jueves, 12 de octubre de 2017

El inventor de juegos - Reseña

Iván Dragó participa en un concurso de juegos. Inventa un juego y recibe una carta en la que le dicen que ha resultado elegido entre otros diez mil chicos. Esta situación le cambia la vida. Sus padres desaparecen y se ve obligado a vivir primero con su tía y luego con su abuelo, el famoso inventor de juegos Nicolás Dragó. En la ciudad de Zyl, cuna de los juegos, se abrirá para él un mundo de aventuras y misterios.












Qué decir de este libro. Tengo que dar algunas vueltas para escribir la reseña, me temo. Mi primer encuentro con El inventor de juegos fue por error. Pasaba por una librería a preguntar si había algo nuevo de Neil Gaiman, mi escritor favorito, y la vendedora me entendió cualquier cosa y me pasó este. Por supuesto, le dije muchas gracias, chau chau, y me fui porque no estábamos entendiéndonos y porque me dio mucha vergüenza socially awkward af. El segundo encuentro fue todavía más random. En uno de mis viajes a Resistencia a ver a mi novio, agarré una de las películas que estaban pasando en el ómnibus. Sin saberlo hasta mucho después, era la adaptación de este libro. El final, precisamente. Por suerte, no recordaba gran cosa cuando empecé a leer. Muchas gracias a loqueleo (Santillana) por permitir que hubiera un tercer encuentro. 

Fuente
Lo empecé a leer hace relativamente poco; acá también tengo que dar un par de vueltas para explicar la situación. Desde que recuerdo, me mareo si leo en vehículos en movimiento, por lo que suelo evitarlo. Ese sábado, como casi todos, tenía una hora y media de viaje en ómnibus para ir a danza, y me negaba a perder ese tiempo cuando tenía tantas cosas que hacer. Así que me llevé los lentes, guardé el libro en la cartera y le recé al diosito de los transportes urbanos para que el ómnibus no se moviera demasiado. ¿Y qué pasó? LO LOGRÉ, leí casi sin que me doliera la cabeza y sin querer vomitar al bajar. Estoy muy orgullosa de mí y siempre voy a recordar este libro por eso. Ah, qué intensidad

Fuente
En fin, sin dar más vueltas, también pasó otra cosa en ese viaje: me metí tantísimo en el libro que no quería llegar a destino, y me dolió terriblemente tener que guardarlo para bajarme. La verdad es que no tenía ningún tipo de expectativa, ni buena ni mala, y sin embargo, bastaron unas pocas páginas para que me tuviera enamorada. Aunque fue igual de lindo leerlo de adulta, tengo la sensación de que si lo hubiera leído de niña, habría sido de mis favoritos.

Lo primero que me atrapó fue lo absurda que es la historia, pero de una forma adorable. No es una trama que se tome en serio a sí misma, ni que se preocupe por añadir o no elementos fantásticos en algo que de otra forma sería bastante realista. Hay hechos que ocurren sin ninguna explicación, y muchos de ellos no la necesitan, ni para nosotros ni para los personajes, porque se rompería el hechizo. No paro de dar vueltas a cómo explicar la sensación que da la forma en que esta historia está construida, porque me recuerda a algo de mi infancia y no logro recordar qué es. A grandes rasgos, es una trama bastante simple, pero que no necesita de muchas florituras para llegar a los lectores.

Fuente
A su vez, los personajes no cuentan con mucha profundidad, pero tampoco se echa de menos. Es una historia más bien de hechos, de atmósfera quizás. Iván Dragó, nuestro protagonista, es un niño que viene de una familia de inventores de juegos y cuya vida da un vuelco luego de enviar un juego al concurso de Juegos Profundos y de que sus padres desaparezcan en una competición de globos. Estos hechos ponen en marcha una serie de sucesos, todos relacionados con Juegos Profundos y un nombre que no para de repetirse: Morodian.

Morodian es claramente el personaje estrella, a pesar de que solo se lo nombra en las dos primeras partes de la novela y aparece bastante poco hacia el final. Lo que tiene de bueno es que se lo anticipa, su nombre se llena de bruma e incertidumbre, como una mala palabra o un miedo que no se nombra. Lo malo es que su verdadera aparición no es tan impresionante como uno espera, así que no llega tanto. Pero ya voy a hablar de esto más hacia el final.

La novela está dividida en tres partes: «El ganador del concurso», que cuenta lo que mencionaba arriba y la experiencia de Iván en el colegio Possum, cuyo edificio no para de hundirse y los profesores y alumnos tienen prohibido llegar a los finales de las cosas; «Zyl», donde Iván viaja al pueblo de su abuelo, antes conocido como «La ciudad de los juegos», ahora caído en desgracia; y por último, «La compañía Juegos Profundos», que es fácil de intuir, y además nos narra el desenlace de la historia.

Fuente
Las tres partes están tocadas por lo mágico y lo absurdo. Que el colegio Possum se hunda, piso por piso, y haya que tener cuidado para evitar la catástrofe es claramente ilógico, pero tiene sentido dentro del mundo de la novela, como el televisor que a cierta hora pasa Lucha sin fin —lo que me recordó a mi papá y su infancia mirando Titanes en el ring— y Anunciación se haya vuelto invisible debido al juego del hombre invisible. Zyl, la ciudad de los juegos, está llena de estos elementos, que dotan al universo de la novela de una cierta ternura. Las figuras de gente en la estación de tren, para que los viajeros piensen que hay más habitantes en la ciudad; una escuela dedicada solamente a la creación de juegos; una pieza de rompecabezas que causa la caída en desgracia de todo el lugar. Todo esto vuelve a Zyl un lugar mágico, salido de un cuento, en el mejor de los sentidos. La compañía es el pico de toda esta magia disparatada. Los proyectos de juegos son resultado de una mezcla de científicos locos y algo que está más allá de la lógica. Mi parte favorita son los libros-juegos, que se convierten en cosas... a veces peligrosas. Es todo tan demente que hasta cuadra con todo lo que venimos leyendo.

Una de las cosas que ayudan a que el libro funcione es la forma en que está escrito. Me recordó un poco a Una serie de eventos desafortunados, aunque sin que el autor intervenga de la misma manera. La forma de contar es muy cálida, muy cercana, de todos modos. Y el humor que maneja es bastante sutil, también despreocupado, con cierto aprecio por la ironía. Sobra un poco hablar acá de la ambientación, pero de la mano con la narración viene el hecho de que yo no tenía mucha idea de dónde pasaban las cosas, y aunque no se dice explícitamente, mi perspectiva cambió cuando los personajes empezaron a hablar y utilizaban el voseo. No es algo raro, dado que el autor es argentino, pero me tomó un poco por sorpresa y me dejó pensando. ¿Por qué una novela situada en un lugar indefinido no puede ser voseada? Ah, por nada, en realidad, puro prejuicio. Y lo más loco: funciona. No suena raro, ni forzado, ni desconcertante.

Fuente
Mi única queja con el libro es el final. Morodian no cumplió con mis expectativas, y el desenlace se me hizo apresurado, casi torpe. Las últimas páginas me dejaron con gusto a poco, me parecieron perezosas. Me enoja porque todo el libro es excelente y merecía un final a la altura, algo que estoy segura el autor podría haber dado. Como sea, aunque me haya dejado un poco inquieta, no borra la sensación de maravilla que logró el resto del libro, y no sería justo tampoco. Es un buen libro en sí mismo y no vamos a quitarle eso.

Se habrán dado cuenta de que la reseña tiene imágenes de la película, y habrán reconocido quizás a David Mazouz (Gotham) o a Joseph Fiennes (Shakespeare In Love). ¿No que el libro era argentino? Bueno, la película es argentino-canadiense, y fue filmada casi en su totalidad en Argentina. Es muy interesante todo, la verdad, y me da ganas de mirarla —esta vez, bien, no solo el final— porque tiene pinta de ser entretenida, al menos. Les voy a dejar el tráiler y ustedes me dirán qué tal:



Así que bueno, salvo el detalle del final, me encontré con una novela increíble que ojalá hubiera podido leer de niña. La tercera fue la vencida, y al tercer encuentro tuve el privilegio de disfrutar de una historia singular, atrapante y bien escrita, que no debería pasar desapercibida. Los insto a todos a buscarla y a dejarse maravillar por el mundo de inventos y juegos de Iván Dragó.

24 comentarios:

  1. Hola! No es mi tipo de libro y sinceramente no sé si llegaría a disfrutarlo o se me haría un poco cuesta arriba. En principio lo voy a dejar pasar.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, qué pena :(. Se entiende, igual, pero yo lo sigo recomendando jajaja.
      Un besote!

      Eliminar
  2. Me encantó la reseña y toda la intro de los encuentros con el libro. Me dieron más ganas de leerlo, porque yo siempre algo bueno de un libro que se adaptó (aunque no siempre sea así) xD Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, linda! Ojalá a vos también te guste; espero tu reseña, eh?
      Besitos.

      Eliminar
  3. Hola linda! muy buena reseña! esta es mi próxima lectura -si algún día termino el que estoy leyendo si la facultad me deja xD - así que ahí cuento bien que me pareció. De momento se me hace muy curioso lo que contas, y me da un poco lo del final que no esté a la altura... pero ya lo descubriré xD
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bonita! Ojalá lo disfrutes, y si no, aprovechamos a discutirlo(?
      Un besote.

      Eliminar
  4. Hollaa, vaya, que se ve un libro y una película locuaz desde acá, ja, ja, y sí que se escucha interesante, sobre todo lo que mencionas del pueblo, me da la idea de un pueblo fantasma, pero bueno, qué bien que te haya gustado, a pesar de los detalles que no te convencieron del todo :P
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una cosita como de pueblo fantasma, sí. Puede ser.
      Un besote!

      Eliminar
  5. ¡Hola! Voy a recomendar el libro a mi sobrina que creo que lo disfrutará más que yo. Que pena que no te llenase el final, pero al menos la trama te atrapó.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, espero que ella lo disfrute mucho!
      Un besito.

      Eliminar
  6. ¡Hola Sofi! Que incómodo que me sentí luego de leer lo que te pasó en la librería. El libro me llama bastante la atención, y más después de leer que es mágico o absurdo, me gustan para salir de la realidad. A mi el tema del voseo en los libros se me hace muy extraño, me resulta raro de leer pero es puro prejuicio mío. Si miras la película después contanos, yo voy a poner ya este libro en mis futuras lecturas. Muy buena reseña, ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, sí, una incomodidad terrible, pero también enojo. Yo quiero creer que no me entendió el nombre. En fin, qué bueno que te llame la atención, espero que lo termines leyendo!
      Del voseo podría hablarte horas, así que si querés otro día lo charlamos bien.
      Un besote!

      Eliminar
  7. Hola!
    He escuchado sobre la adaptación cinematográfica que llamó mi atención y todavía estoy pendiente de darle una oportunidad. Tiene muchos detalles interesantes que me generan interés, pienso que sería una lectura entretenida y con toques diferentes; así que anoto el título para futuras referencias.
    Gracias por la reseña.
    ßƐS❤S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo leas y lo disfrutes! Tiene algo diferente sí, yo creo que vale la pena.
      Un besote.

      Eliminar
  8. ¡Hola Sof!

    No conocía el libro y a decir verdad no me llama mucho la atención. Quizás lo lea más adelante cuando esté menos liada por si logra captarme!

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué pena, pero espero que más adelante sí le des una oportunidad ^^
      Un besote!

      Eliminar
  9. ¡Hola, linda! Me encantaron tus encuentros con el libro, resultan bastante cómicos. En cuanto a que te hace recordar a una historia, me pasa lo mismo. Me suena a algo que vi o leí hace tiempo, pero no se qué.
    Preciosa reseña, espero poder empezar a quitarme un poco de las lecturas obligatorias y leerlo.
    ¡Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bella. Es una sensación rara, no? Si te pasa a vos también, ya da como para pensarlo más jajajaj.
      Un besote!

      Eliminar
  10. ¡Hola!
    Madre mía, la dependienta necesitaba una buena limpieza en los oídos, ¿Qué leches debió entender para pasarte eso pidiéndole Neil Gaiman? XDDDD Me muero. Y mira, si tantas veces te encontraste con él, sería que tenías que leerlo. Por cierto, también vi en twitter que has avanzado leyendo en el bus y, ¡enhorabuena! Igual la novela no la leo, porque si el famoso personaje del que todos hablan al final decepciona pues como que me da pereza, pero la película sí es probable que la lea :3
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ay, sí, yo no entendía nada y no supe cómo reaccionar. Pero sí, supongo que en cierta forma estábamos predestinados (?, y me alegro.
      Lo de leer en movimiento todavía es un desafío, pero tengo oculista dentro de poco y le voy a preguntar un par de cosas.
      La novela vale la pena a pesar del personaje, porque es una pequeña cosita frente a un montón de cosas buenas. Realmente vale la pena.
      Un besote.

      Eliminar
  11. Hola! siempre quise leer este libro, hace años que lo vi, y por suerte no vi la peli. Espero leerlo, me gusta que tenga una atmósfera así. Lo demente y raro siempre me resulta genial para leer. Se me parecía TAN al de Gotham el chico, pero me dije que obvio no iba a ser, y terminó siendo *plot twist*
    En fin, espero leerlo. Te quedó re buena la reseña :D
    saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja al final era, qué plato. Bueno, ojalá lo leas y lo disfrutes! Gracias :)

      Eliminar
  12. Hola Sof!!!
    Ay pobre de ti con tus mareos, a mí me pasa con el coche jaja pero me alegra que lograras leerlo <3
    Este libro pinta muy bien sobre todo por las cosas disparatadas, soy muy fan de la locura y ese librito parece que me va a encantar *-*
    Me apunto también la peli :D
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que sí te encante ♥. Vale la pena. Por la peli no puedo hablar, pero espero que esté a la altura.
      Un besote!

      Eliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: