martes, 6 de septiembre de 2011

Mutante

Caminando del liceo escuchando Nirvana. Smells like teen spirit mientras veo un cartel de que toca David Bisbal. Momento de horror. Camino a la parada, In bloom, veo pasar un 121 vacío y digo "bueno, igual queda el 14". A una cuadra, pasa el 14. También vacío. 
El próximo 121 no demora, igual. Me agarra a la mitad de Come as you are. Subo y noto que puedo elegir dónde sentarme, entonces aplico el criterio que más me gusta: quién parece más interesante? No debe tomarse con doble sentido -si, va para vos Mor-, porque el único fin es imaginar. Cada persona es un mundo, una historia. Y a mí, a veces, me gusta imaginar qué historias podrían ser. No porque crea que le voy a embocar, me divierte. Aparte, me sirve como ejercicio. 
Igual, no había nadie particularmente interesante, así que me senté al lado de una chica que miraba por la ventana. Parecía un poco triste, así que en seguida empecé a maquinar. Al ratito la canción cambia a Las noches de insomnio, de Niños mutantes. La que está citada acá más abajo, en el blog. Las noches de insomnio, las tardes de hastío... ♪♫
En fin. Es una imagen que está casi sacada de un clip: Una chica que mira por la ventanilla con expresión triste. ¿De dónde viene, a dónde va? Parece triste, pero da la impresión de que no es algo que acabe de suceder, que es algo acumulado. O que está recordando. La palabra hastío, de la canción, encaja bastante bien con ella. Una especie de hastío de lo que la rodea. 
Sube otra chica vendiendo horquillas, prácticamente nos las tira encima. A ella le quedan en el brazo, pero no se da cuenta hasta un rato después. Las agarra y se las queda mirando, aunque parece que no las ve. Ignora el discurso de la vendedora, repetido de memoria, mientras mira las horquillas. Está un buen rato mirándolas, en realidad. Cuando la vendedora pasa de nuevo, se sorprende un poco, rebusca en la mochila, saca unas monedas y compra uno de los cartoncitos. Empieza a sonar Errante (canción mutante). Me pregunto por qué conozco y escucho tan poco este grupo. 
Una pelea con un novio, un familiar, un amigo? Una relación que se desgasta? Una meta que no puede alcanzar? Una enfermedad, propia o ajena? Cosas que no salen bien? Por qué puede uno tener esa expresión? Supongo que cuando busco una respuesta, en realidad contesto con los motivos que podría tener yo. Debe haber miles, dependiendo de cada persona. 
Me bajo en la próxima parada con esa idea en la cabeza, ¿qué historia puede haber detrás de una chica que mira triste por la ventana del ómnibus? Podría escribir algo al respecto, pero se parecería demasiado a cosas que ya escribí. A lo mejor me repito demasiado porque necesito cambiar ciertas cosas. A lo mejor, si hubiera habido un asiento libre, yo también habría ido mirando triste por la ventana de ese 121. 



No te creas lo que dicen de mí
exageran y hacen daño
pero algo hay de cierto y
tendré que confesarlo
yo no puedo darte lo que quieres
porque soy errante mutante
y mi cabeza gira locamente
en sentido inverso
al que lleva la orbita terrestre
y eso me hace equivocarme
una y otra vez

 

jueves, 1 de septiembre de 2011

Overflow

Lay me down
Let the only sound
Be the overflow
Pockets full of stones


Amo caminar, o andar en bondi con los auriculares puestos. No es algo que haga a menudo, porque si me cuelgo con la música me distraigo demasiado y puede llegar a ser catastrófico, conociéndome. Pero es una sensación que amo, la de ponerle banda sonora a la vida. Además, esa especie de mundo secreto, de sólo yo saber qué música estoy escuchando, qué ritmo acompaña mis pasos. Me encanta.
Hoy, por ejemplo, deliré al caminar mientras escuchaba What the water gave me, de Florence + the machine. Me pareció sumamente extraño, no sabría explicarlo, pero no es una canción para caminar. Por algún motivo, lo cotidiano parece discordar con ella. Tal vez porque es una canción que tiene algo de irreal,  no sé. 
Igual, llevo días viciadas con What the water gave me. Tiene algo que me encanta, no la puedo parar de escuchar. Aparte, cuando escuché "pockets full of stones" en el estribillo, en seguida me vino a la cabeza Virginia Woolf. Leyendo un poco descubrí que, efectivamente, había acertado. La canción se escribió por ese motivo -entre otras cosas-. El título es por un cuadro de Frida Kahlo :)
De Virginia Woolf leí poco, solamente Flush y un par de fragmentos de otras cosas. Es genial. Me encanta. Quiero conseguir más libros suyos, o sus diarios. Igual me da un poco de cosa leer sus diarios, porque si son como los de Alejandra Pizarnik, definitivamente tendría que leerlos de buen humor, un día de sol y en paz con el mundo. Igual están geniales. 
Y ta, eso, me gusta andar con auriculares por la vida, lo que pasa es que tiendo a distraerme y divagar...


(Si te gustó, tal vez te gusten también Regina Spektor, Kate Nash o Bat for lashes)

Lay me down
Let the only sound
Be the overflow