martes, 1 de mayo de 2012

Aire de Dylan [A simple twist of fate] Part I




Impensable que cuatro días en Buenos Aires rindieran tanto. No sé si es porque la última vez que fui tenía 14 años, estaba todo mal conmigo y con el mundo, y no hicimos tanta cosa, que no recordaba una ciudad tan linda y tan copada como la que conocí ahora. 
Empiezo a contar desde que subimos al avión, tengo una anécdota re linda ahí. Resulta que me tocó al lado de una puerta de emergencia, entonces viene el azafato puto y le dice a mi padre "no puede haber menores al lado de las puertas de emergencia", y yo, con mi mejor cara de orto, le respondo "no soy menor -pelotudo, tendría que haber agregado-". Ahí me dice "bueno, tenés cara de menor". Sorete. Encima me dice "te sentís capacitada para actuar en caso de emergencia?" Gracias por la onda, bo. Igual estuvo de más, era mi primer viaje en avión y lo hice escuchando a John Coltrane. Mi papá hasta se emocionó por eso. 
Lamentablemente, mi viejo no me pasó sus fotos -porque yo aproveché para andar más liviana que las sacara él-, así que tengo solo las del avión y las de lo que compré. En otro post pongo las de él, que son más lindas lejos. 

Llegamos al Aeroparque y fuimos en tasi hasta el hotel, el Normandie en Rodriguez Peña esq. Sarmiento, a una cuadra de Corrientes -en esa esquina hay un Starbucks!-. Lo primero que hicimos fue  almorzar -en Güerrín, sobre Corrientes, la mejor pizza del mundo- y luego salir a recorrer el centro, y cuando pasamos por el Gran Rex -acá viene lo mejor de la historia, lejos-, y vimos un cartel de Les Luthiers, entonces papá quiso ir a preguntar a ver cuándo iban a estar. Era en Mayo, pero mi viejo, por joder, preguntó si quedaban para Bob Dylan. A mí me dio cosita porque sabía que iba a andar por ahí justo los mismos días que nosotros y moría por ir, y rogaba a cualquier dios o superhéroe para que ocurriera un milagro y pudiera ir. Resulta que quedaban TRES para ese día y a un precio accesible para nosotros. Obviamente, mi viejo quiso ir. Cosa raaaaaaara, la mujer no estuvo de acuerdo porque era un gasto inesperado y muy alto y blablabla. CASI ME MUERO DE UN ATAQUE. Me lo llegaba a perder y me moría, pero por suerte papá actuó como un ser humano racional y compró las tres igual. Estuve toda la tarde en las fuckin nubes. Todo by a simple twist of fate! -mi canción favorita de él y del mundo, yay!-.

Seguimos paseando, fuimos al Ateneo, donde tomamos un café y pasaron canciones de Bob Dylan  [y Miles Davis, con quien tocó Coltrane] muy serendípicamente. También recorrimos la Bond Street, donde compré los mejores peluches del universo, posta. Visitamos un par de galerías lindas. Florida, Santa Fe, el camino del turista (?)
Antes de Baaaaab, fuimos a comer a un lado que ni me acuerdo el nombre, pero la comida era rica, donde un mozo no podía entender que yo quería el trago que no tenía alcohol -nada de cosas raras que pudieran enturbiar mi momento feliz-. 

Y entonces, sí, BOB DYLAN. No podía CREER que estaba ahí, que el hombre en el escenario fuera él, que lo estaba viendo, escuchando, tocar la armónica, cantar cosas como A hard rain's a-gonna fall, Ballad of a thin man, It ain't me babe, Like a Rolling Stone, Highway 61 revisited, All along the watchtower, Blowin in the wind... setlist completo acá. Sigo delirando de lo genial que fue, de la emoción, del no poder creer, de derretirme cada vez que tocaba la armónica, de tanta felicidad junta. Increíble, lo mejor de Buenos Aires pero LEJOS. 
A la vuelta tomamos un café en el Starbucks, algo que siempre había querido hacer -cholulismo-. 

Al otro día fuimos a La Boca -en coletivo, un 64, los odio igual, son feos-, donde nos salteamos Caminito y al tipo raro disfrazado de Maradona -weird- y a la horda de turistas, y fuimos a PROA, una galería re linda de la cual odié la exposición -Aire de Lyon- y me aburrí como ostra. Igual, con mi viejo es inevitable ir a mil museos y galerías. Al terminar el viaje vi cosas de Picasso, Dalí, Andy Warhol, Brueghel, Turner, Mondrian, Berni y sé que me falta alguno, pero en fin, no me adelanto más. 
Volvimos y recorrimos un poco más, comimos en un lugar que se llama Cumaná, donde mi viejo pidió un pastel de calabaza con lomo al barro que es una de las cosas más deliciosas del mundo mundial. Googleen estos lugares si van, porque son geniales. Sí, nos pasamos morfando, mala vida.
Más tarde fuimos a la Feria del Libro, que estuvo linda pero al rato me apabulló y dejé de prestar atención. Ahí conseguí American Gods, de Neil Gaiman, que no lo encontraba por ningún lado y fui feliz. Al salir fuimos a recorrer Palermo Soho y Palermo Hollywood, ahí fuimos a una librería que se llama Libros del Pasaje, que tiene cafetería y hacen una limomenta y un cramble de manzana que son lo más. Tenían muchos discos de Bob Dylan, Miles Davis en una vidriera, y fue genial. 
Volvimos re cansados, y cenamos en El Cuartito, donde hacen empanadas que son geniales, había cola y todo para entrar. 

El sábado empezamos el día yendo al barrio chino, tengo una foto con uno de los dragones de la puerta.  Los supermercados más bizarros del mundo, no sé si me dio curiosidad o asco, pero bueno, eso lo dejo al criterio de quien vaya. Comimos en Todos Contentos, re rico -Chow Mien, yay!-, aunque el mozo no parecía entender que lo que YO pedía era para MÍ y no para mi viejo o su mujer. Gracias, corazón, mirá que yo también como. Volvimos re tarde y dormimos como unos hijos de puta. Después fuimos al MALBA y eso. Nada, re lindo edifició, me aburrí después de un ratito, blablabla. Ese día estaba nublado y hasta llovió un poquito, así que en el hotel sesteamos like a boss. Se le ocurrió a mi padre ir al Abasto -acá me sentí flogger (?)- a ver The Avengers, pero cuando llegamos estaba agotado. Y ta, volvimos al toque. Cenamos en Los Inmortales, que está bien pero tah. Gardel iba, por si a alguien le interesa. 

Y bueno, el domingo madrugamos para ir a San Telmo, bajamos del subte y fuimos para el lado equivocado, me dolía el pie -izquierdo, y el derecho me terminó doliendo por apoyar todo el peso en él- y rengueaba un poco, gracias pa. Gracias a esto conocí la línea E (?) -viví en subte en este viaje- y bueno, conocimos la feria, que era linda y eso. Pasamos por la puerta de Orsai, el bar del escritor supergenial Hernán Casciari, pero estaba cerrado. Comimos en un lugar re lindo que se llamaba El Federal, que habíamos leído críticas que decían que demoraban muuucho y los mozos eran re mala onda, pero se comía muy bien, pero a nosotros nos tocó una moza que era una salada pero nos trató bien. No nos demoró nada raro, y nos habló bien. Aunque a los de la mesa de al lado, cuando le preguntaron si demoraba mucho, les dijo "Y, no es McDonalds esto, sabe?". En fin, los ravioles de calabaza con salsa cuatro quesos de ahí, debe ser lo más rico que comí en mi vida, fácil. Immmmpresionantes. Dios, soy una gorda. Desde la mesa podíamos ver a nuestra moza discutiendo re saladamente con el gerente y cuando nos cobró nos pidió disculpas porque habia pocos mozos, que no le gustaba atendernos mal, y que la próxima vez, si no había muchos mozos, que ni viniéramos y blablabla. 
De ahí fuimos al MAMBA, que lo que más recuerdo es que tuve que subir LA escalera más enorme y retorcida del mundo, rengueando. Creo que no estoy hecha para museos. 
Partimos, raro, hacia ooootro museo, esta vez en Puerto Madero, la Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat. Ese fue el que más me gustó, pero estaba hecha pedazos mal y no podía ni caminar ya. Cuatro pisos gigantes me recorrí en ese estado, me sorprendo a mí misma cada día. 
Volvimos y tomamos un helado de despedida en Cadore, recogimos las cosas, nos fuimos para la estación -reee linda!- de Buquebus y listo. Ay, cierto, dejando el hotel, llamé al ascensor, y -no puede haber más de tres personas por viaje- cuando llegó, esperaba encontrarlo vacío, pero había un viejo cuando abrí la puerta! Así que miré a mi viejo con una cara de desconcierto/asco y le dije "hay personas", luego cerré. Pobre señor, mi papá todavía se ríe de mí.

Listo, ese fue el viaje. Acá mis fotos, prometo subir las lindas pronto :) 

La vista desde el hotel

Hacia Sarmiento

Hacia Corrientes
En el freeshop del Aeropuerto de Carrasco, papá me regaló esto. Es riquísimo. 

Mi vieja y mi abuela todavía no pueden creer que YO compré eso. Por voluntad propia.

Quien quiera que se burle/objete esta compra, merece morir. Es lo que más amé. 

Lo encontré de pedo y lo amo. 

Mis tesoros. 

Mi preciosssssssssso, arriba del coso feo de PROA. 

Feria del libro, YAY!

MALBA, boleto, tarjeta del hotel. 

Esto fue en mi casa ya, el buzo lo compré en el Abasto -floggggeer (?)-.

Sute y entradas del MAMBA y el otro museo. 

That's all folks!

7 comentarios:

  1. ajajajajajajajajajjajajajajajajajaja me hiciste llorar de risa sof XD

    Yo sigo traumada con los putos peluches... Ahora tendrequesacrificarmeeirabuenosaires
    envezdequedarmepormisobligaciones.

    Tendré en cuenta esos lugares a visitar, yo quiero ir a ver a pintiiiii amo a ese tipo es un salado mal. Y ta tengo que visitar la otra libreria y Bones Street urgentemente porque tambien quiero un gorro friky (?

    Te quiero mucho y me aleeegroooo pila por los peluches y por tu persona que esten en buenas manos (: ♥

    ResponderEliminar
  2. jajaja Fuiste a La bond! que grosa jajaja y, amé esos peluches! jajaja
    y me mató la foto al boleto del Subte xD jajaja no sé, es raro ver una foto de algo que me resulta tan cotidiano jaja
    En fin, me suuuper alegra que lo hayas pasado bien y que te haya gustado Buenos Aires! Terrible bajón que no se haya dado lo de vernos :( pero bue, tengamos fe en que otra vez será jajaja
    besoteee (L)

    ResponderEliminar
  3. Precioso el Chikorita ^^

    Yo estoy en planes de re-formular mi viaje a BS AS ^^

    ResponderEliminar
  4. que suertuda, menudo viajeeeee :)
    amé las fotos ;)
    besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Pah boluda, es como que no sé por donde empezar. Que genial *todo*, amé tu viaje. Posta que me encantaría ir a Bs As con una persona como tu viejo!!!


    Cuando nos veamos chusmeamos :D




    La última foto me genera un KABNSDJLAS gigante, sos la mejor!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola, vine a comentar :D
    Wiii Buenos Aires hell yeah! <3
    Pensé que salían re caros los boletos de bondi, no entiendo nada xD jajaa pensé que salían tipo, no sé, 4 pesos. (ahora tu padre tenía tarjeta SUBE y me re caga xD)

    Oh sí, BOB DYLAN!!! sé lo que para vos significa, muuuuuuuuuuuuuuy grosso!!! :D
    Si no ibas a ese recital ponele que íbamos a hacer que determinados hechos de tu vida parecieran un accidente.

    Me alegro mucho que lo hayas disfrutado, Buenos Aires es geenial :D Te quierooo!

    ResponderEliminar
  7. No me mori los peluches me mori me mori me moriii. que bueno que hayas pasado tan lindo :)!

    sigo muerta por esos pelucheees

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: