jueves, 11 de octubre de 2018

Domori + Bajo la piel de la ciudad - Doble reseña

Los domori llevan mucho tiempo en guerra contra las abejas. Las vidas perdidas no pueden ni deben ser olvidadas. Es necesario hacer valer la justicia, que ardan sus colmenas, su ciudad, que no quede rastro del enemigo. Luna Roja es una guerrera dispuesta a todo por vengar a su pueblo, pero el destino le depara otra suerte. ¿Le han contado toda la verdad? ¿Será capaz de descubrir su propia identidad? ¿Qué significa verdaderamente ser una domori?










Me da mucha vergüenza haber tardado tanto en leer estos libros. A fines del año pasado gané un sorteo en Twitter en el que el premio era el catálogo completo hasta el momento, en digital, y fui muy feliz. La vida hizo que tuviera menos tiempo para leer en digital, pero apenas pude ponerle remedio me dediqué leer. Qué acierto.

Hacía muchísimo que quería leer a Sofía Rhei, así que tener la oportunidad de empezar con Domori me entusiasmaba especialmente. Lo leí entre viajes de ómnibus, horas muertas antes de entrar a clase y ese tipo de cosas. El libro hizo que ese entorno desapareciera y solo existiera el mundo que plantea la autora, un futuro en el que las personas son de colores y tienen vulas, las abejas son el enemigo y, así, todo es bastante diferente. Luna Roja es nuestra protagonista, una domori que pelea contra las letales abejas, pero termina en un lugar desconocido, sin vulas y ahora de color blanco. Hasta acá puedo contar sin arruinarles la historia.

Vi algunos comentarios que decían que sienten que el mundo creado se desaprovecha un poco al ser tan corta la historia. A mí me parece que no. Es decir, sí sentí ganas de conocer más, pero me da la sensación de que pesa más el arco de Luna Roja, su inicio como guerrera, el proceso que sufre y quién es al final. De hecho, todo el libro trata esto: qué somos, quiénes somos, que son dos cosas diferentes, además. ¿Qué es lo que hace que seamos quienes somos? Dadas las circunstancias en la novela, que es lo que no les quiero contar, esto se vuelve muy perturbador e inquietante.

También me gustaron mucho dos cosas: lo natural que es la sexualidad, que muchas veces es tabú, y lo cercana que es la muerte. Ambas cosas están tan cercas que parecen complementarias, aunque no sé si esto ya no es hilar demasiado fino. En definitiva, se vuelven cosas cotidianas, y me parece que eso pega mucho con la atmósfera de la novela.

Sin olvidar mencionar la prosa impecable de la autora, es una novela corta que disfruté mucho, que me llenó de inquietudes y que recomiendo montones. Sin duda voy a querer volver a leer a Sofía Rhei, apenas me sea posible.



Dédalo. La gran Corporación de Arealevo, mercadeando ilegalmente con la promesa de la Segunda Juventud, en la única y corrupta urbe de Tau Ceti e. Dédalo. Wes Marino, periodista convertido en investigador, no puede sacarse el nombre de la cabeza. Y pronto descubrirá que no es lo único que pudre las calles. Víctimas silenciadas, halladas en estaciones de teletransporte, un estado que ha llevado el transhumanismo hasta límites insospechados; y una pregunta girando en una espiral eterna: ¿qué significa en realidad ser humano?










Esta fue la segunda que leí, y la terminé en una noche fría de invierno, en un 104. Ambientación perfecta, para qué mentir. Vi por ahí que a alguien le hizo acordar a Cowboy Bebop, y bueno, no pude más que imaginarme todo con esa estética (un gol).

La verdad es que amo las historias así, de misterio y acción, en ambientaciones futuristas. Gobiernos corruptos, corporaciones haciendo cosas raras en humanos, muertes que no se explican y que algunos no quieren que salgan a la luz... Ah, todo lo que amo. No había dónde fallar. Si bien no es una historia que invite tanto a la reflexión como la anterior, pone en cuestión muchas de las ambiciones humanas y los límites que tenemos para lograr esos objetivos.

Nuestro protagonista es Wes Marino, un periodista más interesado en descubrir la verdad y sacarla a la luz que en mantener su puesto de trabajo. Algo torpe, escapa del estereotipo de tipo duro y se nos presenta como un joven bastante entrañable. Junto a él, Juárez, una mercenaria seria y letal que Wes necesita para llevar a cabo sus investigaciones. Este personaje me encantó. Es reservada, sabe lo que hace y esconde un pasado muy interesante. Necesito saber más sobre ella.

Amé la ambientación, como es obvio. Un futuro en el que la humanidad ya no vive en la Tierra, sino que se mudó a otros planetas. Hay otra tecnología, se exploran los límites de nuestros cuerpos, y aun así no se siente súper avanzado, sino muy cercano. Me parece fascinante y necesito saber más.

Es cierto que es una primera parte, y por lo tanto no todo se resuelve y no es un final «satisfactorio» en ese sentido. Tampoco terminamos de conocer a los personajes, que está bien si la historia continúa. Así que vayan con eso en mente y no esperen un final cerrado o que les cuenten todo de una. Parece ser el inicio de algo mucho más complejo.



¿Conocían a esta editorial o a estas autoras? Les voy a estar trayendo más reseñas como esta, así que apróntense. Y lean, obvio.

4 comentarios:

  1. Hola Sofi! No conocía a las autoras; pero el primero me ha llamado más la atención. Me intriga el mundo que plantea. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    La verdad es que no conocía estos libros, pero también es cierto que me han llamado mucho la atención.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola Sofi. No conocía a las autoras pero sus libros me resultaron de lo más interesante, sobre todo el segundo hace mucho que no leo nada ciberpunk.
    Saludos, nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Aaaah! Cerbero! Tengo demasiado pendiente los libros de esta editorial. Estos libros pequeños y de géneros tan variados me parecen geniales.

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: