martes, 29 de noviembre de 2016

Illuminae - Reseña

Aquella mañana, Kady creía que romper con Ezra sería lo más duro que tendría que hacer ese día. Por la tarde, su planeta fue invadido.
Corre el año 2575 y dos megacorporaciones están en guerra por controlar los recursos de un pequeño planeta en el último rincón de la galaxia. Bajo fuego enemigo, Kady y Ezra —que apenas se hablan desde que lo dejaron— tienen que sobrevivir huyendo hacia una flota de evacuación.
Una plaga mortal ha estallado y está mutando con resultados aterradores; nadie sabe lo que realmente está pasado. Kady piratea una página web repleta de datos para encontrar la verdad. Solo una persona puede ayudarla a sacarlo todo a la luz: el ex novio con el que juró que nunca volvería a hablar.





Creo que la primera vez que vi la reseña del autor en Goodreads, pensé «este libro es un rejunte de cosas, por favor, qué ridiculez». Después, cuando empecé a ver reseñas y comentarios, y también fotos, para qué mentir, me ganó la curiosidad y quise leerlo con muchas ganas. Lo encontré recién este octubre, en Resistencia. 

Lamentablemente, la vida —la facultad, más bien— me impidió ponerme con esta reseña inmediatamente después de terminar el libro, por lo que pasó como una semana entre medio. Así que, a diferencia de las demás, quizás tenga más olvidos y sea más corta o menos detallista. Perdón :(

Fuente
Creo que este libro justifica que hablemos de la edición y la narración, que son dos de los principales atractivos por los que casi todos caímos en la tentación de comprarlo. La historia está contada a través de documentos, chats y transcripciones de filmaciones de cámaras de seguridad, además de... algo que no puedo comentar porque sería un spoiler. Esto significa que conocemos a los personajes y somos testigos de lo que pasa de una forma más bien indirecta. No sabemos en qué piensan, no sabemos qué sienten... Solo lo que dicen y lo que se nos muestra. Esto podría haber sido una desventaja tremenda, pero creo que los autores se las arreglaron bastante bien para contar la historia de esta manera. Aunque al inicio me costó un poco engancharme, después ya fue una cosa totalmente adictiva y trasnochadora, como suele pasarme con los libros disfrutables. 

Aunque no lleguemos a conocerlos directamente, podríamos decir que hay tres grandes protagonistas en esta novela: Kady, Ezra y AIDAN. La primera es una chica fría, calculadora y muy inteligente, cuyas habilidades como hacker despiertan la curiosidad de más de alguno. Tiene un sentido del humor muy particular y una cierta incapacidad para relacionarse con la gente, lo que vuelve su mundo interior más grande que el exterior. Por otro lado, Ezra es un tipo más bien común, un poco terco y bastante buena gente, que tiene que vivir cosas horribles y guarda más de un secreto. Me gustaron los chats entre ellos, sí, pero sentí que su relación era un poquitín forzada al inicio, aunque después se me fue pasando.

Fuente
Creo que el personaje mejor construido es AIDAN, una entidad de inteligencia artificial con la que la nave Alexander está equipada y que por los daños en la invasión termina dañada, convirtiéndose en algo así como un psicópata. Su desarrollo es increíble y aterrador. Cuando todo empieza a irse a la mierda, la relación que tiene con Kady es... Ay, no puedo seguir sin spoilear, pero qué cosa más interesante de leer. Solo por esto ya lo recomendaría.

Hay una cantidad impresionante de personajes a los que también conocemos de forma indirecta, algunos con más relevancia (para la historia o emocional) que otros, pero tampoco llegamos a conocerlos a fondo. Sin embargo, no son de cartón, quiero mencionar eso. Es gente, y es importante resaltarlo porque a esta gente se la va a deshumanizar luego debido al virus que se propaga en algunas de las naves. Deshumanizar por pura supervivencia, no por maldad. Es increíble lo mucho que sufrí con estas cosas, toda la muerte y destrucción y dolor que hay en la historia. 

No creo que haya mucho para contar de la historia que no esté en la sinopsis y que no cague realmente el efecto que tiene al leer. Por lo tanto, solo voy a decir que, aunque pensaba que iba a ser muy reiterativa y superficial, me enganché muchísimo, me morí de la intriga y la curiosidad en ocasiones y hasta llegué a sorprenderme con algunos giros. Por esto, también lo recomiendo y recomiendo pasar las primeras páginas, que son las que cuestan más por el formato diferente, al que no es tan fácil acostumbrarse, pero tampoco difícil.
Fuente

¿Y qué decir de la ambientación? Otro de los grandes atractivos. Acá yo no engaño a nadie; saben ya, los que siguen este blog desde hace no tanto igual, que todo lo que sea ciencia ficción o space opera ya tiene mi corazoncito casi ganado (Azul, el poder de un nombre, Atados a las estrellas, Estrellas perdidas, etc.). Mundos controlados por corporaciones, naves espaciales, tecnología avanzadísima... Hablando de estas cosas, lo del virus me recordó a un capítulo de Dark Matter, una serie de mierda que me encanta y que recomiendo porque es mejor de lo que parece. En fin, que es interesantísimo todo el trasfondo y solamente empezamos a saber más al respecto tirando al final del libro, lo que nos deja con pila de ganas de conseguir el siguiente tipo YA. El tercero ni siquiera está publicado y este acaba de llegar a Latinoamérica, así que veo que nos queda una larga espera como siempre.

Y bueno, básicamente, fue un libro que me sorprendió para bien, que disfruté muchísimo tanto por su historia como por la edición y lo interesante de su «narración», como ya mencioné antes. Quizás a algunos esta característica les cueste más —es razonable, me parece—, pero creo que no es difícil engancharse en cierto punto y que la historia vale mucho la pena. Sin dudas, yo voy a estar esperando con muchísimas ganas a que llegue Gemima, la continuación. Ojalá no demore mucho.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Nerve - Reseña

Vee es una chica que no destaca demasiado, así que, cuando se le presenta la oportunidad de participar en Nerve, un juego de retos online, decide probar suerte. Nerve es un juego de retos, tipo Verdad o Atrevimiento, en el que los participantes obtienen premios económicos dependiendo del riesgo que quieran asumir. Cuando los retos empiezan a ser cada vez más peligrosos, Vee decide jugar para ganar suficiente dinero para pagarse la escuela de moda. Además, se siente atraída por su compañero de concurso, Ian. Pero, cuando Vee e Ian llegan a la Ronda Final del concurso, descubren que están jugando a un todo o nada con sus propias vidas.







Este libro salió con más de una portada y, como lo leí en inglés, esta no es la que tiene mi versión, pero la elegí para la reseña porque fue parte de lo que me dio ganas de leer este libro en primer lugar. La verdad, debería dejar de hacer esto, porque este año parece que guiarme por las portadas solo me trae decepciones. Ah, sí, esta es una de esas reseñas agridulces.

Este libro ha tenido tanta popularidad este año que ya no tiene caso contar de qué trata. Además, creo que la reseña hace eso muy bien ya. Y habiendo una película que aparentemente cambia casi todos los retos, así que no tiene tanto que ver mucho menos. Pero bueno, eso, la dinámica del juego me pareció interesante y despertó mi curiosidad. La verdad, bueno, podría haber sido interesante. Podría. Pero no.

Se viene, después de mucho, otra de esas reseñas de qué me gustó y qué no.



Lo que me gustó:

  • El prólogo. Sinceramente, es lo que más me gustó de todo el libro, y como dice mi amiga Claudia, esa es una de las peores cosas que puedo decir de un libro. Pero bueno, es verdad. Es intenso, vertiginoso y logra dejarnos con montones de preguntas y ganas de leer. Si tan solo el libro hubiera sido así, si hubiera estado a la altura, ay... ¿Lo peor? De esto no volvemos a saber más nada, tan solo alguna que otra mención por encima. Qué desperdicio.
  • La narración. Al igual que en el prólogo, es ágil y hace que la lectura sea dinámica y fácil. Parte de lo que me permitió continuar con este libro fue eso, así que no puedo dejar de darle crédito. No es que sea una maravilla, pero es perfecta para este tipo de novela.
  • La dinámica del juego. Un verdad o consecuencia, pero sin la parte de verdad. Eso de poner a los protagonistas en situaciones límite a cambio de lo que de verdad desean es lo que me llamaba más la atención, el jueguito psicológico este que hace que se vayan volviendo paranoicos y agresivos. No siento que se haya llevado a cabo de forma exitosa, pero por momentos lo disfruté bastante.



Lo que no me gustó:
  • Vee. Qué personaje insufrible. Es egoísta, infantil, superficial, mala amiga y tremendamente antipática. Además, una cobarde que no se hace responsable de sus acciones. La odié con todo mi corazón y cada tanto me daba ganas de entrar a la historia, patearle la cabeza y rezar para que se volviera una persona un poco menos odiosa. Horrible.
  • Los desafíos. Sé que se supone que tienen que ser incómodos y horribles, pero me parece que pudo haber un juego psicológico, como dije arriba, mucho más intenso y retorcido. Eso me habría llamado mucho más la atención. Además, Vee hace un escándalo de cualquier cosa, así que igual podría haber ido a pasear por el campo y ya se habría quejado de lo difícil que fue dar saltitos. 
  • Lo aburrida y monótona que se vuelve la historia. De no ser por la prosa ágil, lo habría dejado en la mitad. Estuve a punto de hacerlo, dicho sea de paso.
  • Los secundarios. Ninguno me gustó ni se me hizo entrañable, todos son personas horribles y egoístas. Yo sé que el ser humano no es un bicho muy lindo, pero no somos todos así de espantosos. La verdad, no empaticé con nadie y sus destinos no podrían haberme importado menos.
  • La forzadísima relación entre Ian y Vee. A ver, era obvio que no podían sacar una novela juvenil sin relación amorosa. Parece que fuera obligatorio. Y bueno, esta en particular se sintió así. No hay química, no hay desarrollo. Solo pasa y ta. 
  • El motivo de que los padres de Vee la tuvieran castigada. ¿En serio? ¿Qué clase de padres castiga a su hija por una cosa así? ¿Están enfermos? Horrible, en serio. Y muy poco creíble.

Por lo que podrán ver, no es una novela que haya despertado mis simpatías, y no solo no sobrepasó mis expectativas, ni siquiera llegó a rozarlas con los deditos. Así que, la verdad, no lo recomiendo. Tengo entendido, según gente en la que confío, que la película tiene otros desafíos y que es mucho mejor. Emma Roberts además me gusta mucho, así que tengo ganas de mirarla y disfrutarla más que este libro. No creo que sea muy difícil.

martes, 22 de noviembre de 2016

Estrellas perdidas - Reseña

Ocho años después de la caída de la Antigua República, el Imperio Galáctico aún mantiene el control de todos los rincones de la galaxia. Sin embargo, la resistencia no ha podido silenciarse. Unos cuantos valientes líderes, como Bail Organa, de Alderaan, aún se atreven a oponerse abiertamente al emperador Palpatine.
Después de tantos años de rebeldía, aquellos planetas que se encuentran en las orillas del Borde Exterior se han rendido. Tras la conquista de cada planeta, el poder del Emperador se fortalece aún más.
El último en doblegarse ante el control del Emperador fue Jelucan, un desolado planeta montañoso, cuyos ciudadanos conservan la esperanza de un mejor futuro, a pesar de que la flota imperial ha comenzado a reunirse en las alturas…





Sí, este es un libro de Star Wars, conocida franquicia de ciencia ficción, que cuenta con varias películas, series animadas, juegos, libros y cómics. Un universo inmenso lleno de innumerables personajes. Si no son fans, no piensen que este libro no va a resultarles interesante, porque la historia todavía puede ser de su gusto. Fíjense ;)

Bueno, la sinopsis que encontré en Goodreads no es la que está en la contratapa, sino en la solapa, y no cuenta realmente de qué trata la historia, así que voy a hacer lo que siempre digo que odio y contar un poquito del argumento, para que sepan de qué va en realidad.

Este libro cuenta la historia de dos niños de Jelucan, uno de alta clase social —todo lo alta que puede ser en un planeta casi marginal— y una chica pobre de los valles, ambos con sueños de ser pilotos. Por cosas de la vida, se hacen mejores amigos, terminan en la misma academia y prestan servicio al Imperio en más o menos la misma línea temporal que las tres películas clásicas de la franquicia. Sin embargo, uno de ellos termina horrorizado tras cierto evento —muchos sabrán de qué hablo— y se pasará al lado de los rebeldes. Les juro que esto está en la contratapa. Lo que es bastante engañoso, ya que sucede después de la mitad del libro.

Para ampliar, en Estrellas perdidas vamos a conocer las vidas de nuestros protagonistas, Thane y Ciena, desde que son niños hasta el final de la guerra. Esto quiere decir: su infancia en Jelucan, la vida en la Academia y sus destinos como pilotos del Imperio, y bueno, obviamente, todo lo que sucede durante la guerra. Creo que lo más disfrutable es vivir estos hechos tan conocidos por todos los que amamos las películas desde el punto de vista de personas anónimas. Acá Luke, Leia, Han y Darth Vader son secundarios. Con su importancia, obvio, pero se limitan a algunos cameos y listo. Además, no es solo la mirada de personajes secundarios; también es la mirada de los soldados del imperio y cómo enfrentan los hechos de la guerra. Muy, muy interesante.

Más allá de esto, también es fundamental el desarrollo de la relación entre Ciena y Thane, que es romeoyjulietesca, obvio, pero bastante racional, de alguna manera. Muy tierna.


Como ya he mencionado, los protagonistas de Estrellas perdidas son Ciena y Thane. Ciena es una muchacha muy inteligente, excelente alumna y piloto, con un alto sentido del honor, herencia de su pueblo. Como personaje está muy bien desarrollado; es creíble y reacciona según su forma de ver el mundo, además, evoluciona, pero a mí no me cayó muy bien. Spoiler Es un poco tonto poner la destrucción de Alderaan en spoiler, pero en fin. Ciena se dice muchas veces, para justificar al Imperio, que este genocidio fue parte de una estrategia para detener la guerra, una estrategia fallida, y sin embargo culpa a los Rebeldes de la destrucción de la Estrella de la muerte y la considera una masacre terrible. Bueno, amiga, esa doble moral, eh. ¿Que lo de Alderaan fue un sacrificio por la paz? Decite eso si te ayuda a dormir por las noches, pero nope. Nope, nope, nope. ¿Y eso de no abandonar el Imperio por el honor? El honor no funciona así. Chau spoiler.

Por otro lado, con Thane me resultó mucho más fácil empatizar. Su reacción a la catástrofe también es de horror, pero no trata de justificarla. Los destinos de sus viajes como piloto lo hacen conocer los abusos de poder del Imperio y eso lo va llevando de a poquito a la Alianza Rebelde, lejos de Ciena. Thane también es muy inteligente y buen piloto, pero a diferencia de Ciena es mucho más crítico con la autoridad y no deja que la lealtad y el honor le impidan decidir por sí mismo qué es correcto o no.

Estos dos se conocen desde niños, desde el día en que Jelucan pasó a formar parte del Imperio y ellos empezaron a practicar juntos para ser pilotos algún día. La suerte —o la Fuerza *guiño*— quiso que terminaran en la misma academia, y ahí vamos a poder ver cómo evoluciona su relación, desde una amistad muy profunda a atracción y luego, obviamente, amor. ¿Cuál es el problema? Al principio, ninguno, ya que ambos están del mismo lado. Pero, claramente, eso cambia. Y ese es el desafío, la dolorosa situación que impide que sean felices juntos. Ah, #drama. Por suerrrrte, este no es el único tema que trata el libro. Es un pilar importante, para los que gusten del amor, pero hay más cosas, para los que son como yo y prefieren que haya más trama que el romance.

La forma en la que se quieren es incondicional, a pesar de todo, y en lo personal me pareció preciosa. Sobre todo Thane, porque Ciena... Bueno, no voy a negar que ella lo quiere. Pero creo que su honor le importa más.

Hay unos cuantos secundarios, pero ninguno sobra. Todos son interesantes y tienen su peso antes o después en la trama. Además, algunos son viejos conocidos, incluso intrascendentes en las películas que toman algo más de valor en este libro. Vale la pena leerlo solo para detectar estas cositas.

¿Qué se puede decir de la ambientación? El mundo de Star Wars es enorme, muy rico y completísimo. Además de Jelucan, visitamos otros lugares que les serán familiares a los que conozcan la franquicia: Coruscant, Tatooine, Naboo, Dantooine, Yavin, Hoth e incluso Jakku. Todo esto despierta un sentimiento de familiaridad increíble.

Como el libro sigue los eventos sucedidos en este período, somos testigos de las batallas de Yavin, Hoth y Endor. Conocemos a los destructores estelares y los caza TIE mucho mejor, entendemos la perspectiva de los pilotos del Imperio, sus estrategias y sus vivencias. También las diferencias entre este y la Alianza Rebelde, gracias a que contamos con esa perspectiva.

El resultado es una ambientación inmersiva fácilmente reconocible, una delicia a la hora de enfrentarnos a una historia ya conocida desde un ángulo tan diferente.



Conocía la prosa de Claudia Gray desde hace años, gracias a su saga juvenil paranormal de Medianoche. Si bien no me parece la mejor de las historias, su forma de escribir me enamoró desde ese entonces y no pude más que buscar este libro desde que me enteré de su existencia. Lo vi en Rosario en Semana Santa, pero como sabrán, volví con tantos libros que no me daba el presupuesto ni el espacio para este. Lo compré en octubre, cuando volví a viajar a Argentina.

Volviendo a la prosa, siempre me pareció muy efectiva e íntima. Claudia Gray conoce a sus personajes y sabe cómo hacernos llegar sus sentimientos y dudas, sus personalidades y emociones. Gracias a eso la historia se hizo muy llevadera e intensa. No es un libro súper largo, pero tampoco corto, y sin embargo lo leí muy rápido. Casi todo en la terminal de Buquebus y en el barco, a decir verdad. No podía esconder mi carita de fangirleo.

Entonces, este es un libro que puede llegar a interesar mucho a los fans por eso de que cuenta la historia desde el otro lado, desde un punto de vista anónimo y más cercano al Imperio. Además, también puede ser atractivo para los que gusten del romance. Y los que no son fans, bueno, a lo mejor buscan una space opera con un romance prohibido, como Atados a las estrellas y esas cosas, y de paso conocen un mundo nuevo y extensísimo. ¿Qué les parece?


viernes, 18 de noviembre de 2016

La chica de medianoche - Reseña

Bajo las calles de Nueva York, ocultos a los humanos, viven los Avicen, una antigua raza de seres mágicos. Pero mucho cuidado, porque si te topas con ellos tu vida nunca volverá a ser la misma Desde que conoció a Ala, una mágica criatura con plumas por cabello y unos ojos insondables, Eco, de diecisiete años, vive a caballo entre su propio mundo y la antigua raza de los Avicen. Eco, que huyó de casa siendo una niña, ha encontrado en el Nido el único hogar que ha conocido. Pero no todos los Avicen son como Ala, y algunos no ven con buenos ojos la presencia de una chica humana entre ellos. 








No es fácil escribir esta reseña. Para entender por qué, van a tener que leerla hasta el final. Ah, qué viva que soy, sí, deberían mandarme a cagar. Bueno, la cuestión es que este libro me gustó en sí, es decir, me parece un buen libro, pero una cuestión en particular hace que me sea imposible disfrutarlo como debería. Y esto es que el argumento es prácticamente idéntico al de Hija de humo y hueso, de Laini Taylor. No es inspiración, ni homenaje; es igual. Por eso, voy a dejar la historia para el final, y primero voy a hablar de los demás elementos, qué sí pude disfrutar y de los que puedo decir cosas buenas.

Otro aviso importante, que me parece pertinente, es que leí este libro en inglés, por lo que cualquier cosa que diga y no se entienda por eso, me avisan. De hecho, me divierte saber cómo se tradujeron las cosas, así que si ven algo y me lo quieren comentar, buenísimo. Voy a decir que la portada de la versión en inglés que leí tampoco me hizo muy feliz, pero la española me parece súper fea. Las más lindas, para mí, son las dos, en inglés y en alemán, que tienen plumas. Muy elegantes y llenas de magia

Empecemos, entonces por lo maravilloso que es el mundo creado por la autora —salvando las similitudes que cualquier lector de Hija de humo y hueso podrá encontrar—. Tenemos dos razas diferentes, en una guerra milenaria: los Avicen, que son como personas, pero con plumas y coso color; y los Drackharin, que son como personas, pero con escamas y coso color. Ambas son razas muy longevas y que se ocultan de la humanidad, a pesar de habitar el mismo mundo. 

Además, hay más tipos de «cosas mágicas», como los warlocks (¿brujos?) y the in-between, una especie de no-lugar por el que los personajes viajan mágicamente de un lugar a otro, como si se teletransportaran. Todo esto calza muy bien y se hace disfrutable, hasta da ganas de conocer más y más porque se nota que hay cosas que no nos están diciendo. Que un mundo despierte la curiosidad del lector es fundamental



Karou Echo, nuestra protagonista, es una humana que creció en the Nest, donde viven los Avicen. Sin llegar a ser parte de ellos, logró hacer amigos y hasta un novio, el pobre Rowan, que no tiene ninguna función más allá de darle a Echo motivos para sentirse culpable y angst adolescente cuando el verdadero interés amoroso se presente. En fin, ella en sí me cayó bien. Es una ladronzuela, por lo que su código moral es bastante particular. Además, tiene un humor más bien ácido, que esconde una personalidad sensible. Ama leer, y esto no es algo que nos dicen para que empaticemos. La chica vive en una biblioteca, acumula libros (tsundoku, también le gusta aprender palabras intraducibles) y los sabe citar, sin ser pedante. Creo que es una protagonista fuerte, con la vulnerabilidad que trae la adolescencia, pero valiente y entregada. 

El interés amoroso, Akiva Caius, me dio un poco igual. Dragon Prince, líder de los Drackharin, ¿alguien de nosotros no esperaba que la pareja fuera así? Bueno, exacto. Y es instalove, por supuesto. Que está justificado, sí, es decir, hay un motivo. ¿Será este motivo prácticamente el mismo que en Hija de humo y hueso? Más adelante les cuento. Es un tipo serio, sacrificado y al que le importa de verdad su gente y no quiere seguir con la guerra y el derramamiento de sangre sin sentido que esta implica. Todo lo contrario a su hermana, Tanith, que anhela la guerra y las batallas y la gloria. Una psicótica del orto, la verdad, pero al menos es interesante.

Los demás personajes principales son Ivy, la mejor amiga de Echo, que es más recatada, pero tiene su carácter también. La relación entre ellas me pareció adorable. Dorian, capitán de la guardia de Caius, y Jasper, un Avicen de moral dudosa —muy a la suya, los demás que se manejen— son básicamente Alec y Magnus de Cazadores de sombras, para que se hagan una idea. Todo lo que sucede entre los secundarios me parece muy apresurado, pero es lindo. Los demás personajes son interesantes, pero no pasan de ahí.

En cuanto a la prosa, me pareció muy correcta. Fluida, adecuada, con momentos muy lindos. Más importante, se adaptaba a cada narrador —aunque está en tercera persona, normalmente cada capítulo está narrado desde la perspectiva de un personaje diferente, sobre todo del de Echo, como es obvio— y a las voces de los personajes en los diálogos. Esto no es menor y quiero que lo resaltemos. No me parece una pluma maravillosa, pero mantiene la tensión y a veces hasta resulta bonita. 



Ahora pasemos a lo que estamos esperando, ¿por qué no pude disfrutar de la historia? A ver, veamos. Una humana que creció entre seres de una raza mágica, en guerra desde hace milenios con otra raza. Un día, «situaciones» la llevan a conocer a un miembro de esta otra raza, por el que se siente atraída. Y es más, este chico le esconde quién es en verdad y qué papel representa. Y en realidad querría acabar con la guerra, porque un antiguo amor le hizo ver lo importante que era la paz. Un antiguo amor que murió hace tiempo. Mucho drama. Spoiler horrendo que les caga la historia ¿Podrá ser esta humana una especie de reencarnación de ese antiguo amor? BINGO fin del spoiler espantoso. Los que leyeron Hija de humo y hueso, o al menos saben de qué trata, entenderán qué me pasó al leer. Qué indignación. Casi que se podría hacer un cuadro comparativo con los personajes de ambas novelas. C'mon, hasta es similar que en ambas tengamos una escena de la protagonista con su mejor amiga mientras comen cosas ricas en una ciudad europea, justo al principio. 

En esta historia, los personajes buscan al Firebird, que según las distintas leyendas, se cuenta que quien lo tenga en su poder podrá acabar con la guerra y la mar en coche. Entidad, objeto, whatever, nadie lo sabe, pero es poderosísimo. Todo esto se convierte en una especie de caza del tesoro que va a unir a nuestro grupo de misfits. La dinámica entre ellos me gustó mucho, les diré. Hay muchas ocasiones en las que demuestran sus habilidades, dejando claro que no es todo palabrería.

Fuera de la indignación y la poca intriga que me generaba —porque sabía qué iba a pasar y realmente no me equivoqué—, la historia está bien llevada. Es interesante, ágil y entretenida. Tiene algún que otro momento profundo, también. En contra, diré que spoiler todo lo que tiene que ver con el Firebird me resultó muy predecible spoiler. Realmente creo que si no hubiera leído Hija de humo y hueso, la habría disfrutado un montón. No la habría amado, me parece, pero bueno.

¿Conclusión? Aunque el argumento me parece un plagio descarado, es un libro fácil de leer, con una ambientación atrapante y personajes lo suficientemente entrañables como para querer saber más de ellos. ¿La recomiendo? Solo a quienes no hayan leído Hija de humo y hueso y no piensen hacerlo, y los que la leyeron —o lo intentaron— y les aburrió porque el ritmo era más lento. Estoy casi segura de que para estos últimos La chica de medianoche va a ser una opción mucho más acertada. 

martes, 15 de noviembre de 2016

Moriré besando a Simon Snow - Reseña

Este libro es una historia de amor, profecías, fantasmas y misterio. Tiene todo lo que esperamos de un libro de Rainbow Rowell... pero con bastantes más monstruos.
Simon Snow es el mago más poderoso del mundo, tiene diecisiete años y es el Elegido, el único que puede salvar su mundo.
La verdad: Simon es el peor Elegido que nadie podría haber elegido.
Al menos eso es lo que dice Baz, su némesis. Y Baz será malvado y un vampiro y gilipollas, pero aquí tiene razón. La mayor parte del tiempo, Simon ni siquiera puede controlar su magia, ¿y tiene que salvar el mundo?Este libro es una historia de amor, profecías, fantasmas y misterio. Tiene todo lo que esperamos de un libro de Rainbow Rowell... pero con bastantes más monstruos.
Simon Snow es el mago más poderoso del mundo, tiene diecisiete años y es el Elegido, el único que puede salvar su mundo.
La verdad: Simon es el peor Elegido que nadie podría haber elegido.
Al menos eso es lo que dice Baz, su némesis. Y Baz será malvado y un vampiro y gilipollas, pero aquí tiene razón. La mayor parte del tiempo, Simon ni siquiera puede controlar su magia, ¿y tiene que salvar el mundo?

Algunos de ustedes ya sabrán lo feliz que me hizo Fangirl. Bueno, no podía dejar de leer Carry On —sí, le voy a decir Carry On durante toda la reseña, lo siento—. Cuando lo vi en las librerías de Montevideo casi me da un ataquecito. Muchas gracias a Claudia por prestármelo ♥. 

En fin, no es nada desconocido que este libro surgió del exitoso fanfiction que Cath, la protagonista de Fangirl, escribe para una página de fanfictions. Simon Snow es un personaje equivalente, en modo de parodia, de Harry Potter. Es un niño mago que va a una escuela de magia. No es difícil adivinar que la autora lo hizo a modo de homenaje. Al final de cada capítulo de Fangirl, había fragmentos de las novelas «originales» de Simon Snow, del fanfiction de Cath y alguna que otra cosa. En la solapa de Carry On, vemos que la autora cuenta que esta no es ni la versión de la autora «original» ni de Cath —lo que es hasta un poquitín esquizofrénico, si tenemos en cuenta de que ambas son creaciones suyas, pero la entiendo—, sino la suya propia. Que se sintió tan atraída por esos personajes que quiso escribir su historia (y es verdad, me fijé en Fangirl y algunos fragmentos coinciden, pero otros no).

Entonces, quiero dejar claro algo. Sí, la historia, el argumento base, de Carry On, es parecido a Harry Potter. No puede no ser así, surgió como una parodia. Entonces, a menos que no hayan leído Fangirl —y deberían, porque es precioso—, que esto sea así no debería ser por ningún motivo un punto en contra. ¿De publicación cuestionable? Discutible. Ahora, ¿deshonesto? Nope, lo sabíamos muy bien. Así que, antes de reprocharle eso a este libro, por favor, informémonos. Y tengamos todo esto en cuenta. Al fin y al cabo, ni que Harry Potter fuera el primer joven mago en una escuela de magia. Vayan a leer Un mago de Terramar, a ver.

Fuente
Ahora sí, aclarado esto, voy a pasar a lo que nos interesa: la historia. Este libro cuenta el último año de Simon y sus amigos en Watford, la escuela de magia.  Simon es el elegido, el que derrotaría al Insidioso Humdrum, una entidad o algo así que hace desaparecer la magia. Al mismo tiempo, otra guerra está por estallar, entre las Familias Antiguas y el Hechicero, líder de los magos, que es algo así como el Che Guevara, pero vestido de Robin Hood. Y bueno, siempre está Baz, el compañero de cuarto y archienemigo de Simon, que no aparece por ningún lado y tiene a nuestro protagonista todo paranoico, preguntándose dónde estará y tramando qué —sí, claro, Simon, no te lo creés ni vos—.

Cada veinte años, el Velo entre los vivos y los muertos se abre, y los espíritus empiezan a aparecerse ante sus parientes vivos. Mientras Baz está desaparecido, su madre se aparece ante Simon y le pide que investiguen y descubran al verdadero culpable de su muerte. Y esto arranca otro arco argumental, claramente, que obliga a nuestros héroes (?) a trabajar juntos. Entonces, tenemos tres frentes abiertos —Humdrum, guerra entre magos, investigación de un asesinato— que van a entrecruzarse y a tener más en común de lo que uno espera

Todas estas tramas son bastante interesantes y, si bien alguna que otra cosa me pareció predecible, creo que se puede disfrutar de la lectura sin problemas. A fin de cuentas, aunque sean importantes, la atención de este libro está centrada en otra cosa. Y como en toda novela de Rowell, los pilares son los personajes.

Justamente Simon, el protagonista, es de los que más flojos me parecieron. Creo que es porque no soy muy de los CHOSEN ONE súper poderosos que en realidad son adolescentes torpes y con pila de autocompasión. Sorry not sorry. No es que me caiga mal, pero siento que no es tan profundo ni interesante como los demás. Eso sí, es bueno, qué sé yo. Y tiene sus momentos de humor y diálogos tiernos que lo redimieron a mis ojos.

Por otro lado, su mejor amiga, Penny, tiene un carácter mucho más definido. Supongo que empezó siendo una parodia de Hermione, pero creo que tienen poco en común más que ser nerds y ordenarle la vida al protagonista. Las interacciones entre estos dos me hicieron súper feliz, tienen una relación llena de confianza y de amor, un amor que no es romántico, sino de amigos, y me encanta.



También tenemos a Agatha, la que en la historia «original» es interés romántico tanto de Simon como de Baz, y le mete drama porque estos dos son enemigos y blablabla. Pero tanto Cath como la misma Rowell prefieren darle una vuelta de tuerca y que más que enemigos sean otra cosa, así que, ¿dónde queda Agatha? En ningún lado, quizás. Ella misma no sabe muy bien lo que quiere, pero sí lo que no. Y sabe que lo que le pasa con Simon ya no va a ningún lado. Que no está conforme con su vida, que lo que se espera de ella no es lo que ella busca. Su perspectiva, tan diferente a la de los demás del grupito, tan indiferente, me gustó. No ella, que en realidad no me cayó bien, pero la realidad que le pone a la cuestión. ¿Por qué arriesgarse y buscar ser héroes? Ella solo quiere ser una persona normal, que la dejen en paz. Y aunque egoísta, en un punto, es un deseo tan válido como cualquier otro.

Y entonces está Baz. Mejor personaje del libro, absolutamente. Una personalidad Dracomalfiana, pero con más estilo y menos veneno. Baz es una persona arrogante, elegante y pila de otros -ante. Aun así, esconde una gran sensibilidad y unos cuantos traumas. Y spoiler admite abiertamente —para sí y para nosotros, lectores— lo que siente por Simon Snow spoiler. Creo que los capítulos narrados por él fueron los que más disfrute, sobre todo porque su forma de ver el mundo, y a Simon, son divertidísmas. Y no ay, jeje, qué divertido. Su sentido del humor es como él.

Antes de pasar a la relación entre él y Simon —qué va a ser spoiler esto, por favor—, quiero hacer un comentario en particular sobre otro personaje. El Hechicero, que las Familias Antiguas quieren derrocar porque permitió que entraran no solo los magos más poderosos a Watford y encima les puso impuestos. Cómo se atreve. Spoiler Aunque la imagen que tenemos del Hechicero va cambiando progresivamente, lo que vemos al final lo deja en una posición sin dudas complicada. Y aunque es imposible justificarlo y es obvio que estaba loquito, me parece que en ningún momento se reivindican sus logros, que realmente son positivos. Me faltó ese balance, porque por cómo está explicado en la historia, parece que la balanza se inclina para el otro lado. Y no spoiler.

Y una última mención al Humdrum, del que no puedo decir nada para no spoilear fuerte, pero cuya caracterización me pareció muy interesante. Eso, si será poco lo que puedo decir.

En fin, sí, pasemos a lo lindo, SimonxBaz. Si prefieren descubrirlo ustedes mismos, les sugiero que se salteen esta parte de la reseña. Se ve venir desde el momento uno, cuando Simon se da cuenta de que Baz está ausente, que le pasa algo. Esa paranoia obsesiva que siente con su ausencia, justificándola con «debe de estar tramando algo», ptff, bitch, please. Lo que no sabemos en ese entonces es la postura de Baz, que es un misterio hasta su aparición. Y ¿saben qué? Como dije en el spoiler de arriba, él lo admite abiertamente. Tanto su amor por Simon como su homosexualidad. Y esto me parece tan bueno y tan sano y tan valiente de parte de la autora, en un mundo en el que todavía tenemos que luchar por el derecho a amar a quien mierda queramos.

Su relación se va dando de a poco, como quien no quiere la cosa, casi a regañadientes. Y es una relación tan preciosa, tan llena de confianza y respeto —el respeto que pueden tenerse después de siete años siendo enemigos, a ver, vamos—, una cosa que daba gusto leer. En determinado punto, la intensidad alcanza su pico y necesitamos que pase algo. Que se den cuenta. Y después es todo muy lindo, porque si hay algo que Rowell sabe hacer bien es crear relaciones bonitas, tiernas y llenas de humor. Este es el punto más fuerte de la historia, lo que buscamos en ella y lo que vamos a encontrar. No creo que el mundo creado a su alrededor ni las tramas sean una excusa para algo tan lindo, pero insisto en que esto igual resalta como lo principal. Es, al menos, lo que más disfruté y más pesó a la hora de evaluarlo.

Y si vamos a la ambientación, yo creo que está muy bien lograda. Como juega con lugares que ya conocemos de sobra en nuestro imaginario, sobre todo al haber nacido como una parodia de Harry Potter, no tiene muchas complicaciones al evocar imágenes. Incluso comparte esa cosa de describir las comidas y provocar hambre, qué sé yo. Lo que sí tiene a favor y que me pareció muy acertado es la convivencia de lo mágico con lo electrónico, lo contemporáneo. Que no vivan en la Edad Media en pleno siglo XXI, digamos. Esto y las referencias a cultura popular me ayudaron a sentir más cercanía con los personajes y sus vidas. No es algo menor.

Creo que ya he hablado lo suficiente de la forma de escribir de Rainbow Rowell, pero como esta es la primera novela de fantasía suya que leo, voy a detenerme un poco más. Su forma de narrar, como siempre, es dinámica, bonita y llena de guiños y un humor maravilloso. Habrán notado que eso último es algo que resalto en varios momentos de la reseña. Es que, la verdad, otra sería esta historia si no fuera por las dosis de humor bien aplicadas. Si tuviera que decir algo negativo, y ni siquiera es sobre la narración, sino sobre una elección, es que odié con toda mi vida los hechizos. Entiendo el sistema, pero fue todo tan cringeworthy. Sé que no es una historia que se tome en serio a sí misma, no del todo, sobre todo porque nació como parodia, como ya dije varias veces, pero igual, no sé, le quitó algo. Quizás es un tema de la traducción, también. Qué sé yo.

En fin, para no hacer de esta reseña algo eterno, voy a ir cerrando por acá. Es obvio que es una novela que me gustó, que disfruté muchísimo y que me confirma que me voy a llevar muy bien con esta autora. Una historia llena de magia, pero más que nada, de amor en todos los sentidos de la palabra. Por supuesto que lo recomiendo, pero recomiendo aún más que lean Fangirl antes. 

viernes, 11 de noviembre de 2016

Heredera de fuego - Reseña

Celaena Sardothien ha sobrevivido a mortíferos combates y a la demoledora experiencia del desamor, pero a un costo indescriptible. Ahora debe viajar a una nueva tierra para enfrentar su más oscuro pasado, una verdad sobre su historia que podría darle un vuelco a su vida, y a su futuro, para siempre.
Mientras tanto, brutales y monstruosas fuerzas se van reuniendo en el horizonte e intentan esclavizar su mundo. Para derrotarlos, Celaena debe hallar la fortaleza no solo para combatir a sus propios demonios internos, sino para vencer al mal que está a punto de desencadenarse. 








Quise empezar a escribir esta reseña y de repente me quedé en blanco. Y no porque no me haya gustado, sino porque pasan tantas cosas que, la verdad, no sé por dónde empezar. Quizás sea bueno comenzar por avisar que esta es la reseña de la tercera parte de Trono de cristal. Pueden leer la reseña del primer libro en el anterior link y la del segundo, Corona de medianoche, en este. Si bien los spoilers de este libro van a estar siempre marcados, puede que haya de los anteriores. También les cuento que es de los que leí en inglés, por lo que no conozco las traducciones de algunos términos en la versión en español.

Señores y señoras, qué buen libro. Y qué diferente, absolutamente diferente, a los dos anteriores. No niego que el freno que le puso la autora a la velocidad de las entregas previas me sorprendió —aunque no me tomó desprevenida porque había visto alguna que otra reseña— y me hizo recalcular un poco la forma de leer. Una vez me acostumbré y entendí qué tipo de libro era, todo marchó bien. Más que bien, en realidad.

No solo el pacing es más lento ahora, después de los frenéticos dos primeros libros. También tenemos más perspectivas aparte de la de Celaena (en Corona de medianoche teníamos algunas escenas narradas desde el punto de vista de Dorian o Chaol, pero en sí se centraba más en Celaena), paralelas entre sí. Casi que podrían leerse las tres por separado. Casi.

La que quizás me interesó menos es la que sigue los eventos de Rifthold, es decir, la que vemos a través de los ojos de Dorian y Chaol, y además desde Sorscha y Aedion, nuevos personajes que tienen un gran peso de ahí en más. El orden que elegí no es casual; spoiler Dorian conoce a Sorscha, un nuevo interés amoroso que destaca por su lealtad y abnegación, digamos. Vi por ahí mucho hate hacia Sorscha, pero a mí me gustó. Es decir, no siento que me aportara mucho como personaje, pero es un elemento que hace avanzar a Dorian emocionalmente. Por mucho que no me guste que sea así, lo es spoiler. Por otro lado, Chaol termina involucrándose en los asuntos de Aedion, primo de Celaena. No puedo decir nada más que no arruine la historia, pero si les interesa mi opinión, todavía no sé qué pienso de Aedion. A veces me gusta, a veces me parece un imbécil paternalista. Ni idea.

Sobre esta línea argumental no tengo demasiado que decir. Más allá del crecimiento de los personajes, siento que su justificación más que nada es prepararnos para lo que se viene. Toda la novela tiene ese aire de puente, pero este arco es el que más. Aunque los primeros capítulos me interesaron ligeramente y por lo general pensaba «bueno, dale, que quiero seguir leyendo sobre Celaena o Manon», hacia el final la cosa se pone sumamente dramática y desesperante y... Nada, tienen que leerlo y sufrir conmigo.

El segundo arco es el que más disfruté, verdaderamente. No sé si decir el mejor, pero creo que muchos estamos de acuerdo en que todo lo que tenga que ver con Manon Blackbeak está bien. Qué buen personaje, por favor. Manon es una bruja ironteeth (no sé cómo lo tradujeron en español) del clan Blackbeak, la heredera, para ser más exacta. Lidera a the Thirteen (asumo que lo tradujeron como las Trece, pero a esta altura espero cualquier cosa). Es fría, calculadora, eficaz. No por nada el lema de su clan es «obediencia, disciplina, brutalidad». 

Con ella vamos a conocer el mundo de las brujas, cuyos tres clanes (Blackbeak, Yellowlegs, Blueblood) el nefasto rey de Adarlan unió para sus propios intereses, otorgándoles una de las cosas que más deseaban: spoiler la capacidad de volver a volver, ahora que la magia no existe, a través de unas criaturas llamadas wyverns. El link redirige a imágenes, para quien no sepa de qué hablo spoiler. Por supuesto, este mundo es fascinante y lo leí con una avidez que no puedo ni explicar. Esta historia no se cruza con las otras y en principio parece independiente, así que asumo que tendrá más juego en los siguientes libros. Manon es un personaje complejo spoiler, su relación con Abraxos, el wyvern que elige, me hizo feliz más allá de lo explicable spoiler, del que me declaro fan absoluta.

Fuente

Pasemos a la línea argumental más importante: la de Celaena. Al final del segundo libro tenemos a una Celaena en camino a Wendlyn, poco después de que descubramos su verdadera identidad. En este, tenemos a una Celaena rota, triste y sin ánimo de vivir, intentando solo cumplir su promesa a Nehemia. Es importante entender que la función de este libro es de curar, aprender, aceptar. Celaena va a necesitar aceptar quién es y cuál es su herencia para poder seguir, y no, no es fácil. Por suerte, la autora sabe manejarlo y la psicología de los personajes está construida de forma excelente. Celaena no es la excepción, ni más ni menos. 

Para poder llegar a Doranelle a pedir ayuda a su tía fae Maeve, Celaena deberá convencer a Rowan, un príncipe fae bajo el mando de Maeve, de que está lista. Por lo tanto, deberá pasar cuanto tiempo este considere necesario en una fortaleza de semifaes (¿tradujeron así demi-Fae?). Rowan también es un personaje complejo, y también es frío, pero de una forma más hermética que cruel, a diferencia de Manon. Dudo que haya mucho de él que pueda decir que no se considere un spoiler, pero su amistad con Celaena, el desarrollo de esta, me pareció maravillosa. Creo que recordó un poco a Aida y Faelern en Ascension. Igual, spoiler creo que es más que obvio qué va a pasar entre ellos más adelante, y aunque aún shippeo a Celaena con Chaol y me parecen la pareja más hermosa de esta saga, supongo que puedo aceptar si pasa algo entre ellos. No me va a gustar, porque prefiero a Chaol, pero quien sea que haga feliz a Celaena me parece bien spoiler Igual, no es el punto de la historia, muchas gracias.

Además, hay asesinatos misteriosos en el bosque. Bueno, sí, al parecer en este libro también hay asesinatos misteriosos producidos por una criatura misteriosa también. Pero, les aseguro, cuando se llega al meollo del asunto, la cosa se pone densa. Y no densa de aburrida, sino  de pesada, de fuerte. Sentí no miedo, sino una especie de cosa al leer. Realmente, no es la primera vez que Sarah J. Maas logra darme escalofríos con sus historias, pero en este se supera. Cuando lean van a entender a qué me refiero, así que ta. En serio, la trama empieza a moverse hacia lugares muy interesantes, que me aterrarían si viviera en ese mundo. Es de lo que más ganas me da de leer Queen of Shadows, si he de ser sincera.

Otra de las mejores cosas de este libro es que se toma el tiempo para desarrollar mejor el mundo de la historia, que ya era excelente, pero que vamos a conocer mejor. La situación en este otro continente, en el que sí hay magia y faes, y la vida de las brujas. Además, se nos muestran escenas del pasado que ayudan a atar unos cuantos cabos. Insisto en que el worldbuilding es uno de los mayores fuertes de Sarah J. Maas y que ya solo por eso la historia vale la pena. Y esto incluye no solo la geografía, sino la historia, la cultura y la sociedad. Todo esto está caracterizado a la perfección, lo que ayuda a la sensación de inmersión.

Además, me da la impresión de que la calidad de la prosa también mejoró. Quizás perdió un poco de agilidad, pero se volvió mucho más hermosa, y no hermosa en el sentido purple, recargado, sino bella y eficaz, la necesaria para una narración que transmita lo que tiene que transmitir. En eso me hizo acordar a Una corte de niebla y furia, que disfruté muchísimo por lo bello que era leerla.

Para resumir, Heredera de fuego es un libro diferente a sus predecesores, pero que sin duda está a la altura y que plantea una expansión de la trama, mundo y psicología de personajes nada desdeñable, un viaje que vale la pena y que actúa de puente hacia el siguiente libro, que tiene toda la pinta de ser increíble. Allá amos.

martes, 8 de noviembre de 2016

Las cenizas que quedan - Reseña

Hace cientos de años, la congregación Espúrea ascendió al poder. Obtenía su magia de las cenizas y su ambición fue tal que, finalmente, abrasó el mundo. Después de los grandes incendios y de los cataclismos ocasionados por aquel desastre, los supervivientes se escondieron en lo poco que se mantuvo en pie.
Aline lleva encerrada en los últimos vestigios de la civilización desde que perdió la última de sus batallas como capitana del ejército. Dejó la lucha por la política y pasó a formar parte del consejo, una institución que trata de impedir que los suyos sucumban a un mundo reducido al polvo.
Con la llegada de Weiss, un antiguo compañero de la milicia, Aline recibe un mensaje póstumo de su tío: unas coordenadas que esconden un secreto que bien podría salvar lo que queda o, por el contrario, destruirlo todo. Aline no tendrá más remedio que emprender un viaje lleno de peligros con la persona que había decidido dejar atrás, y cruzar un territorio dominado por las mortíferas tribus del fuego.

Este es de esos libros que me reafirman que tengo el mejor trabajo del mundo. ¿Leer libros increíbles y sacarme las ganas de corregirlos para satisfacer mi TOC? ¿Dónde hay que firmar? (Hay que estudiar mucho, it's a trap). Gracias a Escarlata Ediciones por confiar nuevamente en mí para que corrigiera este libro tan, tan especial.

Fuente
Las cenizas que quedan me llamó la atención desde casi el inicio por su maravillosa e interesantísima ambientación. Es por eso que voy a hablar de ella antes que nada, cuando por lo general suelo dejarla para después. Cuando empecé a leer, identifiqué claramente un ambiente distópico, un mundo postapocalíptico en el que ya no queda nada salvo las cenizas y la humanidad que no vive, sino que sobrevive como puede. Sin embargo, esto no es todo. En este mundo existe la magia, y no solo un tipo de magia. Nuestros protagonistas, que viven en un edificio que está bajo el mando de la congregación, utilizan la magia de las cenizas. Por eso el mundo está como está, porque fue quemado para practicar la magia que proporcionan estas cenizas. A su vez, también tenemos a las tribus del fuego, que usan este elemento para llevar a cabo su magia. Estas dos facciones están en guerra prácticamente desde siempre, aunque se cuente que antes fueron parte de lo mismo. Y esa guerra, sumada a las condiciones de vida, hace que la muerte siempre aceche

Es en medio de esta situación que nuestros protagonistas son lanzados a un viaje, un viaje de destino incierto y motivaciones más bien dudosas. Y saben que no va a ser un viaje bonito, no solo por el estado del mundo, sino porque la tensión entre ellos provocada por su pasado encierra mucho dolor y resentimiento. Mucha pérdida. 

Fuente
En esta historia hay peligros externos, tanto por la contaminación como por las tribus del fuego y alguna que otra cosa más. Sin embargo, los mayores peligros son aquellos que vienen del interior de los personajes. Son estos los demonios que van a tener que enfrentar mientras buscan el lugar del que Cobalt, el tío de Aline, nuestra protagonista, dejó las coordenadas para que ella fuera. 

Otro factor que me encantó de esta novela es la madurez y profundidad de los personajes. Hay dos protagonistas claros cuyas perspectivas dominan en capítulos alternantes, aunque la narración está en tercera persona. Estos son Aline y Weiss


Weiss es el típico personaje al que todos adoran y está acostumbrado a salirse con la suya. Es pelirrojo, algo que se considera de buena suerte en esta cultura. Exsoldado, ahora viajero, regresa al edificio solo para llevarle el mensaje de Cobalt a Aline y convencerla de que vaya con él a buscar lo que sea que haya en esas coordenadas. Y no va a parar hasta lograrlo. Aunque es muy emocional e impulsivo, no deja de ser inteligente y astuto cuando quiere. También es bastante honesto en sus intenciones y esto vamos a verlo durante toda la novela. La culpa pesa sobre sus hombros, pero es el agente que intenta resolver el conflicto del pasado. Eso no podemos más que concedérselo. 

Aline, por otro lado, es fría y analítica. Tiene una personalidad muy fuerte y áspera, en parte por su vida de soldado, de capitana, y por lo duro que fue perderla junto con su brazo en aquel accidente durante el combate. Un accidente del que no puede evitar echar la culpa a Weiss. Es un personaje que carga con muchísimo dolor y frustración, pero que se supera día a día y hace lo que puede para vivir como ella quiere y no como le dicen. No despertó más que admiración en mí. Es un personaje maravilloso que no puedo esperar a que ustedes conozcan. Quizás a algunos les recordará a Imperator Furiosa, de Mad Max, y puede que la historia tenga un tintecito similar (y esto podría atraer a unos cuantos, si están con ganas de algo del estilo), pero les aseguro que, al fin y al cabo, son bien diferentes. Aline está mucho más torturada y sola. Y no tiene una prótesis, sino el dolor de un miembro fantasma. Y es importante que tengan esto en cuenta cuando lean.

Hay unos cuantos personajes secundarios que tienen mucho peso en las vidas y en el pasado de los personajes, como Cobalt y Dorna, y algunos en el presente y el futuro, como los residentes de la torre de Sal, la escalofriante torre de Sal, pero creo que el secundario que más me gustó por todo lo que significa en la historia es Crace Omerelle, una chamán de la tribu del fuego que va a hacer que nuestros protagonistas empiecen a interesarse más por esto y pongan en cuestión todo lo que aprendieron desde que nacieron, todo lo que sabían durante la guerra en la que pelearon antes del accidente de Aline. 

Fuente
Es a través de Crace también que van a escuchar más y mejor las historias antiguas sobre la magia, el pasado de la humanidad y el mayor enemigo que tienen, unos seres legendarios llamados hombres de ceniza, que murieron por voluntad propia en manos del fuego solo para levantarse de nuevo como seres hechos de ceniza. Aterradores, portadores de muerte

No puedo dejar de destacar la capacidad que tiene la autora para dejarnos frases maravillosas, que se quedan con nosotros hasta mucho después de leídas, como si nos las grabaran a fuego. Por ejemplo: «El fuego que ya no se tiene es el que duele de verdad, le había dicho una vez Dorna. Qué cierto era». Que quizás fuera de contexto parezca meh, pero cuando estás leyendo te cala muy hondo. Toda la prosa es así, como si te sujetara y no te dejara salir de la corriente emocional que nos arrastra

En definitiva, este es un libro intenso, con una narración que si bien no es trepidante, nos lleva en un viaje cargado de magia y desolación, de personajes profundos perseguidos por sus propios demonios, en busca de quién sabe qué, si al final lo importante no es la meta sino el viaje, y el viaje los va a llevar por caminos que ni imaginan. ¿Qué hay en las coordenadas? Eso ya van a descubrirlo ustedes, quizás, pero a mí me dejó satisfecha. El final me dejó satisfecha, aunque destrozada en muchos niveles. Esta historia me llegó muchísimo y sus personajes no van a abandonarme. El mensaje pacifista y ecologista no es difícil de detectar y, enganchado a un argumento como este, tiene un efecto impresionante.

Recomiendo mucho, mucho este libro. Les va a pegar en el corazoncito, pero la mierda que va a valer la pena

viernes, 4 de noviembre de 2016

Reino de sombras - Reseña

Cuando las sombras descendieron sobre el reino, su destino quedó sellado.
Una oscuridad profunda y letal cayó sobre el reino de Relhok.
El cruel canciller está dispuesto a todo con tal de conservar el trono.
Pero existe un amor que puede arrebatárselo.
Ella es una princesa que todos creen muerta.
Y él, un valiente arquero.
Juntos, podrán hacer temblar los cimientos de Relhok.
Reino de sombras es el esperado regreso de Sophie Jordan a la fantasía. Con una prosa rica y ágil, nos sumerge en un mundo oscuro y peligroso, en donde nadie tiene la vida asegurada. 





No sé por qué quise leer este libro. Tenía el antecedente de la decepción desde Firelight, que prometía mucho y terminó siendo... Bueno, no lo que podría haber sido. Esta no es la reseña de Firelight (por suerte, porque sería bastante negativa), pero quería explicar por qué debería haber desconfiado de la autora. El libro me llamó la atención, las reseñas hicieron que tuviera curiosidad. En fin, que lo quise leer a ver si estaba a la altura de la premisa. Y no, no lo estuvo.

Y es eso; qué decepción. Toda la historia de un reino en la oscuridad, monstruos aterradores que comen humanos, una protagonista spoiler ciega spoiler, no sé, tenía todo para ser una historia fascinante. No debería sorprenderme que volviera a pasarme esto con la autora, pero en fin, tenía la esperanza. Y me equivoqué.

La historia de este primer libro —tengo entendido que es una bilogía— es el punto más débil. El problema no es el ritmo, ni que no haya acción. Esas cosas están muy bien y, de hecho, todo el tiempo están pasando cosas. Las escenas de acción están bien llevadas y son dinámicas. Ese no es el tema, el tema es que la cosa no va a ningún lado. Todo el temita del rey loco, de los monstruos, del eclipse, de que los personajes buscan llegar a un lugar en el que se supone que no hay de esos bichos... ¿Para qué? ¿Cuál es el propósito de este libro? Lo único que me interesaba, al final, era lo que pasaba entre los protagonistas. Y bueno, la verdad, con el contexto que tenemos, me habría gustado que me interesaran más otras cosas.

Tengo entendido que son dos, sí, así que supongo que esto sirve un poco como preludio al segundo. Bien, entonces, ¿por qué perder todas estas páginas en blablabla aburrido y no escribir un solo libro? *ruidito de caja registradora*. Exacto. Me pregunto si el siguiente podrá cargar con todo el peso del argumento solo, o si será una cosa abrumadora. O si tampoco va a pasar nada. O si terminan encajándonos más libros. Quién sabe.

Al libro lo salvan los personajes. En especial los dos narradores, Luna y Fowler, que están bastante bien desarrollados. Sus voces son bien diferenciables y nos aportan distintos puntos de vista, muy necesarios, dado que Luna spoiler es ciega spoiler y sobre Fowler recae el peso de spoiler describirnos el mundo spoiler

Luna me pareció un poco boba, pero es buena gente y relativamente valiente. Lo de boba se entiende, ya que vivió en la torre esa toda su vida y conoció solo a Perla y Sivo, quienes la cuidaron desde bebé. Esta situación toda me recordó a La reina del Tearling, pero menos tediosa. Supongo que algunos recordarán que no fue de mis lecturas favoritas. Por suerte, Luna no es como Kelsea. Se equivoca, sí, pero no por inconsciente, simplemente es inexperiente. Y lo admite. 

Lo que menos me gustó de ella es su caracterización. Spoiler Es decir, es ciega. Y la gente no se da cuenta. Es ciega de nacimiento, o sea, quizás la autora nunca conoció a una persona ciega, pero lo notás. Y no, dudo mucho que, por más que no ver afine los otros sentidos, pueda ir por un bosque lleno de monstruos lo más feliz de la vida, o usar armas. No sé, en todo caso es alguna magia(? por ser princesa, esas cosas pasan en este tipo de libros. Ni idea, un poco pobre la cuestión spoiler.

Fowler es nuestro héore trágico con un pasado terrible que ya no quiere sentir nada por nadie y solo busca sobrevivir y bueno, todo lo que ya sabemos. Por más cliché que sea, de todas formas logró caerme bien. Spoiler El secreto de su verdadera identidad se ve venir de lejos, sin embargo spoiler

La relación entre ellos me recordó a la de Lilac y Tarver en Atados a las estrellas, pero menos desarrollada. Eso de que tengan que viajar juntos, solos, y dependan el uno del otro forma lazos muy fuertes, sí, pero estos dos ya se gustaban desde el primer día. Un instalove a primera vista spoiler o a primera escuchada, o a primera olida, en el caso de Luna. Ojalá fuera un chiste spoiler. Claro que lo podemos entender de parte de ella, que no conoce a nadie y los extraños le parecen fascinantes, pero los dos compañeros de Fowler, Madoc y Dagne, no podrían chuparle más un huevo. ¿Está preocupada por su situación? Sí. ¿Se acuerda de ellos después? Mmm, bueno... ¡Es que la voz de Fowler es tan sensual! Y en el caso de él, bueno. Qué decir de la escena en la que él descubre que ella spoiler es ciega. Cuando lo encuentra desnudo. Esa escena, sí. Y él, en vez de decírselo, lleva una de las manos de Luna a su pecho. Ah, sí, es que hablar está sobrevalorado spoiler. El resto de los personajes pueden ser más o menos interesantes, pero no tienen mucho peso. No realmente.

Mi mayor decepción, como ya dije, fue el desaprovechamiento de la ambientación. Esto también me recordó a Atados a las estrellas, pero peor, porque al menos en ese estaba justificado. Acá se nos habla de un mundo donde un eclipse —aunque todo esto está muy agarrado de los pelos y tuve que hacer un esfuerzo por callar a la parte científica y lógica de mi cerebro para disfrutarlo— impide que haya luz, salvo durante un ratito del día. Y unos monstruos horribles, los moradores de la oscuridad, aprovecharon para salir y matar gente y blablablá. Y ahora el mundo es horrible, la gente es mala, el rey usurpador es un psicópata asesino y, bueno, ¿no es súper aprovechable todo?

Las imágenes de las que nos proveen los personajes, ya sean visuales o de otro tipo, no me parecieron suficientes como para imaginarlo bien. Los peligros a los que se enfrentan son coherentes con ese mundo, pero todo parece tan fácil, tan sinsentido, que no me llegó a provocar nada. Necesitamos más worldbuilding, más información, más cultura, no sé, algo que haga que me imagine en un lugar y no en los default que tengo en la mente para historias de este tipo.

Lo que salva un poco esto es la prosa, que es bastante linda y sí nos permite, sobre todo de parte de Luna, sentirnos un poquito ahí. No lo suficiente, insisto, pero es algo. Y es una prosa que logra transmitir sentimientos, las sensaciones que provoca el entorno y ansiedad en las escenas de acción. Quizás el pero que le pongo es que está demasiado recargada, como si se enfocara más en ser linda que en contar. No interfirió con mi lectura, al menos, ya que leí la mayor parte del libro en una noche. Supongo que para otros puede ser bastante lenta, pero no me lo pareció tanto. Solo recargada en ciertos aspectos.

En definitiva, no es un mal libro, pero tampoco me pareció bueno. Podría haber dado mucho más de sí y habría sido fascinante, pero no lo fue. Logré disfrutarlo, pero no entendí qué propósito había, qué nos podía contar la historia, para qué. Supongo que para entender esto voy a leer el segundo —que sea una bilogía me anima a seguir con la saga—, pero voy con menos expectativas. Ya aprendí que con esta autora no puedo tenerlas.

martes, 1 de noviembre de 2016

Zodíaco - Reseña

En el amanecer de los tiempos 
Había 13 Casas en la Galaxia del Zodíaco. 
Ahora solo quedan 12… 

Rhoma Grace, una estudiante de 16 años proveniente de la Casa de Cáncer, tiene una forma inusual de leer las estrellas: indaga historias en el cielo en vez de seguir los pasos para realizar predicciones certeras. Y no puede resolver la incógnita ni para salvar su vida.
Cuando una violenta explosión desalinea la luna de Cáncer, matando a miles de ciudadanos, incluyendo a su amada Guardiana, Rho es la mayor sorprendida al ser nombrada como la nueva líder de su Casa. Pero, como una auténtica canceriana, ama su hogar con uñas y dientes y acepta proteger a su gente pase lo que pase.
Las catástrofes no se detienen en Cáncer. Cuando Casa tras Casa cae víctima de anormales accidentes meteorológicos, Rho empieza a sospechar que Ocus, el exiliado decimotercer Guardián de la leyenda, ha regresado para hacer cumplir su venganza a lo largo del Zodíaco. Ahora Rho ‒junto a Hysan Dax, un joven enviado de la Casa de Libra, y Mathias, un comandante de la guardia canceriana‒ deberá viajar a través de la galaxia para advertir al resto de los Guardianes. 
¿Quién creerá lo que diga esta joven sin experiencia? ¿Y en quién podrá confiar Rho cuando el mundo se define por sus diferencias?

Zodiacal Sign, por supuesto, es la banda sonora de esta reseña
Curiosidad: el «idioma» es puramente fonético. La letra no significa «nada»

La anécdota de cómo llegó este libro a mis manos es lo suficientemente divertida como para que empiece la reseña con ella. Unos días después de mi cumpleaños, mi novio y yo fuimos a una librería preciosa que se llama Escaramuza, donde le mostré Zodiac y le dije que era de los que quería leer. Los dos somos muy lectores y nos gusta ir a las librerías solo para mirar, aunque sea. Como se estaba quedando en mi casa y yo tenía que ir a clase después, le iba a dejar mis llaves por si mi madre no estaba. Obvio, nos olvidamos y, cuando llegué a la facultad, tenía mensajes suyos avisando de que se había quedado afuera. Esto llevó a que le pidiera a mi madre que lo fuera a buscar, y resultó que estaba con mi tía a unas cuadras. ¿Haciendo qué? Buscando un regalo de cumpleaños para mí. Es fácil adivinar qué pasó: tengo el mejor novio de la galaxia y Zodiac en mi estantería ♥ [gracias, Facu, perdón por dejarte afuera :(]

En fin, volvamos a la reseña. Aviso de que leí este libro en inglés, así que si algún término no es el que conocen, bueno, perdón, realmente no sé cómo lo tradujeron. Si quieren, me lo pueden comentar, que siempre me interesa. 

La historia tiene un ritmo frenético; siempre está pasando algo, sean escenas de acción, de descubrimiento o de debate. Los pocos momentos de «calma» son más intensos a nivel emocional, así que nunca tenemos tiempo de aburrirnos. El inicio, de hecho, ya nos pega con todo; catástrofes, muerte, destrucción. Sin ahondar para no spoilear, apenas tenemos tiempo de conocer a Rho y a su mundo y ya todo eso se vuelve inaccesible, para ella y para nosotros. 

No tiene mucho sentido contar de qué trata esta historia porque está muy bien resumido en la sinopsis —para eso están, se supone—, así que solamente me voy a centrar en qué produce. Vértigo, intriga, preocupación y la certeza de que hay algo mucho más grande por detrás. Zodiac es ese tipo de primer libro de una saga que cuenta una historia más simple y que da pie a que las cosas se compliquen después, me parece. Supongo que a muchos les puede parecer introductorio y demasiado explicativo, pero la verdad es que no veo cómo podría ser de otra manera. Es el primer libro de una saga en una ambientación inventada. Por supuesto que va a ser introductorio y explicativo, c'mon. Es necesario para poder entender.


Los personajes fueron el motivo por el que le di cuatro estrellas en Goodreads y no cinco. No es que estén mal, es que salvo por Rho y Hysan, siento que a los demás no los conozco. Y eso incluye, a mi pesar, a Mathias. Yap, lo siento.

Rho está muy bien construida. Es un claro ejemplo de shock, al principio, y de estar en una situación que te sobrepasa, una situación que no elegiste y en la que todos esperan lo mejor de vos, cuando realmente estás haciendo lo que podés. Eso es lo que se siente durante toda la narración, y está bien logrado. Rho es una persona valiente, generosa e íntegra, que a pesar de que solo le trae problemas, mantiene firmemente sus creencias cuando sabe que es lo correcto. A veces se equivoca, pero siempre busca el bien de los demás. Siempre me sentí muy inclinada a tenerle cariño a este tipo de personajes así de humanos.

Hysan también me gustó mucho. Él y Nishiko son el optimismo que Rho necesita para seguir. Esa fuerza que da la esperanza. Aunque a Nishiko la conocemos poco, Hysan es uno de los personajes principales y verlo a través de Rho es muy lindo. Es una chica algo tímida y algo perdida, en medio de una situación de mierda, y él no hace más que ayudarla y estar de su lado. Es uno de los pilares que la sostienen y spoiler el interés amoroso que más me gusta. Rho se siente bien con él, y él la trata siempre como una igual, sin hacerla sentir incapaz de nada. Si tuviera que elegir, lo siento, #teamHysan. Lo malo, para mí, es que haya que elegir, porque hay un triángulo amoroso en esta historia spoiler. Me gusta la personalidad que le dio la autora, ligera aunque tenga un peso sobre sus hombros. Que invente cosas ganó mi corazoncito, puede. No sé, quiero más Hysan en las siguientes novelas, porfis.

Mathias es el otro pilar; Mathias es Cáncer, el hogar, el spoiler amor de la adolescencia, un crush, digamos spoiler, una persona más serena, centrada y ocupada de la seguridad y aprendizaje de Rho. Sin embargo, siento que no pasa mucho de eso. Siento que Rho tampoco se preocupa mucho por conocerlo. No logré sentir la empatía necesaria por él, y por eso spoiler su relación con Rho, hacia el final, me pareció linda, pero forzada en un punto. Me alegré, pero la autora es mala y a partir de ese momento todo es caos y horror. Su SÚPER SPOILER «destino» no me produjo casi nada, salvo un poco de pena por los «quizás» que se pierden. Igual, tampoco confío en que sea definitivo. YO SI NO VEO EL CADÁVER NO LE CREO A NADIE UNA MUERTE, EH, A VER spoiler.

Lo mejor es que, en definitiva, hasta Rho misma lo sabe y lo dice: sus sentimientos por alguien, en esos momentos, son algo secundario; hay cosas más urgentes que atender y no puede actuar como una adolescente. Aunque haya escenas románticas, no son el motivo del libro, y eso se agradece.

Ochus, como antagonista, tampoco me hizo sentir demasiado. Quizás dé más juego en las siguientes novelas, pero en esta es prácticamente una «amenaza fantasma» *ba dum tss*. El resto están bien, es decir, veo que son secundarios necesarios, pero no creé vínculos afectivos con casi ninguno. Pienso lo mismo que con Ochus; quizás más adelante den más de sí, pero en este libro el cast pasó desapercibido en este sentido.

Fuente

Llegamos a lo que más me gustó: la ambientación. El trabajo que hizo la autora para crear este universo es increíble. Suspendiendo un poquito el escepticismo que provoca una galaxia basada en los signos del Zodíaco, me encanta el trabajo de caracterización de cada casa. 

Si ya de por sí crear la cultura, costumbres e historia de un mundo es difícil, la de doce suena como una tarea titánica. Creo que cada casa está muy bien definida y que podemos sentirnos realmente ahí. Además, la construcción de los mitos, el de Ophiuchus en particular, es muy buena. Tal como pasa en nuestro mundo, muchos mitos fundacionales se parecen en distintas culturas.

A mí este tipo de ambientaciones, tirando a la space opera, me encantan, la verdad, para qué mentir. Me generan un entusiasmo que no les puedo explicar. Así que bueno, disfruté muchísimo de las descripciones de los planetas, los viajes, la tecnología... —Wave, tracker, todos estos dispositivos, ay *fangirlea*—. Muero de ganas de leer los siguientes libros y conocer más casas. Sobre todo la de Leo, obvio.

La prosa me gustó. Es simple en un punto, pero tiene algo muy íntimo, una conexión inmensa con la voz de Rho, que la hizo fuerte en cuanto a transmitir los sentimientos de esta y sus impresiones de lo que iba pasando. El libro se lee lo suficientemente rápido, pero sin que se pase volando y sientas que más que leer viste una película. La narración está ahí, se siente y se disfruta. 

Así que, bueno, para concluir, Zodiac fue todo lo que esperaba y más. Un libro que me gustó muchísimo, que me hizo pasar bárbaro, pero del que eché de menos la caracterización del resto de los personajes. Eso es lo que espero de la secuela, que por supuesto voy a leer apenas encuentre —ya está en mi país hace rato, en español, pero la quiero en inglés porque soy hinchahuevos y me haría daño físico (?) tener uno en inglés y otro en español—. Recomendado, sí.