jueves, 8 de marzo de 2012

Caja de Pandora

Terminé de ver X. De esos finales que te dejan :( pero igual valieron la pena. Por supuesto, algunos no lo valen, y creo que ahí radica la diferencia entre una buena historia y una historia gratuitamente cruel. No creo que despertar emociones signifique hacer sufrir al que mira/lee todo el tiempo, ni matar a todos los personajes, ni crear situaciones desesperantes porque sí. Creo que si no hay un balance, un motivo por el cuál pasan las cosas que pasan, la cosa pierde realismo. Hay muchas formas de hacer que un lector o espectador sincronice sus sentimientos con los de los personajes, y la crueldad porque sí no es de las mejores. 

Por eso, cada vez que escribo, aunque joda con que soy mala y que voy a matar a todos los personajes, siempre me planteo si realmente es necesario que exista un momento de esos. Si la historia no lo pide, si no tiene sentido, si no vale la pena, ¿para qué?
Muchos golpes bajos no hacen de una obra algo mejor. No sos mejor autor por describir las cosas de forma "cruda" o "sin anestesia". Últimamente se valoriza mucho eso, que las cosas sean directas, que duela. No sé si es porque estamos tan acostumbrados a lo horrible que necesitamos que nos despierten un poco las emociones, o porque nos gusta el morbo, pero creo que no soy ingenua por esperar que hasta en la historia más terrible quede un poquito de esperanza. 
Como en la caja de Pandora. 






Y dejo este tema, creo que el principal de la banda sonora de X, que lo escucho y siento automáticamente que quiero escribir, tener ideas, imaginar todo y un poquito más. Escuchen a partir del 0:50, que lo primero es mediomedio. 

3 comentarios:

  1. epic song..... =) habrá que verla/lo...

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Por mi parte no puedo evitarlo, i'm a sucker for happy endings :)
    -S

    ResponderEliminar
  3. voy a ver si lo escucho porque que no toco el cuento no se.. desde antes de vacaciones no puedo seguirlo quede stand by. En fin te quiero mucho♥

    ResponderEliminar

Nos descubrieron, por fin nos descubrieron. Pasen y vean, qué lindas tolderías: