miércoles, 24 de junio de 2020

Recomendaciones de invierno



Parece mentira, pero ya estamos en invierno. No sé a ustedes, pero aunque amo que haga frío, estos meses son los que más me cuesta transitar. Sobre todo con la incertidumbre reinante. Por eso, y aunque puede que muchos sigan con cierto bloqueo respecto a la lectura, quiero traer alguns días ideales para sobrellevar un poquito esta temporada. Libros que transcurren en invierno o que son una llamita entre tanto frío, o que son las dos cosas. Pasemos a ellos:



Nada como la prosa de Clara Cortés para sentir un montón y quedarnos con el pecho apretado pero calentito. Esta novela —que puede leerse tanto de forma independiente como secuela de Al final de la calle 118—, nos cuenta la historia de Ignasi y María que, como dice la sinopsis, estaban destinados a despedirse desde el principio. La de ellos es una historia muy intensa, sobre todo porque son personajes muy intensos. Así que si buscan una historia muy cargada de emociones, con una prosa que deja sin aire y, además, ilustraciones preciosas, este es el libro que quieren que los acompañe durante el invierno.



Laura Gallego es una escritora que no necesita presentación, pero a veces me da la impresión de que la gente se olvida de esta novela. Es que es bastante distinta al resto de la obra de la autora, y bastante distinta en general. No tengo fresca su lectura, dado que lo leí hace años, pero es una historia que me quedó mucho en la cabeza (sospecho que porque La reina de las nieves es de mis cuentos favoritos, y se nota la inspiración aunque vaya por otro lado). Bipa, nuestra protagonista, va en busca de Aer, su mejor amigo, quien se va de su hogar para encontrar a la Emperatriz, que le produce fascinación. Toda la novela es el viaje de Bipa por este mundo tan peculiar. Recuerdo que la prosa y la ambientación me resultaron muy interesantes, así que si tienen ganas de conocer las tierras invernales de una historia de fantasía algo diferente, es por acá.



Esta novela de Laia Soler también podría leerse tanto de forma independiente como secuela de Nosotros después de las doce, que es un libro que recomendé en verano. También es una novela con mayor profundidad emocional, puede que incluso más lenta —en el buen sentido— y algo más triste. Una lectura con cierta melancolía, ideal para esos días fríos en los que queremos leer algo que nos toque el corazoncito. En este libro, la protagonista es Erin, una chica que siente mucho y se guarda todavía más. Insatisfecha con su vida, después de renunciar a unos estudios que eran el orgullo de su familia y de buscar trabajos que no la llenan, duda de ser realmente capaz de salir adelante. La novela toca estos temas y varios otros, todos con mucho cuidado y de forma muy sentida. Además, la ambientación es espléndida, como en el primer libro. Valira es un lugar mágico que vale la pena visitar en invierno también.



Seguimos con los libros que pueden leerse de forma independiente aunque son parte de una serie: este es el tercero de la saga de Las siete hermanas, de Lucinda Riley. Este libro nos cuenta la historia de Star, la tercera hermana, que es la más introvertida y tímida de todas, tal vez una sombra de su hermana CeCe, de quien no se separa. Sin embargo, tras la muerte de su padre adoptivo, las cosas empiezan a cambiar. Y sin entrar en demasiados detalles, recomiendo esta historia para el invierno por los elementos que contiene y por la sensación de calidez que da leerla. En los capítulos de Star tenemos una librería de usados, una casa antigua, vínculos nuevos. En los capítulos de Flora, que podría ser una antepasada de Star y además es un personaje que me gustó mucho, nos vamos a la Inglaterra de principios del siglo XX. Y aparece Beatrix Potter. Qué más decirles. Toda esta saga vale mucho la pena, pero este es mi favorito y pueden leerlo así, solito, como la preciosidad que es.



Para cerrar las recomendaciones, les dejo una novela muy especial, de la preciosa Paula Gallego. Otra autora con una prosa bellísima, capaz de despertar un montón de emociones. En este caso, la novela está ambientada durante la Segunda Guerra Mundial, y seguimos el camino de tres hermanos que intentan escapar de ella. Puede que sea el más duro de todos los libros que recomiendo hoy, pero sin duda tiene personajes de lo más entrañables y diversos. Y un final algo ambiguo que sin dudas les va a obligar a quedarse en esa historia por un buen tiempo. 


Recuerden que pueden leer las reseñas completas de estos libros en los links de sus títulos, pero también pueden encontrarlas —y muchos libros más— en el índice del blog. ¡Buena lectura!

12 comentarios:

  1. ¡Hoooola!

    Ay que curioso, justo aquí está empezando el verano jajajaja
    De todas formas me han gustado tus recomendaciones, me las llevo anotadas para cuando vengan los meses de más frío jajaja
    El de La emperatriz de los etéreos me gustó mucho, desde luego que es perfecta para leer en invierno.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Ahora mismo aquí estamos empezando el verano, pero lo tendré en cuenta para cuando se acerque el invierno. Tengo pendiente el de Laia Soler, así que así ya tengo la excusa perfecta para ponerme por fin con él.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

  3. ¡Hola! ^^
    Aunque en mi país es verano, mil gracias por las recomendaciones: no he leído ninguno :P

    Besoooos =)

    ResponderEliminar
  4. Soy de las que siguen en un eterno bloqueo lector 😭

    ResponderEliminar
  5. Hola, muchas gracias por las recomendaciones, las guardaré cuando sea invierno en este hemisferio, uff, tengo muy pendiente continuar con los de Lucinda Riley *-*
    ¡Besos! :3

    ResponderEliminar
  6. Hola, Sofi
    Ay, qué pena. No he leído ninguno de estos libros, pero el de Paula tengo muchas ganas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    He leído varias de tus recomendaciones, pero me quedo sin duda con el de Laia Soler, que es una autora que siempre disfruto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola.
    De todos al que más ganas le tengo es a Un día de invierno, y aunque ahora nosotros nos metemos en el verano creo que podría llegar a ser una lectura refrescante.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: