jueves, 15 de marzo de 2012

Factor Común

Hoy voy a hablar de cómo una gran historia que debería haberme encantado, solamente me hizo desear no haberla visto jamás de los jamases. Suena dramático? Lo es. 

[Aviso para aquellos que no estén interesados en animé, se la pueden saltear si les place, pero creo que va más allá de eso, igualmente. Hasta se pueden imaginar que es una crítica de una serie yanki con personas actuando. Re que no lee nadie ahora.]


Creo que varias acá crecimos viendo cosas como Sailor Moon, Sakura Card Captor, Corrector Yui, etc. Esa típica historia de chica-que-tiene-poderes-y-lucha-contra-el-mal. Típica, típica, típica. Sin embargo, y creo no equivocarme, todas estas nos dejaron un lindo recuerdo. Yo por lo menos me acuerdo de ellas con cariño, tenga la edad que tenga. 
No va tan por acá la cosa, pero necesito esta cierta introducción. Perdónenme las vueltas, prometo llegar al punto que quiero. 

Las quejas
Encontré esta serie por casualidad. Llamarse Puella Magi Madoka Magica no la hacía para nada atractiva, pero leí tantas críticas positivas, como ésta, que habla de ella como revolucionaria, con aires de thriller psicológico y hasta gore, que me llamó la atención. El argumento era el mismo de siempre (chica-que-tiene-poderes-y-lucha-contra-el-mal), sólo que no era visto de la misma forma. 
Creo que ya en el 94 había habido cosas como éstas, con esos giros que te dejaban de cara, como Magic Knight Rayerth (los últimos capítulos de la primera temporada, la segunda temporada entera, quien la vio sabe bien de qué hablo); o tal vez Mahou Shoujo Lyrical Nanoha; pero sin duda a lo que más se parece Madoka es a Mai-HiME. Creo sinceramente que Mai-HiME dejó claro que ser una chica mágica no estaba nada bueno, bastantes años antes que Madoka. Y que si vamos a hablar de un giro argumental salado, cruel e inesperado, ese también lo fue. Algunos personajes son prácticamente calcados en personalidad. Homura es como Natsuki, Kyoko es como Nao. Pero no, Madoka no se compara con Mai, ni con ninguna de las demás protagonistas de otra serie, incluyendo a Serena de Sailor Moon. 
¿Por qué? Lo único que hace en toda la puta serie es mirar y llorar. Listo, nada más. Y no, no es perdonable sólo porque a partir del capítulo 10 se explique por qué y todo eso, ¡son 12 capítulos! No puedo explicar lo mucho que la odié, detesté, tuve ganas de que la mataran durante toda la serie. 
Ahora que ya terminé con las quejas, pasemos a lo bueno. 

Lo bueno
Lo mejor que me pasó con este animé fue, a segundos de empezar la música, me di cuenta de que era de Yuki Kajiura, y me sentí muy genial. Después de eso, hay poquitas cosas que me hayan hecho sentir bien en esta serie. 
El dibujo engaña. Los personajes son todos lindos, como para niños. Colores brillantes, fondos bonitos, esas cosas. Hasta que llegamos al mundo de las brujas, y nos encontramos con cosas como éstas:



Dafuq? Sí, escenarios como estos pueblan ese mundo, y lo hacen interesante, muy interesante. Así que por el lado dibujo no hay quejas, sólo extrañamiento al principio. La música, ya dije, es de Yuki Kajiura, por lo tanto es genial. Atrapante, dramática, intensa cuando necesita serlo. Irónicamente, ella también hizo la banda sonora de Mai-HiME...
Y la historia... los primeros dos capítulos son normales, casi parece que vamos a ver lo mismo de siempre con un dibujo diferente. Que es más de lo mismo, y que no vale mucho la pena. Está el típico bichito que da los poderes, está la típica chica normal con sus amigas normales, todo eso. Y qué pasa? Capítulo 3, listo para romper todos los esquemas. A partir de ahí la historia se convierte en una cosa tan terriblemente impredecible, frenética e intensa, que cuesta mucho dejar de mirar, aunque duela cada puto momento. Se tiene desde casi el inicio la sensación de que nada puede salir bien. 
Y entonces, cuando todo es terriblemente desesperante, capítulo 10. Otro giro, una explicación increíble. Y los dos últimos capítulos, desesperanzadores. Ah, y la verdad. La verdad sobre las Chicas Mágicas. No voy a contar el final, tranquilidad. Pero la historia está muy bien llevada, y aunque algunos dicen que debería haber sido más larga, creo que eso sólo beneficiaría el desarrollo de personajes, pero no de trama. No se necesitan capítulos de relleno. 
Pero no todo es bueno acá. 

Lo malo
Terminé esta serie con una sensación horrible en el cuerpo. No podía entender cómo una historia tan buena me pudiera causar tanto rechazo. No sé si es que no fui capaz de empatizar mucho con los personajes -aunque sí con sus situaciones-, o que algo no me terminó de convencer, pero no puedo decir que me gustó del todo. No tengo algo consistente de lo qué quejarme, pero realmente desearía no haberla visto. 

Conclusión
Es una serie increíble, que rompe esquemas, que atrapa y que produce emociones que, por lo menos para mi, fueron muy fuertes y contradictorias, pero... no sé. No creo que vaya a acordarme de ella con cariño. Punto para Serena y Sakura. 

Ta, ya terminé, la próxima entrada bajo el frikiómetro un poquito.

5 comentarios:

  1. No lo leí. Leí creo que hasta el 3er o 4º renglón después de SAKURA CARD CAPTOR, todo un aasdljabsd



    ♥Se me deshilacha la camisa

    QUEPASAPORDIOSQUEPASA?!?!?!

    ResponderEliminar
  2. Ta, tanto cuando me la contaste como ahora, me das intriga con este anime u.u
    Tal vez lo vea... aunque me da medio cosa eso de que te dejó "una horrible sensación en el cuerpo" O.O
    jajaj
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. Pa tal cual me dejaste re intrigada ahora... Obvio que a sakura y a serena nadie las baja del pedestal en el que las puse (necesitaba decirlo sin ningún punto ni nada, solo decirlo)

    Bueno capaz la veo..
    Ya veremos si te odio mucho o te amo mucho por esta intriga que me generaste jajajajaj

    ResponderEliminar
  4. Kioko era el mejor personaje, lastima que la dejaron tan tirada, y más lástima que Madoka haya tardado TANTO para encarar ese contrato...

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: