha sido un gusto leer a la autora, uff, me suena un montón la portada, como que la he visto antes y se ve muy bien la historia, además la fantasía es de las cosas que más me gustan y la medicina siempre me ha dado curiosidad, en fin, mucho éxito :D
    ¡Beesitos! :3

    ResponderEliminar
  6. ¡Muy buena entrevista! Andrea no para, y se nota que disfruta lo que hace. Me ha gustado su sentido del humor, por cierto. Le deseo mucha suerte.
    ¡Un abrazote, linda!��

    ResponderEliminar
  7. No conozco la obra, pero agradezco la reseña :D

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  8. ¡Holita Sof! Me maravilla ver que no todo el mundo puede dedicarse profesionalmente a la escritura y siempre me choca vez que l@s autor@s tienen otros trabajos, nada menos que psiquiatra en este caso O.o (que no digo que escribir por hobby y publicar de vez en cuando tampoco es mala opción XD)
    Andrea se ha explayado muchísimo en las respuestas, y me encantan sus reflexiones ;)
    ¡Besitos a las dos!

    ResponderEliminar
  9. hola! un gusto leer tu entrevista, gracias! saludosbuhos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    ¿Te parece normal que siga a esta chica desde hace más de un año, que tenga su libro de Escarlata, y que pensara que se llamaba Pérez Prieto y no al revés? XDDDD He tenido que ir a la estantería a comprobar que lo hubieses escrito bien tú y me he quedado loca jajajja Aunque todavía no la he leído, me apetece muchísimo hacerlo, y aunque ya la "conocía" un poco por redes, ha sido genial poder conocer más aspectos sobre su proceso de escritura en general.
    ¡Besitos sonámbulos! ⭐🌙

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: